" />
Published On: Mar, Jul 1st, 2014

DE HÉROES, PATRIOTAS, APÓSTATAS Y RADIO Y TV MARTÍ

Por Andrés Pascual

JUAN JUANRadio Martí nació con el aura patriótica, con la marca registrada del bastión contra el castro-comunismo y así se mantuvo durante un tiempo, escuchamos el día que salió al aire en la prisión, en un radio que mantuvimos escondido durante año y medio hasta que un chivato…

Fue una gestión de Jorge Mas Canosa ante la Administración Reagan, que, según me contó en la propia prisión un “ex alto funcionario” de la tiranía, destruyó los planes de acercamiento con Castro en aquel momento, porque el individuo no aceptó “la agresión” y “dejó de calcular los beneficios…”, según Enrique Martínez Carrillo, el dictador estaba un 90 % más convencido de que mejor se aliaba a los americanos, que le habían prometido dejarlo al frente de la finca como capataz y le cambiarían todo el armamento; además, debía abandonar al Pacto de Varsovia y salir de Angola y Etiopía, que no era difícil por la calaña traidora e infiel de Esteban.

De haberse concretado, hubieran sido dos traiciones: la del sátrapa a su sostén comunista y la de Reagan a los patriotas que luchaban por la libertad de Cuba. En ese momento, el tirano había concluído que ni el Pacto de Varsovia ni la URSS llegarían un kilómetro más allá del punto medio en que estaban.

El asalto al poder en Estados Unidos por el comunismo camuflado, su ayuda al castrismo desinteresadamente, su actitud y acciones de aliados encubiertos, objetivó a la emisora anticastrista e inició la labor de zapa, no para rertirarla del aire, sino para darle la tarea que la convirtió en un importante ala quintacolumnista del castrismo para toda la región.

Pero hubo chantaje oficial, amenazas de rebajas del presupuesto, incluso de que saldría del aire “porque no es oía o se veía en la Isla”, sin embargo ¿Cómo Obama, Hilaria o Kerry la han defendido? ¿Por qué ha sido posible que se quedara? Bueno, porque fractuaron la línea editorial, pero, aun así, hay asuntos que son discutibles: al lado de patriotas como Cary Roque o Pablo Alfonso están elementos pancistas, barriguistas, infiltrados del castrismo o hijos de asesinos como Juan Juan Almeida (foto en su programa de Radio Martí con el sicario Tony Ávila), que nunca fue opositor, sino que reclamó una visa para unirse a su esposa “porque estaba muy grave (él)”, lo que fue una falta de respeto monumental.

Pero la Cuba de hoy no es ni la de los 80’s, cuando salió la emisora al aire, a estas generaciones no les interesa ni respetan al Presidio Político Histórico; un poco el actual porque les es familiar en tiempo, por eso les importa más lo que diga un ghandista opositor que un alzado de Las Villas; les importa más lo que diga Juan Juan que lo que diga Armando Valladares, Nuevo Acción o la Crónica USA, porque tiene detalles atractivos que contar como parte de la familia castrista o ¿Nadie recuerda cuando, en el canal 41, una puta estafadora, querida de un hijo de Castro con un video en el que se veía al sátrapa comiéndose una toronja, puso a bailar a Miami una noche? Este es el material que quieren oír allá y ni eso, lo que busca la juventud descarriada patrióticamente de la Cuba castrista es música o noticias sobre acercamiento o sobre emigración, lo primero para ver si le mejoran la situación sin sacrificios y lo segundo porque su único objetivo es irse del país y “que lo mate otro” 
Como que esto lo ha analizado el gobierno americano por sugerencias castristas posiblemente, la mayoría de las contrataciones son del grupo que no nos gusta. El equilibrio informativo, incluso laboral, lo mantienen sentándole al lado a estos intrusos castristas encubiertos o moderados, a gente de la clase política de Pedro, de Cary y de otros más que conozco.

Para lograr su objetivo comenzaron a mover fichas desde el director hasta supervisores y gente a cargo de la edición de programas, que se corrompieron y atacaron a personal valioso de la emisora que fueron expulsados, por lo que calificativos como dictador, asesino…referidos al tirano y a sus secuaces, se moderaron o se prohibieron; sin embargo, la línea de expresión, el enfoque personal de la denuncia en Radio y TV Martí, está ajustada a la de las emisoras federales del país, donde tampoco se puede calificar a nadie con eruptos aun verdades, pero no tratables, según la USÍA, por poco decentes o faltos de ética, a fin de cuentas, así son esta gente en todo.

Es tradición que los americanos traten de usted a quien los ofenda, por lo que no devuelven la peor agresión recordándole la madre al enemigo. En este compromiso de respeto, para nosotros excesivo y equivocado, es que se ajusta el trato displicente de la emisora, que no es con fondos de exiliados ni la mantiene el exilio, a pesar de los impuestos, a la tiranía, a sus esbirros y sicarios.

El “modus operandi” de administraciones desleales y traidoras, tanto a los propios Estados Unidos como a su compromiso con el aliado que necesita de su ayuda, encubre debilitar la unidad de los luchadores verticales anticastrocomunistas, de tal forma nocivo, que es común que cubanos patriotas, que no conceden un palmo de terreno a favor del castrismo, ataquen el experimento castrista en que convirtieron Radio y TV Martí la FNCA y Obama, con nombres y apellidos de otros patriotas que trabajan allí sin misericordia ni respeto por lo que representan en la lucha contra el castrismo ni el sacrificio y la entrega durante toda la vida en el empeño.

Cada vez que he escrito contra el objetivo de esa emisora, he tenido nmucho cuidado de no involucrar a gente que son, más que expresos-as, héroes o heroínas de la lucha, por lo que siempre he sabido que debe ser tabú mencionar como parte del corrupto emporio nombres que no pueden estar en la balanza que sopese entrega y cumplimiento de valores patrios.

Para poder continuar luchando con lo poco que nos queda como ejército y sin municiones, para poder morir sin claudicar, faja’os solo con los dientes, es preciso no crear cysmas voluntarios que conduzcan al torpedeo de la unidad obligatoria que, por supuesto, solo beneficia a esta Aministración americana y a la tiranía.

Lo primero que cuente debe ser Cuba, su libertad y la forma de alcanzarla sin entregar la dignidad ni los principios, entonces, por eso, se debe reconsiderar cualquier actitud que acuse digamos que a Cary Roque o a Pablo, que también trabajan allí, o a Orlando Peña, como elementos del complejo mundo de intrigas y traiciones que han creado a propósito la FNCA, el Obamismo y los Castro.

Yo sé que muchas veces este tipo de ataque virulento, contraproducente e injusto, nace desde lo más profundo de la decepción ante los resultados en la lucha, pero hacer o decir lo errado, ofender a los que no se puede, necesita una mayor dosis de consideración que cualquier otra posición ante el caso.

Como quiera, es lamentable esta autodestrucción de la unidad monolítica que se debe mantener por conceptualidades que requieren más tratamiento de análisis antes de decirlas. Yo, realmente, lo siento y me molesta esa forma de quebrar involuntariamente lo que nunca se debe.

 Por lo que comenté no cuestiono el derecho de nadie a expresar lo que crea, sino que hago uso del mío, porque entendí que merecía mi opinion tal diferendo…¡Es una lástima!

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>