Cambio Climático o el Enemigo inventado

Por Alberto Péunnamed (41)rez Amenper

Creo que nosotros los cubanos sabemos mejor que nadie cuáles y cómo son los enemigos inventados de los comunistas.  El mayor “coco” que es el explotador imperialismo yanqui, el cual ahora en Cuba piden que vuelva a invertir, que en el lenguaje del pasado equivalía a decir que los vinieran a explotar, pero esa es la invención de la mentira que tarde o temprano vuelve como un boomerang a los que la tiran.

Estaba leyendo esta mañana un escrito de Bret Stephen en el Wall Street Journal, que hace mención de esto en el incipiente socialismo en que estamos viviendo, como nuestro nuevo socialismo en esta administración inventa no uno pero numerosos enemigos en persecución de la agenda final del socialismo..

El mayor enemigo inventado en esta etapa  en Estados Unidos es la pobreza.

Los  grupos  liberales rutinariamente afirman que uno de cada siete estadounidenses está pasando hambre — en un país donde los condados más pobres tienen las tasas más altas de obesidad. La estadística es una extrapolación absurda de una estadística dudosa del Departamento de agricultura de la “inseguridad alimentaria”.  De lo que habla es que cómo comen los americanos no es saludable, y eso es otra cosa.  En un país donde los beneficios sociales incluyen un cheque y sellos de alimentos para los que están bajo el índice de pobreza, ¿Cómo y por qué uno de cada siete estadounidenses están pasando hambre¨?

Otro enemigo imaginario en nuestras universidades es la epidemia de violación en campus — en que uno de cada cinco mujeres estudiantes se dice que es víctima de agresión sexual, esto es un enemigo inventado. Vamos a no hablar de los escándalos de violación que se demostraron ser mentira en Duke y la Universidad de Virginia. La pregunta es: si el Campus moderno en realidad fueran zonas de depredación masiva — ¿por qué mujeres jóvenes inteligentes incluso pensarían en asistir a una escuela coeducativa? Lo hacen porque no hay ninguna epidemia. Lo que si hay es una libertad sexual y promiscuidad extrema consentida, no obligada..

Pero la narración de la violación en campus la sostienen los  liberales con ficciones de una interminable guerra contra las mujeres.

El racismo institucionalizado es otro enemigo inventado. De alguna manera se supone debemos creer que los mismos administradores de universidades que han hecho una religión de la diversidad son la segunda venida de un dragón del Kukuxklán   De la misma manera que se supone que aunque los Estados Unidos eligieron dos veces a un presidente negro nuestra sociedad tiene una evidente conducta racial incorregible.

Por último el mayor y más mencionado enemigo imaginario, el cambio climático, que se supone que es más peligroso que el terrorismo.

Esta crisis dramática — que  tiende a ser anecdótica, subjetiva, invisible, tendenciosa y a veces fabricada, se pregonó en base a estudios diseñados incompetentemente, estadísticas mal entendidas o prestidigitación semántica.

Pero seguimos oyendo igual que oímos en Cuba a los enemigos inventados, no importa que la razón lo niegue, la repetición de la mentira crea la verdad.

La inseguridad alimentaria no es remotamente igual a hambre. Un policía abusivo no es igual a un departamento de policía intolerante. Un beso no deseado o el toqueteo no es lo mismo que una agresión sexual, por lo menos si la palabra es para significar un rapto con coito forzado.

Por otra parte, también es apropiado, como sustitución de realidad es como el liberalismo moderno  realiza negocios políticos. ¿Qué es el proyecto liberal central del siglo XXI, si no para persuadir a la gente que el cambio climático representa una amenaza infinitamente mayor para la civilización humana que los bárbaros islámicos — lo siento, violentos extremistas — de ISIS? Aquí otra vez el mismo patrón deshonesto es en el trabajo. El truco semántico en la frase “cambio climático”, permitiendo que cada anomalía del clima servir como prueba de la teoría general. La histeria generada por un aumento de temperatura imperceptibles de 1,7 grados Fahrenheit desde 1880, como si la tendencia está obligada a continuar para siempre, no es un producto de la variación natural o no pueden ser mitigada excepto por las intervenciones políticas drásticas

Sin embargo estadísticas y estudios falsos sobrevivirán porque la industrias del socialismo necesita creer y porque repetición sin sentido tiene una manera de hacer las cosas casi verdaderas y porque las crisis dramáticas requieren soluciones drásticas

Además, el pensamiento con la mentira y exageración cuando aparece servir a un propósito de un comportamiento virtuoso parece legítimo.

Por eso los que nos oponemos a la mentira de los enemigos inventados somos personas insensibles y sin compasión a nuestros semejantes.  Hasta el Papa nos condena.

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*