" />
Published On: Sab, Oct 24th, 2015

Cuba y La fiesta del Tercer Mundo.

Por Ramón Muñoz Yanes

10538057_1133824973313888_3143776356796379929_nAlgún avispado cubano de influencia en los medios miamenses, debía iniciar una campaña para aumentar el parque de aplanadoras del más famoso aplastador de discos del mundo, el también cubano Saavedra.

La bola pica y se extiende…, voceaba en nuestros radiorreceptores el inovidable Bobby Salamanca, frase muy en boga en estos días dónde estrellas en ocaso, algunos fósiles de los sesenta y setenta y un sinnúmero de jóvenes figuras de esta era de producción musical industrial, se disputan pasajes para visitar a Cuba ,  dónde el color predominante es el verde olivo.

Juanes, Miguel Bossé, Olga Tañón, Alvaro Torres, Rhianna, Beyoncé, Mick Jagger y un anciano como  Julio Iglesias, verdadera muestra de los avances de la cirugía reconstructiva, ocupan titulares por estos días, mostrando sus fotos por las calles de una Habana menopáusica o cómo el siempre prohibido de nuestra adolescencia Julio Iglesias en la radio y televisión nacional cómo castigo a su asistencia al Festival de Viña del Mar, recién instaurado Pinochet, declara que no había visitado Cuba por temor a una bomba en Miami.

Cómo decía Hemingway “…puta la madre, puta la hija, puta la sábana que las cobija…”, gallego Fidel y gallego Julio, me espero cualquier cosa de estos celtas soplagaitas, pero Don Julio si aún le queda bajo esa piel estirada, que si pestañea pone tenso el esfinter anal, un mínimo de memoria, usted no fue por el riesgo de una bomba en Miami, sino porque usted era considerado un enemigo por el gobierno de Cuba, gaito desmemoriado.

Lo curioso de ser un país tercermundista es que te comienzan a visitar artistas y deportistas de talla mundial en giras humanitarias. Caray, algo bueno tenía que tener ser un muerto de hambre. En una ciudad donde otrora cantó Caruso y bailó Fanny Essler, muchos de estos de hoy tendrían que pagar para promocionarse, pero a esta Habana de hoy la entrada es gratis con tal de mejorar la imagen de la dictadura.

Fe y esperanza, cubanos de Camajuaní, Palmarito de Cambute o San Luis del querido Pinar del Río, vuestro momento puede ser mañana. Cualquier día después de desayunar un vaso de agua con azúcar prieta, sales al patio y ves descender de un helicóptero a Bradd Pitt y Angelina Julie, lanzando sacos de arroz y frijoles para palear la hambruna de tu pueblo. ¡Viva el Tercer Mundo!

R.Muñoz.

About the Author