Conservador no quiere decir Derechista

enero 29, 2016 12:27 am0 commentsViews:

 Por Alberto Pérez Amenper 

unnamed (55)Decir la palabra “conservador”, y surge la percepción institucionalizada de racista, rico,  belicista y sobre todo derechista.

El conservador precisamente defiende la soberanía del individuo y su libertad en todos los aspectos de la vida.  El más alto nivel posible de libertad en la economía, en la cultura, en el desenvolvimiento de la sociedad y en la acción individual de las personas.

Lo principal en un conservador es  reducir y en lo posible eliminar las ataduras que constriñen la libertad individual, y principalmente el estatismo en todas su formas con una reducción de las competencias de las administraciones públicas y su traslado a la sociedad civil, y por una devolución al ciudadano del poder para tomar sus propias decisiones con la mínima (o idealmente ninguna) injerencia del Estado.

Así que una dictadura ya sea de derechas o de izquierda no tiene nada que ver con ser conservador porque el dictador es el poder del estado sobre el individuo, y ningún dictador ya sea de derechas o de izquierdas puede decir que se basa en los principios conservadores.

La individualidad hace que el conservador no puede ser racista, porque no se trata de una ideología de un grupo particular, es la soberanía del pensamiento del individuo lo que lo hace conservador no la raza o el lugar de origen.

En lo económico es también la libertad lo que se impone en el pensamiento conservador.  La libertad del individuo, el libre comercio sin injerencia del gobierno para tener su empresa o su trabajo según considere conveniente.

La religión tampoco tiene nada que ver con ser conservador, porque las creencias son individuales.

Se puede ser ateo y ser conservador.

Los nuevos militantes ateos no son conservadores porque no son más que un movimiento surgido dentro del ámbito liberal.

No son realmente ateos, han creado un grupo político-religioso (la religión atea) para impulsar una agenda socialista.

Hay conservadores ricos y pobres, blancos y de colores, religiosos y ateos pero todos tienen en común el amor a la libertad individual.

En un contexto de política exterior, “liberal” y “conservador” no tienen ningún significado real y nunca. Cuando se trata de gobernar, la dicotomía operativa no  es de la izquierda contra derecha, realistas contra idealistas o aislacionistas contra aquellos comprometidos con compromiso y liderazgo.

La brecha real se produce entre los que compran en los mitos pacifistas liberales, y entre los no lo compran porque ven esos mitos por lo que son: invenciones que se han convertido en una fuente de engaño de que ponen en peligro el interés y la seguridad nacional.

El sueño americano una historia moral que se basa en los principios y valores que dejaron sus fundadores.  Estos principios son los valores conservadores. Y todos están fundamentados en la libertad.

Estos son principios de libertad que instruyen  e inspiran pero que  también advierten

Esta es la advertencia que nos dejó Ronald Reagan:

 La libertad nunca está a más de una generación de su extinción. No se la transmitimos a nuestros hijos en la sangre. Hay que luchar por ella, protegerla y entregársela a ellos para que hagan lo mismo o un día nos pasaremos nuestros años de vejez contando a nuestros hijos y a los hijos de nuestros hijos lo que fueron una vez los Estados Unidos donde los hombres eran libres”.

 

Leave a Reply


A %d blogueros les gusta esto: