¿Cómo enfrentar el peligro del terrorismo Islámico?

Por Alberto Perez Amenperislam

Lo primero es aceptar que el peligro existe y que proviene del Islam.

Dejar que las fracciones islámicas se destruyan unas a las otras y no intervenir en el Medio Oriente, es como el avestruz introducir la cabeza en la tierra para huir del peligro.

Sunís y Chitas son enemigos jurados del occidente y el califato se impondrá por la fracción ganadora, que en este caso se vislumbra cómo la fracción Chita de Irán y Siria con la ayuda de Rusia.

Una vez establecido el califato en el Medio Oriente, lo que tiene que seguir por las profecías del Corán es el califato mundial.

El ataque a América es cuestión de tiempo, ataques terroristas primero y la invasión total una vez que destruyan y desestabilicen la sociedad cómo están tratando de destruir la estabilidad en Israel.

Un acto de terrorismo islámico mucho mayor que el 9-11: la detonación de un artefacto nuclear terrorista islámico (sucia o no) en una gran ciudad de Estados Unidos o 100 millas sobre el corredor noreste urbano que trae nuestra red eléctrica y la electrónica llevará a los Estados Unidos  a una condición de pre-1900 creando tiempos de terror.

 Se levanta un ejército de millones dentro de Irán, Siria y se prepararán para el ataque a América.

Será demasiado tarde para resistir.

Solamente si se elige un gobierno que pueda enfrentarse sin trabas, cómo el gobierno de Bush después del 9-11 tiene la posibilidad de Estados Unidos de subsistir.  Ante la amenaza el gobierno tendrá que tomar medidas, los seguidores del islámico radical que están identificados serán neutralizados antes de que comiencen más actos terroristas en el territorio americano – sin derechos Miranda – y ya no se tolerará el Islam como “religión de paz”.  Los  “derechos civiles” de los musulmanes  en los Estados Unidos se suspenderá ante la emergencia por un tiempo como cuando la segunda guerra mundial que se reconcentraron a Nazis y simpatizantes del imperio de Japón.

Se oirán quejas de los que siempre culpan a de América, los que inventarán teorías que dirán  “La CIA lo hizo”, y apologistas del Islam, pero su número se reducirán a la insignificancia.

Pero serán muy vocal y posiblemente violentos. Seguirán los atentados terroristas, pero los Estados Unidos y sus aliados tendrán finalmente la voluntad de abordar la ideología islámica como deberíamos haberlo hecho desde el 9-11. Cuánto tiempo tomará resolver esto si es posible resolverlo, dependerá de la magnitud de los hechos de violencia. Que posiblemente sea  más de un término presidencial o la derrota total con un Califato en América.

 

Pero hay dos pasos básicos, dos prioridades, que pudieran evitar este escenario, pero todo depende de enfrentarse a la realidad del peligro islámico antes de que sea demasiado tarde.

Prioridad uno: No continúe a ser un pensador de un deseo de un arreglo con el Islam, que es engañarse a sí mismo.

Entender la verdadera naturaleza del Islam por sí mismo. Apropiadamente no pueden interactuar frente a lo que no entiendes.

Prioridad dos: Elegir a los candidatos que entienden la ideología islámica y la amenaza islámica.  Tenemos que aprender a distinguir a los apologistas islámicos de aquellos que entienden la verdadera naturaleza e intención del Islam y la mayoría de los musulmanes.

Dejarse de relativismo cultural, la idea de que todas las culturas son compatibles con la libertad y los valores estadounidenses. Algunos se han claramente mostrado en diametral y diabólica oposición con los valores de América.

Una vez establecida estas prioridades, el gobierno tiene que establecer su política de tiempo de guerra contra el Islam.

No aceptar más que Islam es una “religión”. Es una ideología totalitaria en conjunción con sediciosas ideologías como el nazismo durante WWII así que debe ser tratado legalmente como tal.

Reconocer que los derechos otorgados a las religiones no deben extenderse a cualquier ideología que es intolerante de los derechos humanos como es la ideología del Islam.

Detener la inmigración de países musulmanes. Restringir la inmigración de musulmanes confesos

Expulsar a alguien defendiendo la práctica de la yihad.

Requerir a los inmigrantes a firmar un documento jurídicamente vinculante con juramento de lealtad a la integración y asimilación en su nuevo país.

Prohibir la construcción de nuevas mezquitas.

Cierre de escuelas islámicas que enseñan la ideología islámica. Permitir que estas escuelas islámicas es como permitir que las escuelas nazis durante WWII que imparten subversión y sabotaje.

Eliminar el liderazgo débil – aquellos que se niegan a reconocer la supremacía de la ideología fascista, del Islam y el  peligro que representa para las libertades de los Estados Unidos.

 

Esto parece locura, algo difícil de aplicar en la cultura de permisismo actual, pero es la única disyuntiva, o se aplicar primero, antes de los ataques, o se tendrá que aplicar después de los ataques, cuando la mayoría entonces estará de acuerdo.

La lógica indica que la previsión es mejor que esperar a ser atacado, aunque esto es difícil de que se aceptado sería una solución final al problema del terrorismo.

La ideología islámica pudiera ser derrotada en una manera similar a la que se aplicó al fascismo durante WWII: si identificamos la ideología islámica por lo que es y comprometemos nuestra voluntad y recursos para vencerla, va a ser derrotada o se transformará en algo más benigno.

Pero dudamos que haya un gobierno que establezca estas medidas preventivas, tendrán que haber miles de víctimas antes de que el gobierno actúe, y quizás entonces sea demasiado tarde.

Comments are closed.