CICLOS POLÍTICOS EN LA HISTORIA NORTEAMERICANA

Por Alberto Perez Amenper

  • El Ciclo Conservador está llegando

Nunca he sido político, pero la política siempre ha estado presente en mi vida, creo que ha estado siempre presente en la vida de cada Cubano.  En Cuba ahora, totalmente, antes con los políticos populistas socialistas que interferían con el trabajo y el sistema social.

Me tocó vivir en mi patria durante mi  adolescencia en los años de efervescencia populista. Todos los partidos eran “revolucionarios” un eufemismo para cualquier socialista, que era una palabra separada para el partido comunista.  Cuando el socialismo se radicalizó y triunfó desembocando en el crudo comunismo, tuve que abandonar el país, al poco tiempo surgió en mi país de asilo, los Estados Unidos, la revolución hippie de los años 60 con las protestas de la guerra de Vietnam, y la formación política socialista de los que con el tiempo han sido los dirigentes de la nación.

En el medio tiempo surgió la corrección que surge en los ciclos políticos.  O sea que de la izquierda de los hippies, por reacción surgió el ciclo conservador, con el liderazgo de congresos y senado conservador primero desembocando en la elección de Ronald Reagan cuya trayectoria ya conocen.

Después de un tiempo llegó Barack Obama para caer de nuevo en el ciclo socialista.

Pero como el inepto gobierno de Jimmy Carter aceleró la transición al ciclo conservador, así el inepto gobierno de Barack Obama ha acelerado la transición del actual ciclo conservador.

Se recuperaron las cámaras legislativas y estábamos posesionados para recuperar el ejecutivo. Por eso me preocupa que no hayamos elegido al nuevo Ronald Reagan.

No tiene que ser exactamente una persona cómo el gran comunicador, porque eso ocurre pocas veces, pero hay candidatos donde escoger, conservadores como Scott Walker, Ted Cruz, Carly Fiorina, Ben Carson, personas capacitadas y de honradez probada durante sus carreras políticas y privadas.

Aceptar como el nuevo líder del ciclo conservador a un candidato de una retórica explosiva, cómo Donald Trump, sin tener en cuenta su peligrosa egolatría autoritaria, es poner en peligro la culminación del ciclo que naturalmente estamos viendo nacer.

Tenemos que realizar que este autoritarismo que ahora Trump emplea en nuestro enemigo común, se puede revertir contra nosotros si nos oponemos a alguna de sus ideas, recuerden a Fidel, por favor.

De hecho, ya nuestro único vocero libre en los medios de comunicación de la televisión, Fox News, ha sido víctima del ataque autoritario y virulento de Trump, porque no le hizo las preguntas de la manera que él pensaba que eran lo más adecuado, ignorando el principio fundamental de la libertad de expresión. No fue un caso como el de Jorge Ramos, que es un activista de la izquierda, no un periodista,  que irrumpió el orden en la conferencia de prensa.

Aunque es un caso típico de como su inexperiencia política lo hizo caer en manos del enemigo que supo explotar su caracter volátil para hacerlo quedar mal en el mundo por haber silenciado a un periodista.  Si esto hubiera sucedido con Ronald Reagan, él con su carácter firme pero cortés, hubiera mandado a sentarse a Ramos y le hubiera pedido cortesía para con los otros periodistas, no hubiera aparecido como un dictador autoriatrio enviándole a un oficial a sacarlo por la fuerza, un espectáculo negativo para todos, cayó en la trampa porque Trump sin lugar a dudas no es Ronald Reagan.

El caso de Megan Kelly y los otros periodistas de Fox se presentó bajo un formato profesional de preguntas y respuestas, pero también le está echando los perros.

Sin un motivo que represente nuestra filosofía democrática, está en una campaña agresiva para destruir una periodista como Megan Kelly que ha sido un baluarte en el avance periodístico denunciando los errores de esta administración.

Donald Trump es un escollo en la transición del ciclo histórico que le pertenece al movimiento conservador. Es nuestra esperanza que según pase el tiempo y el agua coja su nivel, que el carácter de Trump sea el determinante para la elección de otro candidato con el mismo mensaje pero con una condiciónes más adecuadas para el puesto de presidente de los Estados Unidos, que está al alcance de la causa conservadora.

Parte de este ciclo histórico nos lo presenta Daniel Henninger en el editorial del Wall Street journal de hoy.  El famoso College Board, que fija las directrices de lo que nuestros hijos y nietos van a aprender en sus colegios superiores, apremiados por los tiempos, han tenido que aceptar a volver a enseñar la historia de los Estados Unidos cómo realmente sucedió, no la versión marxista que estaban recibiendo los estudiantes.

Daniel la llama una victoria de los conservadores, yo lo llamo la fruta que cayó del árbol madura por la culminación del ciclo político.

Comments are closed.