Berta Soler y el silencio cómplice ante denuncias contra Tony Ávila

Carta Abierta .

Señora Líder de la organización Damas de Blanco:

berta soler caso avila
Berta Soler, lider de Damas de Blanco ha guardado silencio ante escándalo de Tony Avila, acusado de golpear a una integrante del grupo

Cierta vez, Martin Luther King alertó,  a quienes como usted asumen un liderazgo social, que : “Nuestra generación no se habrá lamentado tanto de los crímenes de los perversos, como del estremecedor SILENCIO de los bondadosos”

Desde hace dos semanas, en los medios de Miami se ha protagonizado un verdadero escándalo  en el que una  integrante de las Damas de Blanco en la ciudad matancera de Cárdenas, Leticia Herrera, levantó su voz para acusar directamente y sin miedo, al trovador cubano Tony Ávila, de ser uno de los cuadros partidistas y dirigentes culturales de Matanzas que ha participado en actos represivos contra  la organización de mujeres  que usted dice dirigir y con la cual se ha vendido a la opinión pública mundial.  Leticia Ramos Herrera decidió actuar, casi a solas,  al ver que en Miami se ha presentado a este trovador como un verdadero orgullo de la cultura cubana de la isla.

Una buena parte del exilio radical, expresos políticos,  y supuestos afectados directos de este señor y  expresos del grupo de los 75, nos hemos opuesto  con vehemencia a  la presencia de este castrista  que ha sido señalado como victimario y golpeador, según ha denunciado la señora Ramos Herrera  a quien usted, no sé si lo sabe,  está en la obligación de defender hasta con los dientes si fuera preciso.

Sin embargo,  usted no ha aparecido  ni por los Centros Espirituales  para siquiera  salir en defensa de la opositora que milita en su organización y a la que el propio cantante y su representante han llamado difamadora que según ellos, “tendrá que responder a la justicia revolucionaria cubana”.

Nos llama poderosamente la atención que usted, que es capaz de volar intempestivamente a Miami cuando el presidente Obama anunció  una cena en la que usted participó e intercambio algunas palabras, no se le ha escuchado  ni una, UNA,  sola  intervención para apoyar a la señora Leticia que, como Dama de Blanco, ha demostrado  valor a sabiendas de que al regreso de Tony Ávila a Cárdenas caerá sobre de ella  el más virulento de los ataques castristas.

¿Cómo es posible  señora Berta Soler, que sea  capaz de coincidir– por arte de magia supersónica —  en el mismo aeropuerto  de Miami donde la opositora y patriota venezolana María Corina Machado  hizo escala durante su viaje a New York para denunciar el infierno que vice su país, y que usted aprovechó para robar cámaras y disparar en ráfaga el  ya trillado discurso que la caracteriza en los últimos tiempos y ahora… que se necesita su voz para defender a una de las suyas ,  se sumerja  en el más vil y cómplice de los silencios.

A más de uno en este exilio le ha asaltado una gran duda. Usted,  que  ha sido   ganadora, por no decir beneficiada,  de una casi proverbial notoriedad mediática a nivel mundial , se ha comportado irracionalmente sabiendo que una de sus  Damas de Blanco golpeada y vilipendiada a más no poder,  esta, allá en Cuba,  prácticamente sola en esta batalla de denunciar a un esbirro.

Usted ha dejado de ser creíble, doña Berta. Desde su casi omisión y alejamiento de las voces de libertad para Sonia Garro y su esposo Ramón, Cocorio,  hasta su distanciamiento con este caso de Tony Ávila , lo único que sigue haciendo es poner signos de interrogación a su integridad como líder auténtica de un grupo de Marianas  gladiolo en mano.

Nadie mejor que usted sabe que tiene la visa abierta a EE UU. El permiso que da el castrismo por casi 2 años para entrar y salir de la isla aun está vigente. Usted, como muy  pocos disidentes privilegiados pudo haber volado a Miami y sumarse directamente  en las denuncias contra  este esbirro o, incluso  para dar el beneficio de la duda, y decir que la señora Leticia ha tergiversado las cosas. Usted pudo, señora… pero sencillamente no lo ha hecho y ello  la condena a la culpabilidad total por la propia complicidad de su silencio, pero no el silencio enaltecedor y propio de las mentes elevadas y dignas , sino del más burdo y chabacano espíritu de cobardía y sometimiento moral a un tirano.

Usted, doña Berta,  ha aprovechado  los viajes para parafrasear viejos esquemas discursivos y no para arremeter contra el castrismo.  Su presencia roza ya las lentejuelas  de una oposición “ light”, “yoanistica”  que sigue cuidándose mucho de llamar tirano al verdugo y que ha llegado a la descalificación de retirar el apoyo a otros frentes de la oposición como cuando fue coparticipe de darle la espalda a  la justa causa de que se investigue la muerte de Osvaldo Payá.

Usted ha viajado a España  con boletos de lujos pero  ha olvidado —mas bien esquivado—, como lo ha hecho la Yoani Sánchez y otros implicados,   de  apoyar y visitar a los cientos de cubanos abandonados a su suerte en Madrid  luego que  Cuba, la Unión Europea( que tanto la ha premiado)  y la iglesia Cubana,  pactaran vilmente un vomitivo  trueque de patriotas.

Señora Berta Soler… Sus hijos estudian en una beca financiada por nuestros impuestos, escúchelo bien, por los impuestos que los cubanos exiliados  tributamos  y por lo cual exigimos un respeto. Lo menos que pudo hacer es  solidarizarse con su compañera de grupo para al menos agradecer el esfuerzo de este exilio en impedir que un esbirro golpeador de mujeres escape del peso de la justicia moral.

No sabemos cómo manejará  este asunto, señora, pero la realidad es una: Usted ha abandonado a su suerte a una Dama de Blanco… así que no es ni líder ni valiente. Más bien, con su actuación silenciosa  propia de los cómplices, ya bordea la línea del vulgar oportunista que aun no da la cara en un  manipulado juego que parece más a una labor castrista que a una verdadero liderazgo opositor dentro de la isla.

Martí, ese cubano en boca de todos  y en el alma de  muy pocos  sentenció: Mucho daño hace en este mundo la cobardía; mucho la indecisión; mucho la lírica gubernamental, y la política importada. Usted señora mía, se ubica en todos esos descalificativos del Apóstol  desde que  dejó sola ,  en el campo de batalla, a una de sus guerreras.

Así pensamos en la Crónica USA… Usted tiene la palabra si es que aún le queda un ápice de valentía para hablar con nosotros, y si es que… quienes  le pagan, perdón, la  apoyan…  así se lo permiten.

Firmado

Equipo de Trabajo de La Crónica USA

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*