ANÁLISIS DE UNA DERROTA PREPARADA

Por Andrés Pascual
KRANHEIMER HILARIA¿Qué tan mal dejará Obama al país, que Hilaria está prometiendo arreglar el triple de lo que el antecesor criticó de la función presidencial de George W en el 2008?
Empezando por las necesidades apremiantes del mercado laboral, para lo que tuvo 8 largos y desastrosos años para arreglar, no hizo, lo empeoró y, por lo que se entiende del lenguaje de Miss Clinton, la gestión del individuo convirtió en caos que nadie de la media comunista comenta…ni de la otra tampoco.
Hilaria debe tener un poco más de tacto (jamás le ha importado la reacción a lo que dice y hace), porque hablar como habló responsabiliza a Obama directamente del desastre nacional, se le olvidó, por la emoción de la candidatura, que no es Bush quien cargará las culpas, sino su mentor e influencia segunda después de Alinski. Ya no dudo de que haya sufrido uno o varios strokes leves.
“Érase una vez un desmayo…”: hace algún tiempo, Hilaria Rodham sufrió un desvanecimiento en público, el caso concluyo en un hospital neurológico especializado y pruebas de todo tipo; oficial, lo que se reconoce como oficial, si no el vocero pertinente informando que todo estuvo okey, brilló por su ausencia, lo conocido fueron “bolas”.
Cuando se produjo “el acontecimiento”, decenas de opiniones se escribieron por “la media conservadora”, desde tal vez problemas en los ojos hasta pequeños strokes, pero nada más se supo y algunos advirtieron que nadie podía ser candidato sufriendo de lesiones del cerebro. Todo se olvida y peor, nadie repasa lo que dijo o escribió…

Trump le tendió una trampa a la candidata, le pidió a Putin que sus piratas cibernéticos recuperaran los e-mails que desapareció o borró…hubo críticos entre conservadores y comunistas contra el magnate, elevación de la sensiblería patriotera, se equivocaron, pero nadie como la propia Hilaria, que declaró “…se trata de la Seguridad Nacional…” y nadie como Charles Kranheimer, siempre a la diana, para expresar la intención (foto tomada de FOX’s news). Trump, después de “llevarse el gato al agua”, muerto de risa, declaró: “fue sarcásticamente…” le quedó bien, Hilaria se contradijo, funcionaron los pequeños “strokes” otra vez.

http://insider.foxnews.com/2016/07/27/krauthammer-hillary-clinton-campaign-contradicted-itself-donald-trump-email-response

Pero Bubba no ha sufrido sino un fallido intento de “impechment”, tiene el “moropo en fase mamey”; sin embargo, aunque el amor y la devoción matrimonial pueden hacer maravillas a la hora de hablar sobre un conyuge, la memoria suele traicionar, y aunque no se deben exponer vicios, lo natural e inteligente sería no mencionar circuntancias engorrosas, por ejemplo, para Vil, Hilaria es tan religiosa amante de los niños, que olvidó que defendió a un violador de una niña conociendo que el criminal era culpable.
De capaz de hacerlo todo bien en provecho de cercanos a su mando, al ex Presidente se le extravió en el baño que la, en ese momento Secretaria de Estado, mintió descaradamente por los acontecimientos en Benghazi, que provocaron la muerte de 4 norteamericanos, uno de ellos embajador a su mando.
Sanders no será más demócrata, de hecho lo fue de planilla, porque de corazón es comunista, sin embargo, la actividad 5ta columnista de Debbie Wasserman contra el candidato que retó a Hilaria, desplegada en medio de la celebración de la Convención de su partido, ha creado un abismo entre los votantes que lo han hecho por Sanders y quienes votaron por Hilaria ¿Qué número de personas votarían contra Hilaria o se abstendrían de hacerlo por la “preferencia” partidista dirigida contra un candidato? Sander lo olió, de vez en cuando lo dijo.
Es grave para los demócratas el trabajo sucio contra Bernie, porque hasta la comunista Susan Sarandon ha dicho que no votará por Hilaria nunca, aún cuando conoce que por el carril # 1 correrá Donald Trump…menudo problema.
El abrazo de Obama a Hilaria en la Convención, sus calurosas y emocionantes palabras de apoyo a la candidata delincuente (tanto como él), que hicieron derramar lágrimas a hembras, varones y homosexuales por igual presentes en la sala, fueron una falta de respeto a la inteligencia, este canalla declaró sin pudor, sin autocontrol que “…nadie está más preparada para ser presidente, es la candidata de la esperanza…”.
Señor, usted no solo vomitó la bilis “machucando” razonablemente sobre los vicios y la incapacidad de esta mujer en el 2008, sino que, al considerarla “candidata de la esperanza” en su “amoroso y romántico discurso” ¿Cuál será su legado, al que tanto se refiere por su incontrolable carácter “yoísta”? ¿Cómo calificarán su espantosa estancia en la Casa Blanca? ¿Acaso no recuerda cómo promovió su persona, precisamente “vientos de esperanza”, más para oportunistas y traidores que para gente necesitada de ayuda, a través de la frase peor y más antiamericana jamás dicha para el reaccionario en los tiempos modernos: “we can”?
Pero saldrá Trump, no hay la mínima posibilidad de espacio en la Casa Blanca ni para Hilaria ni para ningún demócrata, argumento justificativo la Seguridad Nacional, más peligroso la Seguridad Mundial, las pruebas de fuerza, las agresiones al país de parte de Rusia y China por aire y mar, son la carta de despedida deshonrosa de Obama y el muro que no podrá saltar Hilaria, además de los problemas internos de la nación, que se incrementarían, desde la entrega de la fuerza moral absoluta a los negros contra la policía, hasta el crercimiento del terrorismo radical por el compromiso con el partido, concluyente en crearle estados de terror al país, al recibir a cuanto musulmán quieran mandar de Siria o de donde sea, para que hagan los atentados que les vengan en ganas contra inocentes.
Por todo lo anterior creo que a la Wasserman no la jackearon extraños, sino la parte encomendada por el Poder Mundial que sabe, que entiende que Obama creyó su papel y se les fue de las manos en concesiones que tal vez no estaban “orientadas”; circunstancia que impide que otro traidor llegue y entregue más desde la presidencia.
Especialmente la arrogante de la personalidad autoritaria de enferma “creída”, Hillary Clinton, sería un pasaporte directo a la puesta a prueba de la avidez de los enemigos en someter moralmente al país con ataques materiales a enclaves norteamericanos.

 

Más que nunca creo, después de los acontecimientos que han sucedido, que Hilaria no será la presidenta, ya tienen la justificación para desviar la atención, la culpa, en la división del partido y en lo que pueda aparecer en el camino que le reste votantes, que no serán ni los hispanos ni los negros, sino los que pueden poner y quitar con el voto cuando los dejan: LOS BLANCOS americanos. Hilaria Rodham es sino un “réquiem” en su carrera, en su afán desmedido de poder hacia la presidencia de América.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*