" />
Published On: Sab, Dic 14th, 2013

CUBA Y SU PARÉNTESIS ABIERTO (INTRODUCCIÓN)

Por Andrés Alburquerque

andresdosRazones como: “no me meto en política”; “a mi la política no me interesa”; “de todos modos las cosas no cambiaran” y muchas otras que usamos a diario para evadir nuestra responsabilidad ciudadana no logran ponernos a reparo de los efectos nocivos de las situaciones de injusticia que afligen al mundo.

Por mas que nos mantengamos alejados del debate diario, de tomar partido y de asumir la responsabilidad de nuestras posturas, la vida nos golpeara con igual severidad y no emite licencias para los abúlicos o indiferentes, les castiga con idéntico rigor al que emplea con los que vociferamos nuestra opinión. La sociedad no toma prisioneros y activos e inactivos son afectados por igual. Este solo razonamiento debería bastar para que todos alzáramos la voz, pero no ocurre y en el árido panorama actual faltan miles de voces que bien pudieran inclinar la balanza a favor del ciudadano común.

En el caso cubano, el tema se hace aun mas sórdido; nuestra nación ha transitado de tragedia en tragedia hasta llegar al peor flagelo que pudiera haberla azotado y esta calamidad fue ayudada e incentivada por la indiferencia, la complicidad y las bajas pasiones de un pueblo entero.

Ver a diario como poco a poco millones de seres humanos fingen que nada ha sucedido, que no se dio un desastre de proporciones incalculables y de consecuencias funestas; constatar que de la noche a la mañana enemigos se abrazan y se dispensan todo tipo de linduras e imitando el procedimiento del orwelliano “1984” nosotros nunca estuvimos opuestos a ellos resulta simplemente nauseabundo e improponible como salida al drama cubano.

Nadie en su sano juicio pide un ciego ajuste de cuentas ni la indemnización de todos aquellos privados de sus bienes por un arbitrario plumazo adornado de verde olivo; seria lo justo, pero comprendemos que es impracticable y que pudiera crear mas complicaciones de las que resuelve, por no mencionar las proverbiales cacerías de brujas que se desatan en estos procesos.

Mientras en el ámbito personal me reservo el derecho de jamás dirigirle la palabra a quien considere instrumento del régimen entiendo que en el colectivo seria futil no encontrar el modo de superar las viejas diferencias y continuar hacia delante, pero para poder marchar hacia adelante debemos de una vez por todas cerrar el capitulo y ese es precisamente el objetivo de esta serie:¿ es el fenómeno castrista un paréntesis desafortunado dentro de la historia de Cuba o solo un hecho mas en la turbulencia de ese escenario real/maravilloso caribeño? ¿ si se trata de un paréntesis en nuestra historia ha sido adecuadamente cerrado o permanece aun abierto como las heridas de los timados y reprimidos por el régimen?.

Las interrogantes son numerosas y se trata de mas de 400 anos de sucesos. No intentaré formular un tratado de historia de Cuba ni mucho menos sino llamar la atención sobre la necesidad de concluir este ciclo con todas las de la ley en lugar de hacernos los tontos y dejar que la vida transcurra esperando que las memorias del drama se nublen en medio de la lucha por la supervivencia diaria; si solo un compatriota o un ser humano cualquiera capta lo critico de la situación y lo imperativo de llamar las cosas por su nombre me considerare satisfecho.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>