¡CÓMO NO VAN A SER CASTRISTAS…!

cubans un paso mas y llegamos afiche

Por Andrés Pascual

La momia de Fidel Castro se la enseñan a gente “de la casa”, de amplio sentimiento antiamericano y pro castro-comunista “hasta la tambora”.

Por lo que supongo y lo afirmo, que nunca me han interesado las famosas tres fuentes exigidas “al buen periodista” ni el balance informativo, a fin de cuentas, soy uno de los platos de la pesa, que Leonel Fernández es castrista, por eso le enseñaron al “muerto-vivo” reliquia haced un par de años, así que juzgue usted.

Que ordeñen al Imperialismo invasor que “asesinó” a Caamaño, representante de Castro en la aventurilla que tuvo como objetivo convertir a República Dominicana en “un mar de felicidad”, son otros cinco pesos… hasta su jefe y mentor en La Habana se “está abriendo al mundo” y “cogiendo lo que pueda de los yankees”.

Aunque lo que diré no tiene nada que ver con Leonel, que le “cogió” al cubano exiliado como contribución a su campaña hasta lo que no debo escribir, “invitados” por Pérez Roura desde Radio Mambí, de alguna forma toca al individuo también que, para colmo de males y traiciones, se convirtió en “ambia” de la tiranía casi en igual grado que de Chávez, porque, por ejemplo, la aduana de ese país la controló la DGI castrista durante su período, hoy, no sé.

Tomé del magazine Conexión Cubana 1, administrado y editado por un matrimonio americano-dominicano, un material de colaboración que enumera por décadas la avanzada quisquellana hacia el Beisbol Organizado.

Durante los 50’s, 2 jugadores, en la década siguiente 22, a pesar de que debutaron muchos más cubanos, aun con la prohibición-decreto del tirano contra el beisbol nacional.

La salida del mercado del ámbito caribeño de la ex Perla de Las Antillas, acondicionada a la ruptura de relaciones con Estados Unidos, provocó que casi todos los países del área más Uruguay se beneficiaran, al ocupar los lugares de privilegio que una vez tuvo Cuba en la oferta internacional, por lo que el tabaco, el ron o el azúcar pasaron a las manos oportunistas de México, Puerto Rico o Dominicana, además de otros renglones como el turismo, razón que inició el despegue de plazas de interés como Punta del Este, Copacabana, Bariloche o Puerto Vallarta.

También se aprovecharon de un mercado especial, llamémoslo humano, de importancia vital como soporte de la infraestructura, que incluyó a médicos, ingenieros, arquitectos, economistas, abogados, gente de prensa, hombres de negocios… hasta los artistas y el personal técnico de la televisión cubana y el radio se convirtieron en contribuyentes al desarrollo, incluso a la creación, de medios de prensa o entretenimiento en países como Puerto Rico, Venezuela, Argentina… hasta El Salvador.

Los boxeadores no quedaron fuera de éste contrato silencioso obligado con la tiranía, por lo que Mantequilla Nápoles y Ultiminio Ramos se hicieron mexicanos y comenzaron a defender el nombre del país en la arena internacional, lo mismo sucedió con Pedro Miranda en Puerto Rico o con José Legrá y Santos Menéndez en España.

Robinson García se clasificó primero en el escalafón junior welter en 1964-65 residiendo en Francia. A Puerto Rico fueron Yamil Chade y Tuto Zavala y a México-EUA Cuco Conde entre otros promotores y managers.

Pero fue el beisbol el mayor receptor de la contribución cubana desterrada, al fortalecer el flujo de jugadores desde Cuba la pelota invernal de países como Puerto Rico, Panamá, Nicaragua o Venezuela, con México recibiendo el aporte tanto en la Liga del Pacífico como en la Liga Mexicana.

