" />
Published On: Mie, May 6th, 2015

ATAQUE UNA EXPOSICIÓN CONTROVERSIAL DE CARTONES DE MAHOMA

Por Alberto Perez Amenper

islamEste es el título de la prensa complaciente a  un ataque a personas que estaban expresando pacíficamente su manera de pensar.

Implícitamente al llamar a un acto de libertad de expresión controversial, está justificando el ataque.

Vamos a ver, porque tengo este mojón atravesado en mi mente que no me deja razonar.

Así que la figura de Cristo crucificado en un recipiente de orine, no es controversial, la reunión de una convención de Musulmanes, algunos patrocinadores del Yihad, para atacar a los que les critican, no es controversial.  Cuando se me traba el mojón es cuando me dicen que tocar a los creyentes del Islam si es controversial e insensato porque ponemos en peligro una comunidad tranquila como Garland, Texas.

Esta es la versión de MSNBC, así que los culpables son los atacados no los atacantes.

¿Qué podemos hacer para complacer a los Jirafistas y a MSNBC?,  quizás podamos dar en donación nuestras hijas y nietas al harem de los jirafistas y así nos dejarán tranquilos, creo que eso es los que sugieren los liberales.

Porque ¿Qué otra cosa pudiéramos hacer?  Entran en el país sin problema, hacen lo que quieran en sus barrios, en los que imponen su propia ley Sharía por arriba de la ley de la nación, no se puede hablar mal de ellos, no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa.

Mientras asesinan sin compasión a todos los que se le oponen en Holanda y Francia y ahora están tratando de hacerlo en territorio americano, pero no son culpables, los culpables son los que se le oponen, porque son controversiales, los que se les oponen son el problema, no los jirafistas.

Esta pendejería endémica que está invadiendo la mentalidad de este país va en contra de los principios de los padres de la patria que liberaron a los Estados de las injusticias de la corona Británica.

El Quijote de Cervantes dijo, “Cosas veredes Sancho que faran fablar las piedras” pero se equivocó el Cervantes, porque ahora ni las piedras pueden hablar, porque eso sería controversial.

 

About the Author