Carta Abierta a Henrique Capriles sobre quema de Banderas Cubanas

Señor Henrique Capriles Radonski, Líder mayoritario de la oposición venezolana:

quemadebanderaDesde que usted decidió enfrentarse a la gran mentira que es el Chavismo, los cubanos de la diáspora nos hemos sumado a su causa, muchos de ellos con genuinas raíces  y vínculos familiares  con  la tierra del Libertador de América que al igual que el venezolano más legítimo, también ha hecho suya su propia lucha por extirpar el cáncer del Madurismo

Sabemos que su tiempo es ínfimo pero los últimos acontecimientos que estamos viendo de los hermanos venezolanos que se llaman opositores, muchos de los cuales militan en su partido y en su ala opositora, nos obligan a pedir su mediación y pronunciamiento. Con absoluta impunidad y desvergüenza, se  está enarbolando una campaña obscena e irrespetuosa que convida, a través de  las redes sociales, a la quema de la Bandera Cubana.

Duelen estos actos de macabro espectáculo, señor Capriles. Duele demasiado en el alma que diariamente estemos viendo semejante oprobio por  las redes sociales y por canales de TV como CNN, los cuales han reportado hechos como este en Maracaibo y Mérida y que con toda bajeza se está pidiendo que se extiendan a toda la patria de Bolivar.

Con total saña y desprecio se prende fuego, como si fuera un espectáculo medieval,  al símbolo cubano más preciado que, erróneamente, sus seguidores y otros opositores callejeros han relacionado con el gobierno de los hermanos Castro que es, al final, quien manda y dispone en su querido país.

Los cubanos de la diáspora sabemos que usted jamás aprobaría tamaña cobardía e irrespeto que solo divide y obnubila su causa y que puede provocar la apatía de los exiliados que también ven a Venezuela como la patria  dorada que a muchos de nosotros nos dio techo y amor.

Tal vez sea una maniobra más de la inteligencia cubano-chavista de provocar estas reacciones y emociones encontradas  pero, créame,  que esos actos irracionales dañan sobremanera la imagen impoluta que usted nos ha dado  para los latinoamericanos dignos y amantes de la democracia. Puede que sea una patraña más de Castro pero  al final es igual de dañina que sea una maniobra o un sentimiento bajo e insano del pueblo opositor que usted representa. Como letrado que es usted, sabe mejor que nadie que un pueblo que mancilla una bandera ajena, sea de la nación que sea,  es un pueblo cobarde y sin decoro que representa a una chusma  oportunista y visceral. Los cubanos fieles a Castro, por muchos años, hicieron lo mismo con la bandera de Norteamérica y todavía hoy son tan indignos  que aun viven bajo la bota opresora de la Gerontocracia Castrista .  ¿Queremos eso para Venezuela? Claro que no señor Capriles, pero hay que empezar por respetar los símbolos extranjeros que representa nación y no individuos

La Bandera Cubana no es patrimonio de nadie, menos del Gobierno de Castro. La enseña nacional del triangulo rojo y la estrella solitaria  ha sido el ejemplo más imperecedero de las ansias libertarias de los cubanos. Es la testigo inmaculada  más elevada de las luchas por la libertad de la isla , primero contra España y luego contra la injerencia norteamericana. Nuestra bandera sufre, señor Capriles,  y ha seguido enlutada desde que en 1959 un grupo de bandidos liderados por Fidel Castro llega al poder y la secuestra como propiedad de solo aquellos que comulgan con sus ideas.

Nuestra Bandera señor Capriles ha sido inspiración y sudario. Es como un asta, alta y magnánima como las palmas de nuestras campos,  en el que los cubanos de la diáspora nos aferramos, día a día,  para no hundirnos ni en la desesperanza ni en la frustración que hoy también ronda a su amado país. Soñamos a cada minuto de nuestras exiguas vidas con verla ondear en una Cuba nueva con oportunidades libres y democráticas para todos, tal y como usted lucha para su pueblo. Es injusto que se mancille así nuestro símbolo sagrado.

Sabemos que su tiempo es limitado pero en aras de esa admiración que los cubanos de la diáspora sentimos por usted y su causa, le agradeceríamos mucho un pronunciamiento suyo y que llame a la cordura a sus seguidores y otros opositores.

Quemen una imagen de Castro, una bandera del Partido Comunista de Cuba. Quemen en señal de protesta un muñeco con la esfinge  de los hermanos Castro… Quemen esos símbolos del mal,  que todos los cubanos de la diáspora los apoyaremos y estaremos junto a esas protestas. Quemen y manifiéstense,  que con toda seguridad miles de nosotros marcharíamos junto al combate si fuera necesario en Venezuela. Pero NO desarguen su ira contra  mi Bandera. No con ese pedazo de tela que aun no ha podido ondear con libertad.

No es solo un símbolo señor Capriles, es el alma desterrada de todo cubano que se vio obligado a abandonar su tierra y que gracias a ella aun estamos vivos dentro la traición y la desesperanza que nos impide ver a nuestro pueblo LIBRE.

Usted tiene la palabra y esperamos que pueda contestarnos con un simple acuse de recibo .

Un abrazo querido líder. Los cubanos estamos con usted pero le suplicamos humildemente que haga un llamado a la justicia contra  estos actos asquerosos.

Redactada por el periodista  Carlos Carballido

Director de El Comunicador Hispano 

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*