La tragedia provocada de la plaza cubana incrementó las posibilidades de otros que estuvieron siempre bien lejos y a la zaga de Cuba, como Dominicana, Panamá, Puerto Rico, México y Venezuela, en lo que también tuvo que ver la participación criolla exiliada, por la cantidad de scouts cubanos que trabajaban en el área, que firmaron a muchísimos de esos peloteros para clubes de Grandes Ligas, como Willy Calviño, que aseguró a Concepción para el Cincinnatti.

Todavía, a finales de los 70’s, Regino Otero firmó a Pedro Guerrero para los Dodgers y Corito Varona descubrió a Valenzuela, que fue firmado por Mike Brito para el mismo club.

¿Qué hubiera pasado si el tirano no desmembra la maquinaria del beisbol cubano, su funcionamiento dentro de la Isla ni sus relaciones con el Beisbol Organizado?

Déjenme contar algo, el cubano Rafael Ávila, manager de equipo y miembro de la directiva de la liga cubana amateur de invierno conocida como Quivicán, fue Vicepresidente de los Dodgers de Los Angeles, secció Scouting para América Latina, hoy está retirado. Es padre de un alto ejecutivo de los Tigres de Detroit, Al Ávila I y abuelo del cátcher del club Al II.

A principios de los 80, cuando se inició la invasión dominicana hacia el Beisbol Organizado, Rafael, que había estado trabajando en Quisquella con los amateurs y armó el equipo que ganó en La Habana los Centroamericanos de 1982, además, confeccionó el que mató a palos a los castristas en Edmonton 1981 con score 13-11, le sugirió a la gerencia de los Dodgers que miraran hacia aquel beisbol, porque había material.

Los Ángeles habían estado esperando, como todos los clubes de las Mayores, porque se pudiera traer de vuelta al jugador cubano de la Isla, de convencerlos de lo imposible en aquel momento se encargó Ávila, que, tomando como experiencia las de los Cubans Sugar Kings, le sugirió a la gerencia la apertura de la primera academia en el país, que los Esquivadores han considerado un gran negocio. Hoy, clubes de la Liga Japonesa, como Hiroshima Carps, tienen su escuela allí.

Bueno, lo que le gusta a la gente leer, ¿Qué hubiera pasado si…? En primer lugar, los Cubans (foto pasquín del club para 1960) no hubieran abandonado el circuito Internacional y quizás hubiera progresado la solicitud de una franquicia para La Habana, específicamente la que ocupó Montreal en la Nacional a partir de 1969.

En segundo lugar, el beisbol fue descabezado en Cuba en su mejor momento, por lo que, durante los 60´s, hubieran debutado el triple de los que lo hicieron, igual durante los 70’s…

Las Ligas Menores, como siempre, inundadas de jugadores cubanos que, o no subían o subían y bajaban a las Mayores.

Y lo mejor: los scouts Calviño, Regino, Preston Gómez, Mike Brito, Corito Varona, Peña, Camilo Pascual, José Martínez, Izquierdo o de la Hoz, entre muchos, no se hubieran ido de Cuba.

La peor afectación hubiera sido para República Dominicana, porque Ávila, al que le llaman “el descubridor del beisbol dominicano”; al que homenajean anualmente por su ayuda capital para que lograran que, este año, más de 600 peloteros pasaran por… o estén en Grandes Ligas, TAMPOCO HUBIERA ABANDONADO CUBA.

Sobre estos razonamientos, si se hubieran colado 100 quisquellanos en Grandes Ligas, le tendrían que dar gracias a Dios a todas horas, como Venezuela, Puerto Rico…

Esa hubiera sido la realidad abortada por la tiranía, quien no lo crea es por anticubanismo, o por desconocedor más grande que una casa de tabaco.

La Administración Obama se ha encargado de poner a temblar el área, a todas luces, se pronostica “tsunami”, cuestión de menos de 5 años, y eso que ya Cuba no produce ni la mitad del material de antes de la tiranía dictatorial castrocomunista de 1959.

 

Comments are closed.