¡CON EL DEMONIO NO SE NEGOCIA…! Pancho el Papa

pancho cartel chePor Andrés Pascual

Veo a Marco Rubio despistado, incapaz de entender que, proteger ilegales hablando de reforma sin exigir el retiro a sus países y después reclamar desde allí, fue su tumba…y conozco el detalle familiar: hijo de cubanos casado con colombiana, es decir, para los americanos, el “coco macaco”.

No es suficiente ser decente, no es suficiente ser íntegro moralmente, demostrado por Donald Trump que, cada vez que abre la boca y sale un sapo o una culebra, gana 1,000 votantes y por discurso bota colecciones de estos animales.

Hace poco Rubio se refirió a que Ted Cruz no hablaba inglés, lo señaló como “un vacío” político, yo le preguntaría a Marco si existe alguien que no pueda ver que Cruz no opta por un puesto de dependiente de una cafetería en la 14 y la 2 del Este de Hialeah; al modo mío de ver el asunto, para lo único que sirve el español en este país, porque los chicanos no lo aprenden, por cierto, mal hablado, con la tonalidad y la expresión de ambiente marginal de cualquier lugar de La Habana. No tiene que ser de solar, porque solar es el reflejo de la robolución, que se expandió a todo el país, a todos los estratos… infección generalizada y garantizada ante fallos imperdonables de los pueblos, sin vacuna ni reactivo ¡Marco, por favor, no aprietes tanto coño…!

El magnate está donde está no porque el americano se haya cansado de “los políticos tradicionales”, ese es el invento de la media comunista y de la “entreverá” para aliviar la roncha que les ha causado ver cómo levanta el vuelo y se aleja; a fin de cuentas, las clases vivas son políticas e interesan más, porque son los responsables de poner a esas figuras con las que se critica lo político, que tienen que hacer lo que crean los ricos en ambas arena de combate: dentro del país o en la internacional. Así que a Trump deben comenzar a tratarlo como político, sin el disfraz hipócrita del hombre decente que hace maravillas por detrás.

La llave del éxito de Trump es poner puntos sobre las íes con nombres y apellidos…se puede decir que es el próximo presidente de América y hay gente que dice que, si saliera, tal vez haya que irse del país; como no, ahí están Rusia, Cuba…a ver si los reciben; pero hay que ser muy “nadie sabe qué”, para referirse de esa forma a Donald Trump y haber vivido 8 años de tiranía islamo-comunista con Obama ¿Acaso alguien cree que este hombre lo haría peor que el Birracial, que Sanders o que Hilaria? Si los hay, que reserven pasaje, que aquí sobran… Trump tiene otra cosa atractiva, “no hay que echarle en el sombrero”.

Compendio a las acusaciones de barbería contra Donaldo, quisiera conocer, más allá de las que escupen candidatos “políticos” del fracasado GOP, ¿Cómo piensan los ricos del país? ¿Qué dicen Soros, Buffet, Bill Gates, toda esa gente que ayudaron al birracial para que ejecutara su obra de buen radical contra el odiado bastión de Occidente? Algo se ha conocido, Soros se arrepintió de haber apoyado a Obama, 7 años y medio después, dijo que debió poner su billete en la yegua vieja con mataduras. Hoy, con uno de sus iguales en la supuesta terna contraria ¿Pondrá la ficha al número o al color en esta ruleta?

Tal vez sea…¿la crisis? A ciencia cierta, no tengo la menor idea de por qué los corderos de hoy adoran a este lobo que habita el Vaticano. Una mujer dijo en un canal hispano: “…todo lo que habla es divino…”, y la “conductora” de un programa del propio canalucho, “la gente espera al Pontífice, lo que dirá, como a una bendición divina”.

Bueno, si lo esperan como la gente en Cuba a las galletas de sal, que las vendían cada un par de años, o el chocolate, cada 7 ½ para evitar a los que cumplían a partir de una fecha, lo esperan de verdad.

A mi no me importa cuánto lo quieren o lo dejan de querer los hispanos, me preocupan los cubanos (ojo, kubanoides no), que van a la Ermita, la mantienen y se desvivieron cuando el felón ítalo-argentino fue puesto en sotana papal, por el triunfo demoledor de la facción atea y comunista cardenalicia.

¿Los cubanos del “exilio histórico” comulgan con Pancho? ¿Acaso no son los mismos que han argumentado que debieron abandonar Cuba porque “se sentían perseguidos por los castro-comunistas debido a sus creencias?

Esos Testigos de Jehová, acusados y sancionados a entre 6 meses o dos años por rechazar el Servicio Militar, celebraron un Congreso en Cuba hace como 8 ó 9 años, pero estoy hablando de la Iglesia Católica.

¿Qué opinión tienen de Pancho los fieles que se fueron de Cuba sin haberle tirado un hollejo a un chino, pero era “mal vistos” por practicar la FE? En muchos casos, los verdaderos platos rotos los pagaron hijos, nietos, sobrinos…con el hacinamiento en los campos de concentración UMAP.

El mandante en el Vaticano declaró que “con el Demonio no se podía negociar”, no voy a ser cursi por expresiones como “el demonio es él” o “es el anticristo”, no, Pancho es un buen comunista, por lo tanto, mejor ateo.

Declaró que Cuba era la esperanza del mundo y no quiso decir que Cuba como país, que institucionalmente no existe, se refirió a los tiranos, a “sus legados”.

De Pancho se sabe todo y se puede avizorar el futuro, porque deja huellas muy profundas en terreno fangoso; todavía mejor: 6 meses, un año antes de que lo eligieran por la victoria del bando rojo vaticano, se podía conocer que saldría Papa para reventar a la Iglesia. En plena era obamista era imposible un papa ni centrista.

Sobre bases sólidas de interés comunitario, de importancia para la lucha contra el castro-obamismo, quisiera saber la razón por la que, cubanos “exiliados”, mantienen a la Iglesia en presencia y contribución, cuando semejante enemigo de la FE a cargo del desorden, ha convertido el templo de San Pedro en una letrina ideológica.

No tengo dudas de que a una parte más que generosa del llamado exilio histórico haya que tratarlo con los mismos improperios que a Pancho Montón, después, “que baile el gordo”.

Deja un comentario