Advierten peligro de reforma migratoria: En EE UU hay más inmigrantes que ofertas de empleo

Por Carlos Carballido

camarotaLa retórica de que los inmigrantes son necesarios en EE UU para impulsar la economía  parece ser solo eso, una excusa política para ganar votos  de ambos partidos y no una realidad para el mercado laboral de la nación, que en  tres lustros  solo ha podido crear unos 10 millones de nuevos empleos .

De acuerdo con un informe del Centro de Estudios de Inmigración (CIS por sus siglas en inglés)  desde el año 2000 han arribado a EE UU más de 18 millones de inmigrantes, la mayoría ilegales,  mientras que  el mercado laboral solo ha podido completar  la mitad de esa cifra en  nuevos empleos  durante ese periodo. Dicho en otras palabras, una reforma migratoria daría status legal a millones de indocumentado que después podrían engrosar las filas estadísticas del desempleo estadounidense.

Tomando como referencia los Datos de la Oficina del Censo , el CIS  reveló que si bien es un error asegurar un puesto de trabajo tomado por un inmigrante  es una opción menos que para un trabajador legalizado, lo cierto es  que  al existir  más inmigrantes laboralmente activos en EE UU  tiene  algún tipo de impacto negativo  en los trabajadores norteamericanos. La mayoría de los empleos creados en 5 años son en el campo del gobierno o los servicios especializados, para los cuales la mayoría de los inmigrantes NO califican. Hoy la practica nos dice que por cada nuevo empleo hay dos inmigrantes en turno cuando en verdad una reforma seria justificada si las cifras fueran al revés, dos empleos por cada inmigrante.

Steven Camarota, co-autor del informe y el director de investigación de la CIS consideró que el Congreso y la Casa Blanca deberían tener en cuenta las previsiones  y tendencias crecientes de la fuerza laboral  legalizada o indocumentada que existe en EE UU  antes de emitir  una solución final al problema de la reforma migratoria.  El impacto podría ser inesperado o contrario a las argumentaciones políticas  dirigidas a la población y que suenan mas bien a esperanzas que a realidades concretas.

Camarota explicó que los políticos de uno u otro partido deberían ser más responsables a la hora de considerar una  legislación para impulsar la inmigración legal para hacer frente a lo que algunos alegan son la escasez de mano de obra.

El CIS informó que el 89 por ciento de los 18 millones de inmigrantes son trabajadores potenciales mientras que en la población nativa o regularizada migratoriamente ese porcentaje asciende a 17 millones  y la creación de empleos ni siquiera llega a la mitad de ese universo lo cual significa que en un corto plazo las cifras de desempleo y la necesidad de asistencia social podrían colapsar el endeudamiento de la nación.

El crecimiento del empleo, pese a las cifras esperanzadoras que emiten los Presidentes de turno en la Casa Blanca, a largo plazo no ha llegado -ni se ha acercado- a  igualar los incrementos de los inmigrantes y los trabajadores nacidos en el país, y como resultado, la tasa de participación en la fuerza laboral de los estadounidenses nativos de entre 16 y 65 años  ha estado en declive. La tasa fue del 77 por ciento en diciembre de 2000 y el 72 por ciento en diciembre de 2014.

“La pregunta clave para los políticos es si tiene sentido permitir que en este número de inmigrantes legales y tolerar este nivel de inmigración ilegal que el crecimiento del empleo a largo plazo no ha llegado cerca de igualar estos números”, la CEI indicó en el informe. “Desafortunadamente, concluyó el informe, las autoridades han dado poca importancia a la capacidad de absorción del mercado laboral de Estados Unidos en la formulación de la política de inmigración.”

Comments are closed.