Cuando el talento se resume en una mentada de madre, el anticastrismo pierde su esencia

EDITORIAL

Luis-Alberto-RamirezMiami es ya una tierra de deshonra  para los cubanos que alguna vez llevaron la dignidad por dentro . Es hoy una Sodoma y Gomorra  llena de oportunistas vestidos de patriotas y en el peor de los caso de minusválidos mentales  que, a la más fiel copia de la doctrina  fidelista, hacen de la indecencia y la vulgaridad el arma más socorrida  para descalificar a quienes defienden el honor de un verdadero exiliado político.

Un personaje cibernético, aprendiz de escritor, -que solo en Amazon puede publicar para dar la imagen de profesional de las letras, cree que la mejor manera de criticar en unos de sus vídeos (click aqui)  ,  es mentando la madre de quienes  han manifestado su soberana opinión en contra de aquellos cubanos, hijos de sátrapas por demás, que después de darse tantos golpes de pecho contra Castro, vuelven hoy  a Cuba debido a los supuestos cambios que el Raulato ha llevado a la isla.

Luis Alberto Ramirez, Katungo, ha  puesto a prueba su talento en la mesa de juego y al echar los dados, sencillamente  se quedó sin recursos para contrarrestar una opinión que no comparte  o sostener un debate.  Una mentada de madre de todos quienes no piensan como él , es la única solución que utilizó para resolver su dilema.

En sus videos de Notikatungo, un canal de Youtube donde el autor usa un programa cibernético  llamado  Loquendo que imita la voz de un gallego mal hablado,  podemos encontrar algunas cosas  ocurrentes, pero  en su última factura sobre el viaje de la otrora Hija Rebelde de Fidel Castro, Alina Fernández Revuelta ,  a la isla para visitar a su madre enferma,  Ramírez, descarga toda su ira, maledicencia   y vulgaridad contra un grupo numeroso de cubanos exiliados que en Miami no están de acuerdo con esta situación.

Katungo recurre a la intolerancia que el mismo ha criticado por años. Lo hace con tanta vehemencia  que tal parece la reacción de un amante cuando mal se habla de su amada.  Destila  bilis en su guión para la voz cibernética del gallego sin siquiera poder buscar el recurso audiovisual de la ironía que siempre ha distinguido a los creadores de talento e inteligencia.

La Crónica USA, uno de los medios que ha criticado el viaje de Alina a Cuba,  habló hoy con el colega Aldo Rosado, mentor de Katungo y  prologuista de muchos de sus intentos de pseudoliteratura.  Rosado asegura que no está de acuerdo con lo expresado por Katungo y muchos exiliados y organizaciones  de Miami con probada trayectoria patriótica, como La Casa del Preso,  también han sentido vergüenza  y enojo  por declaraciones que responden mas al Hombre Nuevo de La Habana que aun verdadero anticastrista.

Y es que la lucha del exilio además de estar penetrada por Punto Cero padece de un mal irreconciliable: el de los eternos EGOS que olvidan los postulados martianos  y anteponen sus ideas, sentimientos, bipolaridad o como quiera llamársele, a la verdadera necesidad de cerrar filas por el bien de una Cuba libre del mal que la acongoja por más de medio siglo. Una cosa es criticar posturas arcaicas y otra muy diferentes es resolverlo defecándose en la autora de nuestros días.

El anticastrismo pierde su esencia en Miami donde ya se permite desde  la publicidad de los esbirros  en los medios como  una exposición de pintura de un asesino  devenido espía, culpable de la muerte de cuatro cubanos exiliados, entre ellos ciudadanos norteamericanos.  La pierde  a una velocidad supersónica  desde el mismo momento en que libremente se nos faltan al respeto sin un ápice de remordimiento ni educación, desde el mismo instante en que se deja solo a familiares de las victimas enfrente de la ignominia  organizada por el quintacolmnismo castrista de la mano de Mask Lesnik y Saladrigas, como ocurrió en la expo del espía.

Miami dejó de ser la cuna del exilio honesto y aguerrido para erigirse en  el paradigma de la inmoralidad y la chusmeria  chancletera castrista que extiende los tentáculos hasta lo más hondo de las neuronas de esos hombres nuevitos nuevitos que por años fabricaron a solo 90 milla de distancia.

Para colmo, Katungo, con su video y su mentada de madre, mete un autogol  a favor de esa nueva costumbre  y de esa nueva horda de verde olivo en las neuronas y en el corazón, que ya invadió la otrora ciudad del Sol. Una lástima que ya ni siquiera la honestidad de una disculpa podrá cerrar esa herida que aunque no profunda, sino ligera y superficial, es otra más en la espalda del tigre.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*