ALMA NEGRA ENVUELTA EN PELLEJO BLANCO

rachel dolezalPor Andrés Pascual

Como escriben de los homosexuales: “una mujer encerrada en el cuerpo de un hombre…” (Bruce vs Kaitlyn Jenner) y allá va la operación; supongo que traten este nuevo cambio de 360 grados del problema racial, porque es un nuevo reto para la Administración Obama y el vulgo espera sus palabras alentadoras ¡Negro, tírate que está bajito!

Están tratando de ponerle ribetes trágicos al caso de una vulgar piola que negó a su familia, “soy negra no blanca” y porque lo dice Rachel Dolezal, “negra encerrada en cuerpo… ¡Oh, qué asco, caucásico! tampoco argentina ni chilena, no, blanca, lo que se dice negra en el peor sentido de la palabra, digamos Moche o la Chessimard, quizás Susan Rice y, yo no sé; pero, porque si tuviera que matar por la candidatura mata, Hilaria en cualquier momento grita ¡Rasguen mi piel y compruébenlo…!

Esto es un folletín, después pudiera ser la película con Whoopy y Oprah en el reparto, con Denzel no cuenten, ese es ciudadano americano, creyente, de padre pastor…a fin de cuentas, hay negros que son blancos y blancos, como Rachel, que son mierda, perdón, quise decir negros de baja categoría.

Han reaccionado contra el discurso de presentación de Donald Trump con más virulencia que los bandidos narcotraficantes y violadores que mencionó, incluso con más que los encargados de expandir el “outbrerak” a través de la Media oficialista en español, como Ramos y Salinas, son los cubanoides, que nadie sabe por qué aman ni defienden a muerte a sus enemigos naturales: los inmigrantes, ilegales o no, de América Latina.

“Latino hermano” no existe “en cubano”, no puede, la mayoría no tienen un ripio de respeto por nuestra nacionalidad, porque se lo perdieron al país y a los cubanoides y creen que todos son como estos.

¿Qué acerca un cubano a un “hispano”? Si se analiza que los hombres nuevos tienen un privilegio único, comparable al estado de Puerto Rico, es fácilmente comprensible que esa ley separe, porque es envidiada, entonces a puertas cerradas, o con un par de tragos se dan banquete contra “sus protectores” de cuneta.

Es un “arrastre” fidelista considerar hermanos o lamentar “sus tragedias” a los hispanos, porque turistas o estudiantes que “han hecho zafra en Cuba”, verdaderos muertos de hambre venerados como dioses por el valor impuesto sobre el nacional, les “resuelvan algo”.

Ese elemento, que va a acostarse hasta con 8 putas, maricones y lesbianas, 4 de ellas-os menores y regresa desprestigiándolas, no es ni puede ser “hermano” de nadie que sea cubano; esa pérdida de la autoestima, de los principios es un éxito de la tiranía, forma inmunda y desvergonzada de sobrevivir en “el negocio”.

Hay una cubana luchando contra un marido mexicano por la custodia de una hija, ya perdió a un hijo por otro ligue que le salió mal, porque no conocen las leyes; sé de una que le quitaron un hijo y se lo mandaron al padre musulmán para el Oriente Medio, hace 20 años y no ha vuelto a verlo.

Únicamente porque son parte de los patrocinadores del relajo en que han convertido este país, porque tienen vicios, porque no tienen verguenza, puede ser demócrata un cubano, por eso casi todos los cubanoides lo son, por eso critican y atacan a Trump como el ilegal, sus países y protectores, porque son la misma mierda.

Comments are closed.