CARTA DE UNA VIEJA ENAMORADA

Por Andrés Pascual
bush-y-clinton-mejor-cartaSe me antoja Hilaria como la combinación de dos eminencias grises y criminales de finales del XVIII y principios del XIX, gabinete napoleónico: Talleyrand y Fouché (Exteriores y Policía Política), esta víbora integra ambas personalidades en una, caso único en la historia posiblemente, con muchos más recursos tecnológicos a favor para mentir, para robar y para matar… igual intención.
En 1948, la Universal estrenó la película basada en una novela de Stephen Zweig CARTA DE AMOR DE UNA DESCONOCIDA (foto debajo), que en Cuba se conoció como Carta de una Enamorada, a mi juicio, que la vi dos veces y leí la obra literaria, un drama soberbio, sobrecogedor, interpretado con el tino y el tono de sus excelencias por Louis Jordan, Joan Fontaine y Mady Cristians. Argumento a menores rasgos:
Viena, 1900, el pianista Stephan Brand debe enfrentarse a un duelo la mañana siguiente, pero no tiene intención de defender su honor y planea huir de la ciudad, cuando se da cuenta de que ha recibido una carta de alguien de su pasado.
Un pianista de concierto que luchaba por el éxito en el momento en que conoció a Lisa Berndle, adolescente que vivía al lado, Brand tuvo muchas mujeres en su vida, sin embargo, nunca supo que Lisa estuvo enamorada de él siempre, por lo que la olvidó por completo.
Aunque logra reunirse con la mujer la recuerda vagamente, además, le era totalmente desconocido que la dejó encinta, finalmente, ella casa con un hombre que conoce su pasado, pero la ama.
Cuando se topa con Brand muchos años más tarde, su amor por él resurge y está dispuesta a abandonar a su hijo y a su marido. La tragedia sigue… El único que recordaba a la mujer como la joven enamorada era su fiel ayudante mudo.
La relación que estableceré entre el presente y el tiempo histórico que relaté antes, no responde a ningún elemento común sino la misiva; eso, una misiva reveladora del tiempo actual, una misiva utilizada con propósitos canallescos por canallas de alto voltaje.
Resulta que, como parte del apoyo a la campaña de Hilaria, a medida que van perdiendo credibilidad sus ataques a Trump, la media comunista desempolvó una carta del viejo Bush a Bubba (foto encabeza), en que le desea lo mejor y lo ilustra sobre cómo manejar cosas sensibles por América.
Todo el mundo sabe que Bubba ganó por lo que no podrá su “jefa”: una 5ta columna del establishment logró restarle los votos suficientes al viejo patriarca ultraliberal hasta provocar su derrota apretada, Ross Perot.
Y el vejestorio fue, es y será parte del “enyagua’o” gubernamental ¿Por qué le quitaron la presidencia? Hay que reconocer cuatro cosas: la influencia de la generación hippie, droga y amor libérrimo por delante, iniciaba su ascenso a la cumbre; que se comportó con Schwarzkopf como Truman con McArthur; que se asustó en Japón y le dio un vahido y que no sabía hablar en público ni leía bien los discursos que le escribían…a continuación la carta de amor:
Para desviar la atención del verdadero objetivo de la publicación de la misiva amorosa, ponen la coletilla “ejemplo de cuando las elecciones eran decentes”, aunque se sepa que nunca lo han sido por la presencia chusma y chancletera del partido comunista de los Clinton (Soros the Boss), capaces de cometer crímenes materiales en nivel alarmante, por supuesto, de importancia capital la incitación al asesinato por pandilleros que pagan hasta con 4,000 dólares a cada uno.
El odio por un individuo no puede concluir en traicionar a la patria; a pesar de toda la monserga de Trump, los Bushes no debieron trasgredir el compromiso patrio nunca, como que lo hicieron, hay que entenderlos como otros liberales de siempre, porque Sarah Palin nunca los ofendió, a pesar de que dijeron horrores de nuestra adalid.
Camaleones SÍ, que han esperado el momento para rasgar sus ropas y enseñar sus genitales femeninos estos traidores a la Constitución y no hay otra forma de verlo.

Deja un comentario