Día sin inmigrantes fue un fracaso que no tuvo consecuencias

Por Alberto Pérez Amenper

“Si usted se enfrenta ante lo que considera injusto, asegúrese de que usted está preparado para enfrentar las consecuencias que  van a venir…”

Este pensamiento lo leí en algún lugar, y fue dicho por alguien que no sé originalmente quien fue, pero me llamó la atención por la sabiduría de su contenido.  La otra frase en el dibujo sale de una curiosa observación cuando vemos cómo todos odian a este país, pero quieren vivir mejor aquí que en el suyo que dicen que es mejor que este.  Quién no ha oído de los inmigrantes, tanto cubanos cómo sur y centroamericanos, que en su país se vivía mejor que aquí.  Entonces, ¿por qué protestar porque te amenacen por enviarte de vuelta a tu país?

Si reconoces que te equivocastes en venir, no tienes derecho a protestar cuando de dicen que te vayas de donde vinistes, que es una frase usada por los racistas, que sin lugar a dudas los hay, pero que se justifican con la conducta de estos inmigrantes arrepentidos pero que quieren seguir viviendo aquí.

Antes de protestar tienes que darte cuenta de que si pierdes lo que tienes, entonces tienes que evaluar si merece la pena protestar. Tienes que evaluar si en verdad la protesta tiene valor, substancia o resultado, porque si después protestas por el resultado de la protesta, entonces lo que tenías antes tenía valor y no tenías razón para protestar.

La frase viene como anillo al dedo a los inmigrantes que protestaron en la huelga de “un día sin inmigrantes” que no fueron tantos ni tuvieron un resultado que nadie notara.  No sólo la protesta fue un fracaso, porque lo único que demostró que “un día sin inmigrantes” no tuvo consecuencias, lo cual es malo para ellos y para todos los inmigrantes.

Pero ahora están protestando porque los que le habían ofrecido trabajo ahora los despidieron.  Pueden leerlo presionando en el link abajo.

Dozens fired for skipping work during ‘Day Without Immigrants’ protest: report | NOLA.com

Así que tenemos que seguir analizando la situación con frases y pensamientos, y esto trae el dicho que “No debes de morder la mano que te da de comer”

Y tengo que confesar que mi simpatía no está con los que perdieron el trabajo, sino con los que los despidieron.  Porque el despido significa dos cosas

Uno, que el despedido no era tan necesario. Ningun patrón despide a un empleado indispensable para el funcionamiento de su negocio

Dos, que el despedido no cumplió con su trabajo perjudicando al centro laboral que le dio la oportunidad de trabajar.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*