¡CUIDADO CON LA “JUNTERA”!

Por Andrés Pascual

trump y megyn mejorÁlex Ruiz, representante de un grupo empresarial, demandó a 4 personas en Hialeah por “oponerse al desarrollo que mejorará a la ciudad”. Claro, urbanístico, posible gracias a los sospechosos “cambios de zonificación”; culpables de la dádiva “desinteresada” que negarán después, cuando los federales comiencen a husmear cazuelas apestosas en las cocinas de alcaldes y otros “representantes del pueblo” implicados.

Yo vivo en Hialeah desde hace 27 años, el famoso desarrollo oportunista de intereses privados, individuales y/o de grupo, se ha desbordado en niveles no pensados; lo único que relaciono con la explosión demográfica es su resultado práctico, palpable e innegable: el incremento del crimen en todos los niveles en una ciudad que, hasta hace 15 años, tenía el índice más bajo del Sur de la Florida en tan negativo renglón y a la molestia que genera la superpoblación en un lugar que “no aguanta más”, porque en Hialeah se está viviendo “en barbacoas”, el novedoso sistema a que obligo la construcción eterna del socialismo por la escasez de materiales para terminar ni la casa ni, mucho menos, el sistema.

Si a esos individuos, por lo que he leído bien interesados residentes tanto como víctimas del descaro encubierto en voluntad de progreso y desarrollo, que protestan por el frenético despliegue de casas y apartamentos que contribuirán  a convertir a la ciudad en una batalla peor que la de Guadalcanal, los afectaran en su integridad, que me citen a juicio, que me acusen, después que le hayan metido 100 años por la cabeza a los implicados en este “hialeahcidio”, porque YO TAMBIÉN ME OPONGO.

Hialeah necesita una asamblea de barrio, que concluya en una discusión abierta con todos los elementos y estratos que componen la ciudad; necesita que se hable y se discuta del índice criminal, pero no como pretende el grupo del BIRRACIAL desde la ex Casa Blanca, tampoco de atemorizados por represalias políticas inducidas por el grupo antisocial y cuasicomunista ACLU, que nadie ha visto a John de León lamentándose porque le hubieran herido o asesinado a un familiar, ni declarando pérdidas porque le robaron, tampoco a Lida Rodríguez.

La ciudad  necesita un debate que no permita, que no le abra el mínimo espacio al chantaje ni al soborno, mucho menos al conformismo heredado de la población cubana, que, tras 56 años de tanto aguante de represion y sacrificio para vivir, como de oportunismo para reciclarlo, a lo único que se ha llegado  es a acumular y contener cantidades insoportables de odio.

Porque las víctimas de hoy y las de mañana estamos aquí y somos quienes necesitamos la verdadera protección ante el criminal negro o el cubanoide, por penoso que sea reconocerlo, únicas lacras que trabajan el delito en la ciudad en mayoría abrumadora, cuya identificación es posible como grupos en base a estadísticas calculadas del diario televisivo, aunque eviten palabras claves como raza o procedencia.

Como dividendo de lo que sería un obligado tribunal inquisidor con todo el derecho del mundo, se impone la creación de los mecanismos de protección que hagan falta, hay que rechazar lo que buscan y tratan de imponer en contubernio político para favorecer a los negros, incluso a los malos cubanos, que pisotean el nombre de Cuba y de una sociedad que ha brillado por virtudes, por contribuyentes a la construcción en este país, no por vicios destructores de herencia e influencia castrocomunista y, por lo que se ve, obamista, creados en el cubil de la tiranía antiamericana todos.

El cubano no puede reaccionar ni a la lástima ni al reclamo basado en el complejo de culpa del americano por JIM CROW y el KKK, en nuestro caso es inaceptable, porque, como “raza cubana” que vivió integrada, no podemos contribuir a la mala intención de blancos de pésima calaña, de mucho dinero como Soros, Rockefeller, Andreas, Bill Gates, Turner, Saban, los Kennedy o el magnate de FACEBOOK, quienes, apoyados por la media oficialista corrupta, el gremio, la Academia y las instituciones antisociales, buscan por todas las formas la vía que desemboque en la Patente de Corso que quieren los revanchistas, los pro-ilegales, los pro-aborto…es decir, los oportunistas blancos y los supermillonarios que tienen y mantienen a la reacción antiamericana en la Casa presidencial, que nunca podrán justificar el rechazo que se le hace al puppet de presidente basado en “prejuicio racial”, porque, desde el ángulo que se vea, todavía el primer negro no ha llegado a la Casa Blanca, en cuenta que la madre de Obama, que posó desnuda para un marido fotógrado, promiscua, atea, piola y antiamericana, era blanca.

