CON ‘MÚSCULOS’ MARTÍNEZ NO PUEDEN DESVIAR LA ATENCIÓN

Por Andrés Pascual
eugenio-mart-3-estaGlenn Garvin es otro empleado de la “Nacional Comunista de América”, trabaja contra USA desde las páginas de The Miami Herald, grupo de intereses pro-establishment, quien según parece, se encomendó a sí mismo desviar la atención sobre la abrumadora cantidad de hechos delictivos contra la Seguridad Nacional del clan Clinton, y digo esto, porque el aire no bate en la dirección de los libelos que andan como desorientados.
Para tan canallesca y traidora misión, escogieron la historia “desclasificada” de un cubano que tiene más valor personal y moral que todos ellos juntos, el artemiseño Eugenio Martínez (FOTO EN EL PARQUEO LATERAL DEL VERSALLES), apodado por sus amigos y conocidos “Músculos”, quien aún conserva una figura envidiable a los 94 años. Entonces lo llama ladrón, “burglar en ingles”, con desfachatez tendenciosa e inaceptable.
Resulta que Hilaria, delincuente de proyección internacional, con hechos de sangre a su cuenta y a la de su marido, con facilidad enfermiza para mentir, está de tal forma en el medio de un huracán, que la media comunista nacional, su aliada de lujo, aparentemente por encargo del poder financiero-político controlador del NOM, poco a poco, sigilosamente, la han ido recostando a la pared con cierto grado de indefensión, porque son sus supuestos aliados históricos quienes la están tratando últimamente de forma inquisitiva, verificable en opiniones de sus presentadores y en ciertas preguntas que le han hecho a su propuesta de “vice”, un despintado y despistado tonto, inútil y medio payaso, que no sabe ni puede explicar lo que no entiende, porque la encomienda es ponerlo a hablar basura, a justificar las mentiras y mofarse de la candidata exprimiendo al tipo.
Traer el caso Watwergate como desvío de la atención para la audiencia hispana y americana “liberal” comunista, tiene como objetivo luchar contra los números en baja de Clinton por indecencia, traición e infidelidad, porque Hilaria fue una de las promotoras contra un grupo de valientes pro-americanos anticastro-comunistas, que entró al edificio buscando material muy sensible para la Seguridad Nacional, relacionado con la actividad antiamericana de cierto político demócrata y la URSS por medio de la tiranía castrista. Para cosas sucias antiamericanas y pro establishment, se ha podido contar con ella y con su marido a la hora que sea.
Si se esmera y lee entrelíneas, es la presentación de una preocupada Hilaria Rodham, que fue capaz de crear una intención negra para defender a violadores de una niña incluso, como la persona ideal por su “transparencia y honestidad”, porque, “si la escogieron para armar el bochinche en 1973, figúrate…”.
Pero ni comunistas hispanos ni negros comunistas y oportunistas ni la decadente Academia podrán hacer algo que ponga a la Señorona en la Casa Blanca, está descartado y menos cuando el filipino Primer Ministro acaba de demostrar cómo ve la comunidad internacional a Obama, ni como negro ni como birracial ni como jihadista, sino, en el plano personal, el hijo de una puta,
Elegir a Obama en el 2008, entre los peligros que proponía, descollaba la manifestación de rechazo a su falta de liderazgo a través de una monumental falta de respeto personal, porque, de forma directa, sin rodeos, su madre fue una mujer blanca promiscua, atea, comunista y muy influida del islamismo, que ni sus padres, que criaron a Obama ni ella misma, intervinieron en la formación religioso-ideológica de su hijo, precisamente, porque el Islam es crimen, esclavismo y antioccidentalismo y aquella mujer, vilipendiada por el filipino, era enemiga del capitalismo, simpatizante-militante de intereses anti-occidentales.
Tratar de desviar la realidad vergonzosa y traidora de Hilaria Rodham, utilizando una historia de 43 años porque “fue desclasificada”; intentar iniciar una persecusión de un hombre que tiene el valor que le falta a todo el partido demócrata junto, es una estupidez supina, porque no hay algo más diferente en todo que Eugenio Martínez y los Clinton, demostrado en los hechos: Músculos no ha sido capaz de manchar a nadie con lo que conoce y Hilaria declaró que la acusación por los email fue obra de Colin Powell, porque “le sugirió cosas” que el aludido desmintió enseguida.

Parece que a los Herald no han llegado los tiempos de cambio, yo quiero ver cómo van a tratar la derrota de Hilaria, que será monumental; incluso cómo cobardes estilo Glenn Garvin, van a hacer alguna historia tan novedosa que no pueda leerse porque las telarañas lo impidan, sería saludable para ellos que, la gavilla de traidores de McClatchen Group, comiencen a poner en orden el sentimiento obligado que ya fabrican sus hermanos de la media comunista como CNN O MSNBC: HILARIA NO PUEDE ESTAR OTRA VEZ EN LA CASA BLANCA NI DE VISITA…

Deja un comentario