DE HATTIE A SPIKE LEE: “LA BOTA EN LA CABEZA”

spike oscarPor Andrés Pascual

¿Qué hace Enrique Patterson opinando sobre la política americana en niveles de politólogo? Hoy estuvo con Félix Guillermo y… ¡por Dios! Su afectación anímica, su odio escondido contra el blanco tras un disfraz de ciudadano comprensible, acompañado de “gestos y maneras” que quieren ser tan exageradamente educadas como civilizadas, lo bloquean.

Es su “revanchismo pacífico hasta tanto…” por cuestiones racistas, que no sufrió en la Cuba castrista (por lo menos no durante su etapa de columnista de Bohemia o desde el “púlpito de la Universidad para los robolucionarios”), es el lastre que no puede liberar, que no lo deja articular palabras congruentes, capaces de orientar sobre bases sólidas a favor del arreglo del país; este individuo es, calladamente, pro Sharpton, Jesse Jackson, Obama, Hilaria, los Panteras Negras… porque es izquierda, suda izquierdismo y lo tergiversa con anticastrismo.

Trump “encendió el rancho de Rufina”: si le cae a ráfagas a la 5ta Ave y mata a más que Obama y la política demócrata en las masacres preparadas, los de la embajada de Libia y sus anexos, todavía, dice él “mogul”, votarían más gente por él…

Este nuevo elemento en la política americana de pesos pesados era una de las consecuencias de instalar en la Casa Blanca a un antiamericano birracial por “dar el plante”; a un traidor, incapaz de algo diferente que debilitar al país moral y materialmente, que lo está en ambos aspectos: con la moral de EUA están barriendo el piso de los meaderos y cagaderos que instalan, en París o en Colonia, para uso exclusivo de los extremistas y antisociales musulmanes que infectan a Europa.

Si Trump se convirtiera en un “sniper asesino” en cualquier lugar del país, habría más gente apoyándolo, sobre todo si le tira a negros, a musulmanes de ambos colores y a los ilegales, yo lo creo y no tienen forma de pararlo, porque a este extremo ha llevado el país el voto antiamericano enfermizo que puso al partido demócrata en el lugar indebido y peligroso.

Entre los gays, los legales protectores de ilegales, la curia negra amparada por la Media blanca, la 5ta columna castrista y la radical, emplazada en el país o desde fuera, que contribuyen con todo a la destrucción de América, son los culpables del odio que ha convertido a USA en un volcán.

Las declaraciones racistas de Farrakán, dignas de ponerlo en la cárcel de por vida (yo no, lo quemo vivo), han tenido como respuesta la expresión egotista exagerada de Trump. Su aceptación desbordada a pesar de… es la confirmación de que los blancos dijeron hasta aquí y no solo desean cambiar de gobierno, sino de sociedad, tal vez a la etapa del KKK ¿Culpables? LOS QUE VOTARON POR OBAMA AMBAS VECES.

Yo también creo que, si explotara el Capitolio con una bomba, Trump solidificaría su paso arrasante a la presidencia, porque, hoy, ahora mismo, Casa Blanca y Capitolio son símbolos malos, traidores y antiamericanos por quienes los ocupan; el hombre tiene detrás a un pueblo, la parte más importante y grande entre blancos y negros buenos, que ven cómo se les escapa de las manos la grandeza, la moral y la capacidad de liderazgo de América. Porque hay que ver el problema en dos fases, lo que Farrakán le dijo a sus fanáticos, mucho más peligroso que lo que dijo Donald Trump y ¿Dónde está la gente en televisión para analizar esta declaración criminal en sus justo sentido? Fue una arenga criminal, un crimen de odio racial-intelectual.

Ante la ultima expresión de Trump, que dice cuánto de seguro está y cuánto quiere verlo impuesto un pueblo que se cansó, la Media ha vuelto por sus fueros, ahora no tienen cómo evitar que se caiga el partido demócrata en Noviembre, peor, han ayudado a cavar la tumba del que salga candidato comunista, Sanders, Bloomberg o Hilaria.

Algo se sabe: el estado en que se encuentra la nación no permite otro demócrata, ninguno. Este año ganan los republicanos para que recuperen parte de lo que entregó Obama; por eso Trump, que tiene un termómetro, midió la fiebre del enfermo y conoce su gravedad, nada de lo que diga le hará daño, es el ANTIPIRÉTICO.

Si el llamamiento a matar blancos del musulmán que asesinó a otro que bien bailaba, Malcolm X, no surte efecto en la Media, que debía, consideré al partido de Hilaria como víctima de “fuego amigo” en esta guerra. Si lo hicieran, quizás fuera la única forma de moderar al candidato republicano y seguro ganador de la presidencia de Estados Unidos de América, por lo menos lo que dice, porque lo otro no, de llegar no lo para nadie.

Bueno, al boycot negro contra la Academia: cuando a la infalible Hattie McDaniel le preguntaron la razón por la que creía que había ganado el Óscar en reparto por su soberbia actuación en Lo que el Viento se Llevó, la gran actriz confesó: “creo que actué bien…”, suma y reflejo de la modestia sin degeneración por la influencia de la revancha racista ¿Otros tiempos? Depende.

Varios “iconos” negros del racismo recalcitrante que infecta al país, han llamado a los demás negros del gremio y a los blancos “que pa’qué hablá”, a boicotear los premios de la Academia el próximo Febrero.

A Jada Pinkett (la conocí en Miami Beach personalmente y a Will, cortesía de mi amigo campeón fisioculturista y entrenador Fello Cambronero, gran amigo a su vez de la pareja), debo confesar que me cayeron bien, los aprecié simpáticos y sencillos, pero, como no todo se sabe y existen las apariencias, ahora está en plan de racista, aunque contra un Imperio que lo merece por es comunista, sin embargo, nadie sabe si la situación la preparó la propia Academia, porque “tienen que hacerlo con Obama al timón”.

Es la forma que tiene el cupo minoritario, creación moderna de los comunistas demócratas y de las organizaciones al efecto, de morderle la mano al dueño, al que los mantiene a fin de cuentas.

Michael Caine y Charlotte Rampling, ingleses, han visto el problema desde la órbita justa, como lo que es, sino un complot racista contra los blancos, además, muy visible por estar el feísimo Spike Lee en primer plano del “selfie”.

Yo me alegro, ojalá sea un fracaso esta entrega de premios, que lloren los judíos renegados, “los mejores intérpretes del pensamiento de Marx”.

Arriba le dije que Hattie…no son los tiempos, son los negros, dónde y cuándo les den la fuerza moral superior a lo que merecen por su contribución al desarrollo positivo de la sociedad, en cubano: DONDE LES QUITAN LA BOTA DE LA CABEZA…está claro, si los considera para usarlos como apoyo “electorero” o de cualquier tipo, nadie lo salvará de sufrir las consecuencias por semejante irresponsabilidad contra su integridad, de lo que son capaces de hacer por el odio racial, aunque usted no haya vivido durante la época mala ni haya participado en ningún linchamiento, son así donde estén y punto.

Deja un comentario