CAFE y el espejismo del Caos.

por Nancy Pérez-Crespo

grupo cafeDesde La Habana están dirigiendo y hasta financiando, una feroz campaña publicitaria para que el presidente Obama excluya a Cuba de la lista de países que apoyan el terrorismo y además para que elimine las restricciones de viajes a Cuba de los ciudadanos norteamericanos.
La misma campaña también está dirigida al Congreso de los Estados Unidos para que unilateralmente derogue la Ley del embargo (que ellos llaman, con premeditación y alevosía, «bloqueo) pero que en realidad son sanciones económicas.

Para esta tarea utilizan de voceros y correveidiles a grupos organizados para ese fin, radicados en Estados Unidos y sobre todo, ligados a la Academia.
Uno de los promotores de esta maniobra es un tropilla de indivisos denominado CAFÉ, «Cuban Americans for Engagement» (que en su traducción sería algo así como «Cubano-americanos por el compromiso» pero también algunos le llaman: Cuban Americans For Embarrassment o en español sería: Cubano-americanos que avergüenzan.
Ellos se autoproclaman como «un grupo de cubano-americanos radicados en diferentes estados de la nación norteamericana, que intenta facilitar una nueva dinámica entre Estados Unidos y Cuba, basadas en los principios de intercambio, mayor acercamiento, normalización de relaciones comerciales y cooperación diplomática», pero en realidad son simpatizantes de la dictadura cubana en algunos casos y en otros son admiradores y hasta colaboradores.

Son los Areitos y Maceitos de los años 70 y 80, pero reciclados.

Los de CAFE hacen campañas para beneficio de la dictadura de Raúl Castro y organizan visitas a Congresistas y Senadores que ellos consideran aliados o posibles aliados como son los senadores Jeff Flake, republicano por Arizona; el demócrata Sherrod Brown por Ohio y la demócrata Kathy Castor, representante por Tampa. También se reúnen con políticos a los que tratan de engatusar como los senadores demócratas Mark R. Warner por Virginia y Bill Nelson, por la Florida.El pasado abril viajaron a Washington pidiendo lo mismo que los aliados del castrismo siempre piden: que levanten el embargo, que permiten que los norteamericanos viajen, que eliminen a Cuba de los países que promueven el terrorismo, etc., etc.

Esta vez los viajeros fueron: Arturo López-Callejas (que ahora se hace llamar Levy), Eduardo González, Raúl Morejón y su esposa Katia Martínez, Roberto Fernández Rizo, Andrés Ruiz, Manuel Gómez, Isabel Alonso, Romy Aranguiz, Maribel Abello, Ernesto Cabo y Elena Freire, entre otros.

Es interesante conocer un poco de este grupo, por ejemplo: ¿Cómo costean las actividades? Nadie sabe de dónde sale el dinero, porque los que se ocupan de fiscalizar el origen de los fondos para este tipo de actividades, solo investigan las finanzas de las organizaciones anticastristas, como es el caso del periodista Tracy Eaton, muy meticuloso en reportar las finanzas de los grupos anti-Castro pero a los pro ni los toca, y después nos dan lecciones de periodismo objetivo y neutral.

Pero comencemos por el cabecilla del grupo Arturo López Levi. Cuando vivía en Cuba era Arturo López-Callejas y su trabajo «oficial» era en el Ministerio de Relaciones Exteriores (Minrex) pero el «extraoficial», era en el Minint. Es primo hermano del recién nombrado general Luis Alberto Rodríguez López Callejas, el marido de Débora Castro Espín (el mismo que fue acusado de golpearla) y es el padre de Raúl Rodríguez Castro (alias El Cangrejo), el nieto-guardaespaldas de Raúl Castro.

Pero para describirlo nada mejor que tomar un párrafo de un artículo de Carlos Alberto Montaner, publicado el 23 de julio 2009: «un señor llamado Arturo López Levy. Francamente, no sé quién es. No recuerdo haberlo conocido jamás. Pregunto. Es un profesor cubano radicado en Denver, me dicen (…) doy con varias personas que lo conocen íntimamente de cuando vivía en Cuba. La primera sorpresa es que no se llama Arturo López Levy, sino Arturo López-Calleja y es pariente del yerno de Raúl Castro. Interesante. Utiliza un alias. De dónde sacó el Levy, pregunto. De un bisabuelo materno, me dicen. ¿Por qué cambió de nombre? Para penetrar la colonia judía en Cuba, agregan. Luego se fue a Israel. ¿Penetrar? ¿Cumplía una misión? ¿Es un agente? Sí, afirman rotundamente.»Lo reclutaron cuando estudiaba en el Instituto Superior de Relaciones Internacionales adscrito al Minrex. Entonces era un joven y prometedor comunista. Fue oficial de las Fuerzas Armadas. Quien esto alega lo conocía de aquellos años. ¿Esta información es record público, indago? No lo sé, me responden, pero sin duda el FBI y los israelíes están bien enterados. El expediente es abultado, añaden». Ahí termina el párrafo de Carlos Alberto Montaner.

Otro dato interesante de López Callejas Alias Levi, es que en estos días ha estado merodeando el exilio de Miami como parte de la campaña desenfrenada para que Obama y Raúl conversen y qué sorpresa: Juan Manuel Caos le prestó su programa para que emponzoñara a los exiliados. Ese detalle es importante tenerlo en cuenta. El Sr. Caos lleva muy seguido a su «Espejo» a otro del grupo CAFÉ. Un tal Jorge de Armas que Caos presenta como periodista y un montón de títulos más, que le convierte su «Espejo» en un «espejismo». Este sujeto, que idolatra al régimen cubano, niega que Raúl Castro sea dictador.

Este Jorge de Armas es colaborador de Proceso Semanal, un semanario propiedad del difunto Aruca y todo lo que escribe se lo publican en la prensa oficialista cubana.
No existen razones lógicas para que entes como Arturo López-Callejas y Jorge de Armas aparezcan, con su retórica castrista, propagando argumentos para idiotas, en programas de televisión dirigidos a la comunidad cubana o es acaso que el contrato de Caos ahora es con CAFÉ y no con Romay y AmericaTeVe. Porque Caos, que es partidario de que no aparezcan en la TV las decapitaciones de ISIS, impone en su pantalla la presencia de individuos que provocan nauseas.

Comments are closed.