¿Cuanto mienten los periodistas militantes radicales del Partido Demócrata?

Por Reynaldo Soto Hernández

ramos chapoOtra cosa que me llama la atención de la inmensa legión de periodistas militantes radicales del Partido Demócrata, y digo con toda intención lo de militantes radicales, desde que casi todos ellos han olvidado aquel adagio que parecía sagrado, de la imparcialidad periodística y se han lanzado en campaña por el partido político de su preferencia sin el menor escrúpulo; es la facilidad con la que mienten, tal vez un poco por su propia ignorancia, y mucho porque confían lo suficiente en la ignorancia de la gente para la que escriben, como para creer que sus mentiras no serán descubiertas.

Es así como regresando a Fabiola Santiago, una inmigrante cubana que escribe columnas para el diario de Miami El Nuevo Herald, y que se ha convertido en una de las más feroces atacantes de Donald Trump y de los cubanos que le apoyan, descubro que en una de sus arengas izquierdistas escribe: “Trump pidió públicamente ayuda a su campaña a la misma potencia mundial que ayudó a Fidel y a Raúl Castro a consolidar su poder, que llevó a Estados Unidos y al mundo entero al borde de la Tercera Guerra Mundial, y que está ahora al mando de otro líder dictatorial, Vladimir Putin…”

Pasando por alto el pequeño dislate semántico de la primera línea en el que dice “…pidió ayuda a su campaña a…” donde debió decir “pidió ayuda para su campaña a”, llama la atención como la señora Santiago logra reunir tres enormes mentiras en tan pequeño párrafo.

En primer lugar, cualquier persona inteligente que haya escuchado las palabras de Trump en su contexto original, y que conozca un poco la personalidad del candidato republicano, ha podido darse cuenta de que éste estaba siendo sarcástico cuando dijo: “Rusia, si estás escuchando, espero que puedas encontrar los 30,000 correos electrónicos [de Hillary Clinton] que están perdidos”, especialmente si tenemos en cuenta que casi inmediatamente agregó: “Es probable que nuestra prensa te retribuya significativamente por eso”, cuando todos sabemos que es precisamente este sector de la sociedad quien le ha atacado a él con más saña.

Todos fuimos testigos de como esa sola frase desató por parte de la prensa liberal un vendaval de elucubraciones, teorías de conspiración y acusaciones falsas de incitación al espionaje contra Trump, que no creo estuvieran tan condicionadas por una desacertada interpretación de las palabras o por un exceso de imaginación de parte de los periodistas, como por la malevolencia con la que suelen caer sobre todo lo que diga Trump, para manipular, confundir y engañar a la opinión pública. En este caso, la columnista del Herald no hizo otra cosa que subirse al tren de la cruzada y reafirmar lo que habían dicho otros.

Luego, en el mismo párrafo y para acercar más la braza a su sardina e involucrar la situación cubana, que aparentemente es la que le da de comer, la señora Santiago afirma refiriéndose a Rusia: “…la misma potencia mundial que ayudó a Fidel y a Raúl Castro a consolidar su poder, que llevó a Estados Unidos y al mundo entero al borde de la Tercera Guerra Mundial (sic).”

¿Es que la señora Santiago no sabe (o cree que no sabemos), que Rusia era solamente una más de las quince repúblicas que componían esa antigua potencia mundial llamada Unión Soviética, la cual terminó de desintegrarse oficialmente el 25 de marzo de 1991, hace ya más de 25 años, cuando hasta el último de los países que la integraban decidió declarar su independencia?

¿Es que no sabe (o cree que no sabemos) que en el transcurso de todos estos años Rusia desmanteló las instituciones del antiguo imperio soviético, llegando hasta a proscribir por un tiempo su base de poder, el Partido Comunista Unificado Soviético; que democratizó la sociedad, que cambió las relaciones de producción del modelo socialista al capitalista y que se abrió a la pluralidad de partidos, entre otros profundos cambios sociales que la convirtieron en una nación completamente nueva, cuya sociedad sigue logrando cambios significativos en todas las esferas de su actividad?

Resulta también muy particular la forma en que este párrafo concluye afirmando además en referencia a Rusia: “…y que está ahora al mando de otro líder dictatorial, Vladimir Putin…” ¿Acaso ignora la señora Santiago (o cree que ignoramos) que ese hombre a quien ella llama dictador, llegó a la presidencia de la Federación Rusa por primera vez en Marzo del año 2000 con el apoyo del 52,94 por ciento del electorado ruso, y que en Marzo del 2004 resultó reelecto con el apoyo del 71,31 porciento de sus conciudadanos con derecho a votar?

¿Acaso ignora o cree que ignoramos que luego de mantenerse cuatro años fuera de la presidencia para respetar las leyes Rusas, que solo permiten dos períodos consecutivos en el puesto, Putin volvió a presentarse a una elección presidencial y la ganó con el 63,60 por ciento de aprobación popular?

Ya quisiera Barack Obama, el ídolo político la señora Santiago y de muchos otros de la izquierda trasnochada, haber ganado cualquiera de sus elecciones, incluyendo la que lo llevó al Senado, con semejantes cifras. Y ella le llama “dictador” irrespetando la opinión del pueblo ruso que son quienes deciden por quién van a ser gobernados y pasando por alto los principios de la democracia.

One Comment

  1. PERSONAS COMO ESTA, TENEMOS DECENAS DE MILES DENTRO DE ESTADOS UNIDOS, LA GRAN MAYORIA ACOGIENDOSE COMO SUPUESTO ” ASILADOS POLITICOS”; PARA DESPUES TRATAR DE ASESINAR AL PAIS QUE LE ABRIO LOS BRAZOS. A TODOS ELLOS DEBEN SERE DEVUELTOS A SUS PAISES DE ORIGEN, SEA QUIEN SEA; NECESITAMOS UNA LIMPIEZA GENERAL DE ESOS BUITRES, ESPECIALMENTE EN LOS CANALES DE TV HGISPANOS, QUE ES VERGONZOSO COMO EXPONEN LAS NOTICIAS, DESDE LUEGO LO QUE NO SABEN ELLOS ES QUE SUS TGELEVIDENTES LA GRAN MAYORIA SON PERSONAS INTELIGENTES Y CON ESTUDIOS Y SIN ESTUDIOS, NO SE DEJAN ENGAÑAR CON ESAS BABOZADAS. PARA EL GOZO DE ELLOS: ” TRUMP FOR PRESIDENTE OF USA”

Deja un comentario