Argumentos sobre  bancarrotas de Trump tienen alta dosis  de ignorancia

Por Carlos Carballido

politifact-photos-trump_casinoUno de los argumentos más utilizados por medios de comunicación y redes sociales contra el candidato presidencial Donald Trump es  lo relativo a que el magnate ha tenido cuatro bancarrotas y por ello supuestamente no es confiable para dirigir la economía del país en caso de obtener la Casa Blanca.

Las acusaciones tienen una base real pero,  como siempre sucede cuando se trata del magnate, no son justas con la realidad de los hechos  que se le adjudican ya que atacar a Trump  se ha vuelto una tendencia marcada de la media que casi siempre está respaldada por una gran ignorancia o una alta cuota de odio o malidiciencia.

Desde que la ex CEO de Hewlett-Packard, Carly Fiorina, usó el argumento de las bancarrotas del Donald,  el tema es casi recurrente  sin que acabe de comprender que  en los cuatro casos  registrados,  lo único que hizo el candidato fue regirse por el capítulo 11 de la Ley de Bancarrota, que de acuerdo al código federal de quiebras , se trata de un mecanismo para reestructurar y concentrar las empresas  de un solo dueño, para evitar que desaparezcan por completo o se apaguen como se dice en el argot empresarial.

Trump no niega que cuatro de sus empresas se han declarado en quiebra. Sostiene, sin embargo, que la declaración de quiebra es una decisión comercial común, y estaba listo para hacer los movimientos cuando lo hizo lo cual ha permitido que su firma siga viva en medio de un panorama bastante obscuro en materia económica  para EE UU

Michael Vendito, uno de los abogados más exitoso en relación al capítulo 11 ha manifestado que las declaraciones de bancarrota de Trump permitieron salvar a  su empresa en vez de liquidarla, lo cual hubiera sido desastroso no solo para su capital personal sino para las más de 224 mil familias de sus trabajadores,

La quiebra 1: El Trump Taj Mahal, 1991

Esta fue reportada ampliamente por el New York Time  ya que fue una de las mas significativas. Trump había financiado la construcción del Trump Taj Mahal Casino por valor de  mil millones de dólares en Atlantic City, que se abrió en 1990. En 1991, el casino tenía casi $ 3 mil millones en deuda, mientras que Trump había acumulado cerca de $ 900 millones en pasivos personales, por lo que la empresa decidió acogerse al Capítulo 11 de reorganización, de acuerdo con el rotativo  .

Como resultado, Trump renunció a la mitad de su interés personal en el casino y vendió su yate y flota aérea, según reporto también el Washington Post .

La quiebra 2: Trump Plaza Hotel, 1992

Trump había adquirido el Hotel Plaza en Nueva York por unos $ 390 millones en 1988. Para el año 1992, el hotel había acumulado $ 550 millones en deuda. Como resultado de la quiebra, a cambio de condiciones más favorables para  pagar las deudas, Trump renunció a una participación del 49 por ciento entre sus asociados de acuerdo con ABC News  y continuó como  director general del hotel, pero no era más que un gesto – no ganaba un sueldo y no tenía voz  ni voto en las operaciones del día a día del hotel, según reportes del New York Times .

La quiebra 3: hoteles y casinos Trump Resorts de 2004

Hoteles y casinos Trump Resorts se declaró en quiebra otra vez en 2004, cuando sus casinos – incluyendo el Trump Taj Mahal, Trump Marina y los casinos Trump Plaza de Atlantic City y un casino flotante en Indiana – habían acumulado un estimado de $ 1.8 mil millones en deuda, según la Associated Press . Trump aceptó reducir su participación en la empresa de 47 a 27 por ciento en un plan de reestructuración, pero seguía siendo mayor accionista de la compañía y se mantuvo a cargo de sus operaciones. Trump dijo a la Associated Press  que la compañía representaba menos del 1 por ciento de su valor neto.

La quiebra 4: Trump Entertainment Resorts de 2009

Trump Entertainment Resorts – anteriormente Trump hoteles y casinos Resorts – se vio fuertemente afectado por la recesión económica de 2008 y  perdió un pago de intereses de bonos de 53,1 millones de dólares en diciembre de ese mismo año, de acuerdo con . ABC News

Como medida cautelar, el magnate renunció como presidente de la compañía y su participación corporativa se  redujo a 10 por ciento aunque  continuó utilizando el nombre de de la Franquicia  en la concesión de licencias.

Negocio riesgoso es mejor que liquidar una empresa

Todos los especialistas en bancarrotas  recomiendan que es mejor concentrar empresa, reducir  gastos y ganancias  que  apagarlas por completo debido al alto costo social que eso representa, sobre todo para los trabajadores. Es por ello que el capítulo 11 de La ley de Bancarrotas no es precisamente la decisión más funesta. Y Trump fue lo que hizo en cuatro oportunidades aunque son  en verdad demasiadas veces en  25 años.

Pero quizás lo que ofrece a Trump el beneficio de la duda es que tres de sus cuatro quiebras están asociada a los casinos que de por si  es un sector que está atravesando por severas crisis económicas  desde las últimas tres décadas.

Adam Levitin, profesor de derecho en la Universidad de Georgetown, declaró (verlo aquí) que no es justo culpar completamente  a Trump por sus cuatro bancarrotas  porque el solo ha actuado como lo hace cualquier inversionista a gran escala y una muestra de ellos es que tanto  el ex candidato presidencial republicano Mitt Romney o el inversor Warren Buffett han acudido al famoso Capitulo 11 para salvar  las sociedades de Bain Capital y Berkshire Hathaway, respectivamente.

“La única diferencia es que Trump pone su nombre en sus empresas, lo que significa que la gente los asocia con él, pero él no es en absoluto el líder en el espacio de la quiebra”, dijo Levitin. “Estas quiebras no fueron momentos decisivos para el triunfo y no deben colorear nuestra visión sobre el Magnate.”

Sin embargo,  la media publica, las redes sociales y los fanáticos partidarios de otros candidatos  puntan el dedo acusador sobre las bancarotas trumpianas sin detenerse si quiera a buscar los datos que ayudarían a entender mejor ese fenomeno que aun se mantiene con vida en esta desenfrenada carrera presidencial

Deja un comentario