Cubanos: deberían enterrarnos a todos de rodillas

Por Ramon Muñoz Yanez

estaLos fusiles y los años nos privarán incluso de ver cabizbajos a los culpables del desastre, de contemplar con mirada firme a todos aquellos que no hicieron otra cosa con el árbol de la patria, que talarle y fabricar un trono desde el cual sojuzgar a nuestra gente.

Tal vez, cuándo todos los de nuestra generación no seamos otra cosa que un pasado a olvidar por los hombres nuevos, de esa tierra que dejamos en manos de la barbarie y los peores odios, nazcan otros que merezcan una tierra que les cobije.

Si fuéramos justos con nosotros mismos deberían enterrarnos a todos de rodillas, porque ni con la infamia de nuestras osamentas, pagamos el brutal precio de nuestros silencios cómplices.

Benditos los hombres que puedan mirar con orgullo a sus nietos, tras cumplir con el deber de legarles una patria libre y no deambular por una tierra dónde no descansan las almas de sus ancestros.

Los hombres, cómo los pueblos pagan muy caro el contubernio con los sátrapas, aquellos que no dan a la patria, el lugar que merece, más allá de religiones e ideologías, porque incluso aún en los más lejanos enclaves, allá dónde la distancia les pone a salvo de sus cobardías, les verás andar entre las ráfagas del tiempo, con las almas vacías.
R.Muñoz