Chilenos reciben el Año Nuevo con quema de muñeco gigante / PANQUEHUE – ACONCAGUA

SUEÑAN JUNTOS.- Don Segundo Guerrero y su esposa Margarita Encima, se funden en un amoroso abrazo a la llegada del nuevo año.

PANQUEHUE, CHILE.- Tal como lo informamos en Navidad en relación a la noche del 31 de diciembre, la despedida del ‘Año Viejo’ iba ser más que ‘ardiente’, pues en El Escorial nuevamente prendieron fuego a ‘Jaimito’ para despedir el año.

TALISMANES.- Manuel Guerrero, uno de los vecinos que organizaban el festín, amarraba botellas de cerveza al muñeco, para ‘atraer’ el buen vino para 2017.

JAIMITO EXISTE

Es por eso que en LACRONICAUSA.COM quisimos conocer la historia de este enorme muñeco creado por don Segundo y Manuel Guerrero.

«Este muñeco se llama Jaimito, pero se llama así porque es a un querido vecino a quien se le ocurrió de crear su muñeco con nosotros, los vecinos vieron divertida la iniciativa y se acercaron para apoyar y celebrar la quema de Jaimito, en la actualidad ya es una tradición en todo El Escorial, la de venir a celebrar el fin de año quemando a Jaimito, el mismo Jaimito Curriel prende fuego al muñeco», comentó a LACRONICAUSA.COM don Manuel Guerrero.

EL GRAN MOMENTO

Nuestras cámaras tomaron registro de la jornada, ya desde las 23:00 horas empezaron a llegar vecinos del sector, luego llegaron familias enteras desde otras partes del país, inclusive desde Santiago viajaron algunas personas. Don Manuel y Segundo ya tenían el muñeco preparado, un bidón de combustible y buena música alegraba el lugar, en media calle vieja de El Escorial.

ADIÓS 2016.- Así como lo muestra esta gráfica, así despidieron el 2016 los vecinos de El Escorial e invitados especiales.

LLEGÓ JAIMITO

De pronto, un hombre de contextura delgada apareció, saludando a todos los presentes y con una alegría contagiante, era Jaime Curriel, ‘Jaimito’, como lo llaman los vecinos, él es la persona en la que se inspiraron para bautizar al muñeco, pues a este vecino fue a quien se le ocurrió la idea de celebrar así cada año viejo.

 

PEQUES Y GRANDES.- Ellos son parte de los vecinos que celebraron el Año Nuevo con la quema del muñeco Jaimito.

LA CUENTA FINAL

Faltaban segundos para la medianoche, gritos, aplausos, vino, fotos y, la cuenta regresiva…, don Segundo roció combustible a las ropas del muñeco, nueve… ocho… siete…. Tres…dos… uno….. ¡Feliz Año Nuevo! Jaimito 2016 ya era historia, lenguas de fuego lo envolvieron y en ellas también los amargos recuerdos de los presentes, amarguras que quizá nos hicieron llorar, llegó un prometedor 2017, en el que cada uno de nosotros buscaremos nuestra propia felicidad.

Roberto González Short

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*