Continúa el infierno carcelario de dos esposos disidentes negros en Cuba

Por ZOE VALDES (Texto tomado de su blog)

soniaSonia Garro Alfonso y Ramón Alejandro Muñoz llevan ya dos Navidades encarcelados, ambos son negros, los dos están enfermos. Castro II, ese tirano del ‘cambio fraude’ que todos quieren ver como el hombre de las renovaciones y la transición, no ha movido la más mínima uña para liberarlos. Y esas son las condiciones que los Castro le han impuesto siempre a Estados Unidos y al mundo: opresión contra el pueblo cubano y dinero por un tubo y siete llaves para ellos, para su enriquecimiento personal.

En marzo del 2014 Sonia y Ramón Alejandro cumplirán dos años presos. Este blog ha mantenido en permanencia y muy alto el clamor por su libertad inmediata. La inocencia de Sonia Garro Alfonso y de Ramón Alejandro Muñoz está más que comprobada, ella es Dama de Blanco, ambos son dos luchadores por los derechos humanos.

En lo que va de año muy pocas voces se han levantado para exigir su libertad, así como la de otros presos políticos. Da vergüenza que todo lo que se escribe acerca de Cuba luzca el engañoso sello de un posible “cambio económico” dentro de la isla. Da vergüenza que los cubanos se conviertan en esclavos de los chinos, de los brasileños, como ya han sido de los franceses, de los italianos, de los mexicanos, y de tantos empresarios aprovechados que radican en la isla. Da vergüenza que dentro de poco los cubanos sean esclavos de los mismos cubanos exiliados, y hasta de los americanos. Ese es el mayor fracaso de esa basura llamada “revolución cubana”, nada que ofrecer, más que miseria, represión, falta de libertades y muertes por asesinatos. Da vergüenza que los grandes periódicos y televisiones del mundo no se enfrasquen a toda voz en una campaña internacional demandando la libertad de los presos políticos cubanos, condenen el Apartheid que padecen los cubanos.
Desde este blog exijo -como en numerosas ocasiones- a los Castro, la libertad inmediata de todos los presos políticos.

Cuando Fidel Castro y sus secuaces asaltaron el Cuartel Moncada, donde hubo una gran cantidad de víctimas de ambas partes, al año de vivir en una prisión de lujo en la que Fidel Castro fumaba los mejores tabacos, leía los libros que lo convirtieron en comunista y comía los manjares más exquisitos, hasta langosta, contado por él mismo en carta a Celia Sánchez Manduley, fue amnistiado; fueron todos liberados al año.

Sonia Garro Alfonso y Ramón Alejandro Muñoz no han cometido ningún crimen, su único “delito” es el de ser negros en un país cuyo régimen está entre los más racistas del planeta, su única falta ha sido pensar distinto, además de anhelar la libertad y la democracia para Cuba.

Por último, los abogados de Sonia y de Ramón debieran extender una petición desde dentro de Cuba, dirigida a la ONU, al presidente de los Estados Unidos, y a todos los presidentes del mundo democrático.

Exijo una vez más la libertad inmediata del pueblo cubano de la tiranía de la familia Castro.

Zoé Valdés.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*