" />
Published On: Lun, Jun 22nd, 2015

Charleston y Los Falsos Profetas

Por Alberto Perez Amenper

charlestonConsiderar a  Trayvon Martin y a Michael Brown como delincuentes y a los policías como personas que estaban cumpliendo con su deber es racismo, según la prensa liberal y sus acólitos.

Igualmente oponerse a la reanudación de las relaciones con una dictadura totalitaria que oprime a sus ciudadanos como Cuba y acercamientos con el régimen de Venezuela  un gobierno en contubernio con los traficantes de drogas que invaden nuestras escuelas, es vivir en el pasado y ser un retrógrado.

Simplemente la situación actual de la sociedad a mi punto de vista es tan aberrante que no admite una pérdida de tiempo en su análisis, sólo el hecho que vivimos en tiempos extraños.

Cuando el muchacho con problemas mentales usado por supremacistas blancos para cometer el asesinato de los miembros de una iglesia, nadie justificó el hecho, no vi en Fox News ni en ninguna publicación conservadora ni el más mínimo comentario como no fuera una firme condenación al hecho.

Tampoco vi en los miembros de la iglesia familiares de los asesinados una condena a un grupo conservador, o institución de orden culpándolos por el hecho, no usaron su desgracia para fines políticos o monetarios.  Al contrario el nuevo pastor de la iglesia en su primer sermón, dio las gracias a la policía por su ayuda durante el hecho.   Los miembros de la iglesia se comportaron como cristianos.

La cristiandad es fundada en el amor al prójimo y el perdón.  Sus comentarios parecían una clase de doctrina, pidieron al autor de los crímenes que se arrepintiera para poder ser perdonado.  Claro que esto se trata de una doctrina espiritual, creo que la ley será aplicada aunque haya arrepentimiento pero esto está implícito en la separación de la iglesia y el estado.

Pero la actitud de estos cristianos nos hace ver que no son todos los que están ni están todos los que son.  Cuando vemos esos que usan una posición de “reverendos” para con fines políticos predicar una doctrina de odio, rencor y venganza, confirmamos nuestra convicción de que el cristianismo no está en la institución pero en la relación del individuo con Dios. 

Cualquier institución puede nombrar un “reverendo” o un “sacerdote” que cumpla los estudios correspondientes y afirme tener una relación con Dios. Pero sólo el individuo conoce su verdad, y fingir es fácil para adquirir una posición que merece “reverencia” en la sociedad aunque los frutos de su ministerio sean lo contrario a lo que representa el cristianismo.

Lo siento por los que basan su fe en instituciones,  pero lo que veo en los humanos llamados representantes de Dios en la tierra, no es lo que representa el cristianismo en sus fundamentos, no lo veo en los Reverendos Sharpton o Jackson, no lo veo en la predicación de odio a América de Jeremiah Rice, no lo veo en la politización del papado con el Papa Francisco que parece recibir la influencia de su ascendencia más de Alejandro Borgia que de San Pedro..

Más bien veo a estas “autoridades” eclesiásticas  como representantes de la alegoría bíblica de Apocalipsis que profetiza la presencia de falsos profetas en los últimos tiempos.

Más veo como representante de Dios en la tierra a esos negros que con sus palabras confirmaron su fe en la verdadera doctrina del cristianismo que reflejan que tienen una verdadera relación personal con Dios..

About the Author