El Futuro de América es negro

negraDocenas de historiadores universitarios han enviado una carta al influyente College Board después de determinar que los exámenes de la Historia de Estados unidos para las universidades están limitadas con concepciones secundarias.

El profesor de historia de la Universidad de Harvard, Harvey Mansfield quién firmó la carta dijo, “Los estudiantes aprenden la idea de que América  es un experimento de autogobierno, y sólo ven sus luchas y problemas, su drama y sus héroes con una ambición de hacer la libertad y la igualdad una realidad”.

Pero esto no es una realidad, dijo Mansfield. En vez de esto “La América presente tiene directrices como una sociedad errante llena de prejuicios con una sociedad aburrida y racista”.  El plan de estudios de Mansfield también dice que los mercados ampliaron la desigualdad, sin mencionar que la libertad económica causó la prosperidad de Estados Unidos.

“La  revolución del mercado  ayudó a ampliar la brecha entre ricos y pobres, blancos y negros”, lee el plan de estudios.

Esto es historia para nuestros hijos según Mansfield.

En otra noticia, un profesor de inglés en Sacramento que sostiene a los estudiantes no se les debería enseñar a Shakespeare ya porque él es un hombre muerto, blanco.

Dana Dusbiber (que es blanca ella misma) escribió que ella evita Shakespeare porque sus minoría no tienen nada que aprender acerca de un “tipo muerto, británico” (lo dijo en inglés que es la única lengua que habla)

Dusbiber afirma que Shakespeare es considerado grande sólo porque “algunas personas blancas” lo declararon así.

Dijo ¿Por qué no enseñar las traducciones de los primeros cuentos escritos en los continentes africanos, europeos o de América latina y otras partes del mundo?  Muchos de nuestros estudiantes provienen de estas culturas y esas son sus tradiciones.

Según razona esta profesora, tampoco debíamos estudiar a Isaac Newton o Pitágoras porque eras físicos y matemáticos blancos y están muertos, quizás el Reverendo Al Sharpton nos pueda enseñar algo sobre física y matemática que sea mejor para los estudiantes en que puedan conservar sus tradiciones del gueto.

Y que me dicen de Hipócrates, esos galenso blancos estúpidos que tienen un juramento en su nombre, mejor tienen que empezar a aprender de los curanderos africanos que están más identificados con la cultura de nuestros tiempos.

Con profesores de inglés como Dana, no sé qué idioma vamos a estar hablando en unos cuantos años.

Pero justo cuando crees que lo has escuchado todo, encuentras a Anthea Butler, profesora asociada de estudios religiosos en la Universidad de Pensilvania, de negra piel y rubio cabello, cuya foto ofrezco al principio,  que afirmó que “Dios  es un racista blanco”
Anthea nos dice que “Dios no es bueno todo el tiempo. De hecho, a veces, Dios no es para nosotros los negros”. Sigue diciendo “Como una mujer negra en una nación que se ha esforzado demasiado para recordarme que no soy una persona blanca y no soy capaz de cuidar de mis derechos reproductivos, o mi derecho al voto, sé que este Dios  no es mi Dios. De hecho, creo que él es un Dios racista blanco con un problema. Lo más importante, para este Dios es ayudar a los que llevan un uniforme y una pistola, acechando y matando a los hombres negros jóvenes”.

¿Tengo que preguntar: sigue diciendo Anthea, “es esto justo? ¿Es correcto? ¿Es Dios el viejo racista masculino blanco mirando hacia abajo desde el cielo blanco, listo para bendecir a tipos blancos como Rick Perry, que dicen que los casos de Zimmerman y Michael Brown no tiene nada que ver con la raza?”
¿Esta profesora cuestiona la naturaleza de Dios basada en una sentencia con la que ella no está de acuerdo? Anthea Butler tiene la osadía de conjeturar lo que está en los corazones y las mentes de millones de estadounidenses de la fe. ¿Cuál Biblia está esta mujer leyendo — el Evangelio según el Reverendo Jeremiath Wright?

Todo esto por aberrante debiera ser desestimado por nosotros como un teatro de lo absurdo, siempre hay y habrá tipos con ideas extrañas.

Lo que preocupa es que ahora estas personas están en posiciones en que pueden cambiar la sociedad cambiando a nuestros hijos y nietos.

Está pasando y seguirá pasando si no logramos cambiar a los que nos gobiernan a los que en el pasado a través de la ley el orden y la educación hacían de nuestros jóvenes los herederos de la cultura americana.