Cierre de Servicios Consulares de Cuba en Washington estaría asociado ilegalidades financieras de La Habana

Por Carlos Carballido

oficinadeinteresesEl sorpresivo cierre de los servicios consulares de  La Sección de Intereses de Cuba en Estados Unidos  es apenas la punta de un iceberg que presagia un nuevo diferendo en las relaciones de ambos países y que tiene lugar en medio de una importante etapa del año cuando el transito  familiar y comercial ( en pequeña escala) con la isla es más fuerte debido a las festividades de fin de año.

La causa oficial de acuerdo con sendas declaraciones de los gobiernos de ambos estados, es que desde el pasado 12 de julio, el banco informó a la Sección de Intereses “su decisión de no continuar prestando servicios a misiones diplomáticas extranjeras”.

M&T  es una sucursal de Bank of América que  es muy  probable que haya detectado operaciones financieras irregulares del gobierno cubano que  de descubrirse podría derivar en multas y sanciones del Departamento de Estado de EE UU debido a la ley del Embargo aplicada al Gobierno de La Habana,  dijeron ayer varios analistas financieros en Miami consultados por los medios locales.

Debido a la flexibilidad de la administración del presidente Barack Obama con Cuba , sobre todo con los intercambios culturales y la liberación de los permisos de viaje a la isla, el volumen  de capital generado por la Sección de Intereses de La Habana en Washington  ha sobrepasado limites históricos y puede ser que  se hayan disparado las alarmas  en la ruta del dinero hacia otras latitudes.

Hasta el 2004  la sede consular de Washington  generaba 12 millones de dólares de ganancia neta anual  que  se utilizaban para cubrir los gastos de todas las sedes diplomáticas cubanas en el mundo. Se estima que  al momento del cierre de estas operaciones  esa cifra se haya disparado a niveles estratosféricos  (solo por concepto de pasaportes  se recaudan $370 millones anuales)  y el Banco M&T  haya querido salirse del juego.

Oficialmente el cierre estaría dado por  el reforzamiento de las medidas de supervisión sobre el sistema bancario estadounidense, establecido por la Oficina de Control de Bienes Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro que obligan a que los  bancos se nieguen a procesar transferencias de depósitos cubanos, debido a los estrictos mecanismos de control y los reportes exigidos por las autoridades federales.

Los trámites consulares en la Sección de Intereses de Cuba en Washington se pagan principalmente a través de money orders y debido a las mejoras en las técnicas de rastreo  hoy a las instituciones bancarias son reacias a procesar montos elevados por esta vía. La razón de peso está en las dificultades que se derivan para establecer la procedencia del dinero y que por lo general impiden un seguimiento de la ruta de los activos líquidos desde su origen hasta su destino, tal y como desean los estados y entidades dedicados al blanqueo de dinero.

Aunque el gobierno de Obama, en su lenguaje amable y complaciente  hacia Cuba, haya solo aclarado que están tratando de buscarle un banco a la isla para que continúen sus operaciones lo cierto es que el hecho puede ser interpretado de muchas maneras que van desde operaciones ilícitas como sucedió con el lavado de dinero en bancos suizos  en el 2003,  así como un descontrol en el  tránsito de cubanos  hacia  ambos lados , luego que también La Habana  redujera al mínimo las restricciones de viaje al extranjero.  Otra de las causas habría sido algunas alertas de servicios secretos  sobre financiamiento de planes y grupos  afines a La Habana

La medida ha generado  muchas dudas y malestar en la comunidad cubana ya que en una época de festividades se interrumpen los viajes.  Se prevén perdidas no solo en las agencias de viaje  sino además en las líneas aéreas que  enlazan a amas comunidades.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*