Abortando la Constitución

Por Alberto Pérez Amenper

constLos chinos tienen un dicho cuando nace un bebé, dicen a los padres, “Que esta criatura viva en tiempos interesantes”.  Parece que el vecino chino de la bodega de mi pueblo dijo esto a mis padres, porque realmente estoy viviendo en tiempos interesantes.

Ahora vemos como los extremos se juntan y vemos a la izquierda y la derecha desestimando el valor de la constitución.

Durante años “estudiosos” de la izquierda han insistido en que la Constitución de los Estados Unidos es un documento que no debe ser interpretado según la intención original de sus escritores, pero de una manera flexible que represente la naturaleza maleable de la opinión pública.

Los conservadores, tradicionalmente, han considerado que la constitución es el documento esencial que ha sido la razón de la democracia representativa y la visión de los fundadores de la patria.

Esta postura largamente sostenida por los conservadores ahora también está siendo reconsiderada por una nueva ola conservadora nueva y reformada.

Algunos candidatos presidenciales de la derecha, conducidos principalmente por Donald Trump, están desafiando la redacción de la enmienda XIV, que siempre se ha entendido para conceder ciudadanía primogenitura a los hijos bebés de inmigrantes extranjeros inclusos indocumentados.

Consideran adecuadamente aunque no es necesariamente la realidad que son se demócratas en espera. También consideran y esto es una realidad más pausible, que puede ser una carga pública a los contribuyentes.

Pero no consideran que esto se puede evitar si se controlan las fronteras y no hay nacimiento de bebes de padres ilegales porque no habría ilegales y que la constitución hay que respetarla no desafiarla.

Ambos nuevos expertos legales en ambos extremos están de  acuerdo que la constitución debe de ser abortada en este caso.

Que Decimocuarta Enmienda, la Constitución debe ser llevada inmediatamente a Planned Parenthood y abortada.

De esta manera en el caso de los demócratas esto asegurará ciudadanía para millones de futuros votantes del partido porque si no hay ley, hay anarquía, que es lo existente de hecho, cuando se ignora la constitución y las leyes y los inmigrantes ilegales seguirían entrando.

Y en el caso de la nueva derecha, es una posición política, algo que los identifica cómo radicales opositores a la inmigración ilegal, aunque esto no es realmente lo que resuelve el problema de la inmigración ilegal.

En otras palabras, hay que abortar la vida de la Constitución para el bien de la fiesta.

La solución pragmática, que es la aplicación de la ley, asegurando la frontera e impidiendo la entrada de ilegales, está siendo diluida en la discusión ahogada por el hecho secundario del nacimiento de los hijos de los ilegales.  Si no hay ilegales, no habría nacimiento de sus hijos en el país, esta solución sencilla que parece perderse en la discusión.

Es mucho mejor ignorar la ley por la demagogia conveniente que respetar la Constitución.

Comments are closed.