¿CON QUÉ LO OBSEQUIARÁN EN LA HABANA?

Por Andrés Pascual

HAB0421 LA HABANA (CUBA) 19/09/15.- El papa Francisco es recibido por el presidente de Cuba, Raul Castro (2i), hoy, sábado 19 de septiembre de 2015, en La Habana, Cuba, para una visita apostólica de 4 días, en un viaje que también le llevará a Estados Unidos, los dos países que contaron con su apoyo para lograr restablecer sus relaciones diplomáticas. EFE/Orlando Barría
HAB0421 LA HABANA (CUBA) 19/09/15.- El papa Francisco es recibido por el presidente de Cuba, Raul Castro (2i), hoy, sábado 19 de septiembre de 2015, en La Habana, Cuba, para una visita apostólica de 4 días, en un viaje que también le llevará a Estados Unidos, los dos países que contaron con su apoyo para lograr restablecer sus relaciones diplomáticas. EFE/Orlando Barría

En la tragedia cubana no cree nadie: se dice, se redice, se recontradice y nadie cree, tal vez una leve señal de asentimiento por compromiso, después ¡ME VOY PA’ LA HABANA Y VUELVO OTRA VEZ!

De 1990 hacia atrás hubo represión comunista en Cuba, lo de hoy es lo normal en cualquier país: un par de palos por el lomo y a dormir en casa; si detenido, 8 horas y pa’ casa…perdón, esa no es la rutina de aquellos asesinos, por eso en la disidencia hay tantos ex oficialistas de todos los sectores, si no…

Ya Pancho vio a su “Cristo redimido”, lo visitó en el cagadero e intercambió regalos ¿Qué le habrá dado para que nunca olvide el viaje? Aunque ese es un presentico personal de Cagancio, tal vez un jarabe de moringa, a fin de cuentas, el tipango acepta hasta un cubo de mierda. Falta el de Raúl a nombre del “pueblo” cubano.

A ver, los argentinos, un póster reivindicativo de Las Malvinas, sello Cristina montón; en Bolivia, un presente ateo de subordinación de la Iglesia al comunismo: un crucifijo y la hoz y el martillo, en La Habana ¿Qué será, será? Estilo Doris Day.

En Cuba la mayoría no conoce qué es el catecismo ni las estrofas del Padre Nuestro, tampoco son mayoría los católicos, como escribió Gina Montaner en El Mundo de España, sino fidelistas-oportunistas, conocen el Itá y hablan “en lengua”, pero ¿Católicos? Por favor, que yo viví 30 años de la barbarie y hoy es mucho peor.

El tremendo rechazo que le hace el kubanoide al sacrificio personal es tal que, detrás de cualquier visita de “gente importante” a Cuba, la esperanza que depositan en que el intruso haga lo que solo a ellos les corresponde es aberrante y no esperan libertad ni soberanía ni ninguna de esas basuras capitalistas que tanto daño hacen, sino las calles llenas de tiendas, con los productos gratis; aparentemente, se ven en mansiones con piscina, computadora super e internet y un auto en el parqueo, cualquier cosa a mano solo con pedirlo y, lo más importante, SIN LUCHAR para obtenerlo.

Yo no sé si ha sido el paternalismo, pero se ha configurado una población que no parece criolla filosóficamente, por lo menos ni de la región, que cree que lo merece todo y el mundo le está bajando los humos a trompada limpia, porque no tienen ni lo que debieran por cuenta propia, que es el poco de moral y de principios que creen los valores necesarios para hacer por sí mismos.

Para América y el mundo en Cuba ya no pasa nada, porque pasa mucho menos que en el resto de los países, no solo hambre y necesidades, sino represión y peligro por la integridad civil y por la vida misma, cuando alguien desaparece desaparece de verdad, no como la farsa que habilitaron entre “los opositores” y Miami, por ejemplo, con Tania Bruguera. Otras veces lo he dicho, esos asesinos no son chapuceros, de muertos en cunetas o vivos dejados caer desde un avión al mar, aunque lo practicaron una vez en Guántanamo y nadie escarba esa historia. La situación del pueblo entusiasmado es difícil, porque ni lástima inspira.

El compromiso oficialista del kubanoide es la imagen que vende de la Cuba de hoy, tantos recibiendo al Papa, a un individuo que comulga con las ideas de quienes, dicen ellos, los reprimen, es una carta de recomendación a favor del castrismo; a fin de cuentas, al mal llamado Santo Padre lo llevaron a Cuba los castristas.

El remate ha sido tan demoledor, que Raúl Castro atacó al capitalismo y defendió a la Robolución, precisamente, con las palabras de Pancho, mejor sentido de entendimiento de lo que pudiera hacer el fantoche jefe del Vaticano ni inventándolo.

Por razones que no alcanzo a ver ni entiendo, a Pancho el mamporrero lo que le interesa es el matrimonio entre Raúl y Obama, lo demás no cuenta.