Comienza a llenarse el Tibor Demócrata

Por Alberto Perez Amenper

tiborNo creo que nadie- ya sea contrario o miembro del partido Demócrata-, pueda dejar de reconocer que esa facción  se ha convertido simplemente en una militancia socialista.

Esto no es nada malo para un partido político, simplemente representa una preferencia política lo cual es representativo de la diversidad de la democracia.

Pero considerando lo que el socialismo representa donde se establece, no podemos menos que preocuparnos.

Hillary Clinton ha sido y es socialista. Usar otro nombre es cuestión de semántica, pero eso es lo que ella representa.  En el nuevo partido demócrata, ser socialista ya no es suficiente, tienes que ser un socialista radical.  Por eso le han salido hasta ahora dos oponentes y los dos están por la izquierda de Hillary.

El primero fue el sincero Bernie Sanders, que no niega su condición de socialista y ahora nos sale el antiguo Gobernador de Maryland y antiguo alcalde de Baltimore, Martin O’Malley

Se presentó ayer en la televisión anunciando su candidatura en la ciudad de Baltimore, con un telón de fondo con escombros de los recientes disturbios, negocios saqueados, y cadáveres de e 43 víctimas de homicidios de la ciudad en mayo, un récord nacional.

¿Qué nos puede ofrecer O´Malley?  Scott Walker habla de hacer nacionalmente lo que hizo en su estado.  ¿Puede hacer O´Malley lo mismo? , El desempleo en Baltimore es 8,1% y la población ha disminuido en unos 35.000 desde 1999 no es la huida de los blancos solamente, los negros decentes también se han ido. Como los negros que quedan es la raspa del fondo de la cazuela, el ingreso promedio de los negros es la mitad que de los blancos, pero ahora O’Malley nos hablará en sus campañas contra la desigualdad.

Planea irse más  a la izquierda que Hillary, y el sábado lamentaba “una creciente injusticia en nuestro país hoy”. Aunque su partido ha controlado la Casa Blanca durante siete años, y él ha gobernado Maryland como un experimento de laboratorio progresivo con resultados desastrosos, afirmó podría equilibrar el presupuesto simplemente haciendo “responsables” a los ricos. Pero durante sus ocho años como gobernador subió como  40 impuestos, por $ 3 billones al año y aumentó los gastos por un 33%

Casi todas sus alzas de impuestos de su millonario presupuesto (que expiró en 2011) y el aumento del impuesto sobre sociedades (a 8,25% de 7%) golpearon a los votantes de bajos ingresos y ricos por igual. En 2007 levantó el impuesto a las ventas al 6% del 5% y se duplicó el impuesto sobre los cigarrillos a 2 dólares por paquete. En 2011 se apropió en el impuesto sobre el alcohol en un 50%.

Estos fueron seguidos por un “impuesto al ras” y “lluvia de impuestos” a los propietarios para financiar mejoras en el sistema alcantarillado y saneamiento ambiental de la bahía de Chesapeake, necesario, en parte porque el gobernador apropió $ 1,2 billones de fondos especiales para la restauración del medio ambiente. También robó cientos de millones del Fondo Fiduciario transporte — y luego subió el impuesto a la gasolina para compensar el déficit.

Pudiéramos pensar que todo esto podría atraer a algunos votantes liberales. Sin embargo el gobernador republicano Larry Hogan fue electo contra al candidato que apoyó O’Malley, Anthony Brown. El otoño pasado basando su campaña Hogan como si fuera un referéndum sobre su historial económico de la tenencia de O´Malley.

La victoria de Mr. Hogan fue especialmente impresionante porque los demócratas superan en número a los republicanos en Maryland por dos a uno.

Si O´Malley no pude retener la gubernatura en un estado tan Demócrata como Maryland, no comprendemos lo que le hace pensar que puede ganarle a Hillary y mucho menos ser electo presidente..

O’Malley puede atraer a algunos demócratas como una alternativa a la inevitabilidad de Clinton y como cinismo, pero tiene pocas posibilidades en la nominación a menos que la  Clinton inesperadamente se retire ante la presión de sus escándalos, y luego otros demócratas se unirían a la carrera.

Pero hemos visto cosas más raras que está en los últimos tiempos, y siempre será divertido ver los debates entre estos tres socialistas disputándose cuál de los tres es el más cerca al comunismo.

Ahora, yo creo que los republicanos se sentirían muy felices compitiendo contra el modelo progresista de Maryland.

Comments are closed.