A mí que no me agrupen en el igualitarismo que quieren los Demócratas

julio 7, 2015 11:08 pmComentarios desactivados en A mí que no me agrupen en el igualitarismo que quieren los DemócratasViews:

Por Alberto Pérez Amenper

obama socialist changeEl socialismo-comunismo  es una ideología descabellada inventada por Marx que ha causado guerras y la destrucción social y económica de las naciones donde se ha impuesto.

El comunismo se genera por la potente emoción de la envidia, y tiene como justificación ideológica el igualitarismo, algo utópico en la humanidad.

En el pragmatismo de la existencia humana la igualdad es imposible de existir, por lo que de base el comunismo es una imposibilidad.

Cuando en la sociedad en que vivimos nos tratan de insertar el socialismo a través de la religión, nos dicen que Dios nos creó as todos iguales.  Dios creó a todos iguales, a su imagen y semejanza, por eso le dio al hombre libre albedrío, y el hombre con esa libertad escogió ser diferente.

Las religiones que tratan de justificar la ideología de la igualdad, que son fracciones del cristianismo, judaísmo o islamismo, se basan en el libro alegórico de Génesis. Pero si leemos Génesis, podemos ver que después de la creación del hombre comenzaron las diferencias entre Adán y Eva y después Caín y Abel, la alegoría está clara todos somos diferentes..

¿De dónde sacan que todos podemos ser iguales? Ni en los ensayos socialistas ni en la religión existe

Vemos como abundan la teorías de la igualdad, artículos y libros con la tesis que hay que tratar a todo el mundo como iguales, artículos en derechos civiles, acción afirmativa, derechos humanos, seguros de salud universales, reformas migratorias, repartición de las riquezas, y protestas contra la pena capital, todas se basan en la ideología igualitaria del comunismo, no importa que el sistema haya fracasado, la ideología subsiste porque no la vendieron como algo bueno y la mayoría compró la mentira.

La verdad es que los que discriminan por grupos son los comunistas, la lucha de clases no es más que un placebo ideológico para justificar la discriminación del individuo situándolo en un grupo ideológico que es discriminado en la sociedad comunista.

Vamos a enfocarnos en la ideología de la igualdad, no vamos a mencionar las otras desgracias que trae el sistema comunista.  La igualdad desde los tiempos de la cuna de la civilización en Grecia era considerada como algo imposible. Aristóteles consideraba al ser humano de por sí: libre y desigual.

Adentrándonos más en la concepción filosófica de Aristóteles sobre la relación que existe entre la igualdad y la libertad, éste concibe al hombre natural como un ser libre. Por una cuestión basada en la seguridad y en la virtud decide efectuar el pacto social o el contrato social.

Este contrato social se basa en el utilitarismo, el individuo debe de ser útil en la sociedad,

Utilidad es una palabra que refiere aquello que es intrínsecamente valioso para cada individuo. En la economía neoclásica, se llama utilidad a la satisfacción de preferencias, en filosofía moral, es sinónimo de felicidad, sea cual sea el modo en el que esta se entienda. Estas consecuencias usualmente incluyen felicidad o satisfacción de las preferencias. El utilitarismo es a veces resumido como “el máximo bienestar para el máximo número”. De este modo el utilitarismo recomienda actuar de modos que produzcan la mayor suma de felicidad posible en conjunto en el mundo.

Con esa libertad que Dios le dio,  cada hombre toma el camino que determina, cómo las huellas digitales de cada persona son diferentes así la conducta y los principios de los hombres difieren. Algunos prefieren ser útiles, otros prefieren descansar en su inutilidad.

No se puede por ende agrupar a las personas por sexo, raza, grupo social o económico.  Hay en cada grupo individuos cuya conducta varía según la persona.  Hay mujeres y hombres buenos y malos, hay ricos avariciosos y bondadosos, hay pobres por no aceptar el pacto social de responsabilidad y trabajo, hay pobres por eventualidades del destino, los segundos merecen ayuda y beneficios sociales, los primeros no deben recibir ayuda si no cumplen con el contrato social.

Hay negros, blancos, chinos, judíos y hasta que se llaman cristianos que son perversos y antisociales y hay otros del mismo grupo religión o raza que tratan de ser útiles y bondadosos para con el prójimo.

En su afán por agrupar a las personas por grupo, vemos en estos momentos como con la reanudación de las relaciones con la Cuba comunista, tratan de agrupar a las personas que se oponen como un grupo de viejos enquistados en el pasado.  Primero pienso ahora que soy viejo como cuando tenía 20 años con respecto al problema de Cuba, así que si me quieren agrupar lo hacen por mi manera de pensar ideológicamente, soy viejo por la edad solamente no me agrupen por viejo. Segundo tengo dos hijos y cuatro nietos que no son viejos y piensan como yo, así como la mayoría de los americanos que no se han dormido con los cantos socialistas, así que no agrupen a los librepensadores dentro de la clasificación discriminatoria de “viejos enquistados”..

Por favor yo soy yo, mi manera de pensar no es porque soy viejo, ni porque soy hispano, ni porque soy siquitrillado como nos agruparon en Cuba a los que denunciamos que iba a pasar lo que pasó.
Soy yo el que pienso, razono y veo por mis ojos y mi intelecto, no por lo que una ideología fracasada me diga.

Comments are closed

A %d blogueros les gusta esto: