" />
Published On: Lun, Sep 18th, 2017

DACA es un dolor de cabeza para los EEUU.

Por: Tere Quezada

México y los EEUU se alejaron por obvias razones, la lengua fue el primer factor, después la falta de entendimiento cultural e histórico, dos países diametralmente distintos (aunque las diferencias pudieron haber generado riqueza), luego lo inevitable: el crecimiento y desarrollo de uno y el empobrecimiento del otro. Uno ordenado y el otro desordenado. Uno proclive a la Ley y el otro proclive a corromperla. Y la lista es larga. Pero la tragedia comienza exactamente en el punto donde las diferencias se implementan dentro de USA: la mexicanización. Ojalá hubiera habido una japonización, ya saben, alto IQ, disciplina, jerarquías de poder bien entendidas que dejan única y exclusivamente progreso a todos los niveles pero no fue así, California se mexicanizó, y esto no gustó. Se encendieron las luces rojas y aparecieron personajes como Huntington, Lou Dobbs, Bill O’Reilly, Rush Limbaugh, Michael Savage y otros más que manifestaron abiertamente su descontento por el rumbo que tomaba su Nación.

Quien no parta desde el concepto de la “mexicanización” para poder entender la problemática de DACA, entonces no está entendiendo nada. Volvemos a la misma monserga de siempre, el no querer comprender al pueblo norteamericano y su idiosincrasia, su cultura y su modo de vida. La crítica analítica, los intelectuales y los medios de toda América Latina se niegan a comprender la problemática y al no entenderla la sustituyen por conceptos como racismo, supremacía blanca y demás tonteras. Comprenderlo sería un punto sano de partida (que le hace mucha falta a la comunidad hispana) pero se cae en la narrativa necia y viciada del racismo. Mexicanizar (porque en su mayoría son mexicanos) es empobrecer, es continuar con prácticas que han impedido el desarrollo en México y toda la AL: gusto por gobiernos paternalistas, la corrupción como cultura, el amiguismo en las prácticas económicas junto con gobiernos, la adoctrinación marxista en las universidades públicas son los mismos patrones que ha impedido que AL sea productiva, equitativa, justa y libre. Y en términos prácticos DACA representa, además de todo esto, nuevos votos para los Demócratas. El ejemplo contundente fue la Amnistía de Ronald Reagan en 1986, que al legalizar a 4 millones de mexicanos, California pasó de ser un estado Republicano a uno Demócrata ¿Quién en su sano juicio les daría el voto en automático a los Demócratas a través de DACA? ¡Nadie! Legalizar hispanos es proporcionar votos a los Demócratas. Vaya tragedia para el futuro de los EEUU. Los cubanos de La Florida se convirtieron en Republicanos en agradecimiento. Y Ronald Reagan para los mexicanos quedó en el olvido, no fue merecedor de un grupo pequeño de mexicanos republicanos. Esto es traición.

De los 800 mil soñadores, 618,342 mil son mexicanos, son todo un pueblo, un condado completo, una ciudad grande y no forman parte de la idiosincrasia de los EEUU, ellos se mexicanizaron junto con sus padres y abuelos en una zona que además empobrecieron (Los Ángeles). Muchos DACA colaboran con negocios propios y son gente productiva en Chicago y varias ciudades de Texas pero desde otra perspectiva cultural, ya no hablan bien inglés, son extranjeros en su hogar, no pertenecen, son mexicanos mexicanizando USA, y no lo saben. Cuando son atacados con racismo no se han dado cuenta que ellos mismos han balcanizado.

¿Qué sucedería si los regresan a México? A México le son más productivos, podrían incorporarse al nuevo sistema de inglés escolar de la SEP, el gobierno podría absorberlos como maestros. México se vería beneficiado tremendamente con ellos pero ellos llegarían a un país donde la ley no existe, donde se asesina y se secuestra a diestra y siniestra, se darían cuenta lo que es vivir con tremenda inseguridad e impunidad, y muchos, definitivamente, serían atacados por los grupos criminales ya que les tomaría tiempo aprender a vivir con bajo perfil en los pueblos de donde salieron sus padres, pueblos hoy tomados por los grupos delictivos. El desconocer la inseguridad de sus pueblos de origen los convierte en automático en cifras negras de la delincuencia. Ellos viven dos tremendas tragedias, la de no pertenecer a ningún país de las dos fronteras.
Todos los clubes y organizaciones de migrantes mexicanos muy bien organizados en diferentes federaciones de la Unión Americana nunca tuvieron como prioridad que sus hijos fueran norteamericanos, que asimilaran la cultura de los EEUU, nunca trabajaron para que no los vieran a futuro como “una carga social” por no “pertenecer”, en el sentido estricto de PERTENECER. Sus padres decidieron que no se olvidaran de sus raíces mexicanas o hispanas y esto crea balcanizaciones, crea diferencias culturales, crea racismo, crea mentalidades diferentes.

Ah, pero los mexicanos se sienten muy orgullosos de su cultura y sus costumbres, y a toda costa quieren mexicanizar, ni se les puede comentar estos conceptos siquiera ¡Se molestan! Y no les digas que no impongan su bandera o el español en las escuelas de California porque enfurecen. Es terrible el lado psicológico de la problemática de DACA. Los dreamers tienen que cambiar si desean ser aceptados en los EEUU. Yo lo veo harto difícil. Desde México hasta la Argentina todos debieron cambiar la mentalidad pero no se ve que exista la voluntad para hacerlo. AL se ha convertido en un problema para los EEUU y, por lo mismo, el MURO va.

DACA debe verse como el gran fracaso de toda la América Latina, es el reflejo de la corrupción y la maldad de los políticos latinoamericanos.

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>