Asociación de Encuestadoras (AAPOR) busca nueva metodología por inexactitudes en materia política.

Por Carlos Carballido

New Orleans– La Asociación Americana para la Investigación de la Opinión Pública (AAPOR) por sus siglas en inglés,  centró su 72 Conferencia anual,  en  analizar y buscar otras alternativas en los sondeos de opinión que eliminen la pésima imagen creada tras los falsos vaticinios de aseguraron que el próximo presidente de EE UU sería Hillary Clinton.

Los delegados e invitados de esta organización, reunidos en esta ciudad  ,  intentan poner en claro lo sucedido en  las encuestas nacionales y locales que aun persisten en dar una imagen favorable al partido Demócrata y  demonizar a los Republicanos pero que a la hora del voto electoral, las urnas demuestran un resultado totalmente diferente.

El punto más álgido de esta organización  se alcanzó cuando en Noviembre del 2016 unas horas antes del resultado de las elecciones presidenciales se daba como ganadora absoluta a la candidata Hillary Clinton por un margen de más del 90 por ciento que sólo duró las dos primeras horas del conteo  cuando  el partido demócrata solo alcanzó unos  215 colegios electorales  para dar paso a un Donald Trump que superó velozmente la barrera de los 275 necesarios para llegar a la Casa Blanca.

Según la AAPOR,  sus más de 2 000 miembros y afiliados ,  urgen modificar los métodos de estudio y análisis que se aplican en las encuestas nacionales para dar una valoración más acertada  del resultado incluyendo la falta de respuesta, mejorar la redacción de las preguntas, modificar el diseño del cuestionario, capacitar a los entrevistadores en nuevos métodos de  entrevistas a tono con el desarrollo de la opinión pública a partir de las redes sociales y sobre todo, ser más creativos a la hora de seleccionar las  muestras de encuestas.

Uno de los mayores problemas que tiene que afrontar esta Asociación es el marcado interés de los clientes, dígase medios de comunicación, en centrar las encuestas basadas en ese fenómeno de  la diversidad que casi siempre impide una valoración real del problema planteado ya que intentan encausar las investigaciones sobre un supuesto respeto a una viciada y casi siempre fabricada  opinión pública, motivos raciales, étnicos, religiosos, así como cuestiones de orientación sexual y de género.

Estos aspectos de lo Políticamente Correcto ha sido el detonante principal del descrédito de estas encuestadoras ya que han dado resultados que no necesariamente coinciden con una opinión colectiva real del votante americano sin importar el color del partido en el que milita. La clave ha sido que las urnas  están dando resultados que no son esperados ni siquiera con escasos margenes de error.

Buscar nuevos métodos de investigación y el replanteo de sus estrategias parece ser una necesidad de la AAPOR ya que de su exactitud es que mantienen el negocio. El problema será si los medios liberales estarían dispuestos a publicar los resultados diferentes a lo que hasta ahora se nos está haciendo creer y que la realidad continua demostrando que están totalmente equivocados.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*