No podemos contribuir a lesionarnos, tenemos que imponer razones, dos de las cuales y decisivas son :¿De qué raza es el bandido? ¿A qué nacionalidad responde? El que se ponga bravo TIENE DOS PROBLEMAS, porque vivir en Hialeah se ha ido convirtiendo en cosa de vida o muerte sin alternativas.

Yo no creo en las “posesiones”, a pesar de que me crié, como cualquier cubano, en un barrio donde gustaba limitadamente la santería, debo reconocer que no como desde hace 50 años, cuando la tiranía inició el proceso de componerla e imponerla como arma de ayuda singular de los Dptos del Minint: DSE y POLICÍA.

Tan lejos se ha llegado, que el culto africano cambió la norma linguística al fracturar la fonética e imponer, por desviación ideológica (aquí sí es apropiado el uso del término) el manejo de un vocabulario con base en lo marginal sectario, derivado del que usa “la mandancia”, que identifica a casi toda la población, por lo que “monina, asere…” es la marca registrada de un grupo que nadie puede reconocer como lo que ayer fue Cuba, ni sus malos hábitos, la mayoría “malos” en el peor sentido social del término, como cubanos.

La cesión de la identidad cultural, base de la identidad nacional, ha generado un individuo cubano en el 50 %, porque nació allá, pero no porque responda ni respete ni conozca ni le interese la historia patria, para el que, por lo que dice, aparenta desconocer que a la Isla la descubrió un genovés para la Corona en 1492, cuyo nombre era CRISTÓBAL COLÓN, y no el tirano el 1ero de Enero de 1959.

He dado la cantaleta anterior, porque, tal vez, tenga que revisar mi punto de vista sobre acontecimientos oníricos, sobre lo esotérico y sobre la “posesión diabólica”, quizás deba comenzar a creer en algo de eso para estar “tonificado” y alerta de acuerdo a los tiempos: dentro del conservadurismo light, si acaso puede considerarse así a estos demócratas acobardados y travestidos en oportunistas del GOP, y su “media” personal o de grupo, una vez que la comentarista de FOX, Megyn Kelly, “recostó” a Donald Trump en el debate pasado, posiblemente sea necesario “registrarla”, porque, por lo que se vio, fue poseída por el mal espíritu de Rachel Meadow, de Katie Kouric o por el de una india mala llamada María Elena Salinas.

Todo “anda” muy sospechoso, ahora me envía mi amigo Arturo Artalejo un material fidedigno y yo forzaría la rima con INDIGNO, sin alterar, en que se sugiere que, el debate que vimos hace poco, lo pagó el billonario demócrata y antiamericano, dueño de FACEBOOK, Mark Zuckerberg, se cae de la mata que Megyn fue puesta ahí para intentar destruir a Trump y NO PUDO, a pesar de la perreta que ha causado.

Bien, Megyn Kelly sentó en su silla tibia al terrorista Bill Ayers una vez, lo que dijo este socio de Jeremiah Wright y catedrático de Obama en la asignatura “Cómo se destruye más rápido y mejor al país que tuvo la mala suerte de que le nacieran estas bacterias dentro”, pareció un éxito conservador, porque el tipango, sin armas para combatir “civilizadamente”, o se burló de la comentarista o se sorprendió tanto que llegó a decir “tiene mirada de piedra” y la confundió con Medusa al revés.

Con Trump fue un error, porque este señor no solo es importante para el consevadurismo como persona, sino mayor, mucho más importante que el propio hombre por lo que dice, única plataforma que puede destruir la mentira hecha embrujo de Obama, de Soros, del Vaticano y hasta “de las madre de lo tomates”, basado en “le quito a los ricos y te lo doy”, mentira manejada y perfecionada por los comunistas para poblaciones de mucho miedo, pero de más oportunismo y bajas pasiones como la Rusia generalizada rural de 1918 o Cuba desde 1959. Si no se logra imponer el itinerario filosófico de Trump, en el 2017 habrá que añadir a la lista anterior a Estados Unidos de América.

Trump no es Ayers en nada y nada es nada, por eso fue una agresión al país, a su esperanza, la forma como los grupos de interés encubiertos maltrataron al magnate a través de una comentarista que perdió el cartel y, para mi, que me sumo a la corriente trumpista derivada de las preguntas “arrancacabezas” y de las respuestas arranca pasiones dichas por “un hombre duro”, porque el tipo no le gustará políticamente, pero da la impresión de que se muere en lo personal por un tour con el individuo, LA CABEZA. Este tipo de mujer merece al hombre que tienen, para que lloren al que no pueden tener.

Comments are closed.