" />
Published On: Lun, Abr 13th, 2015

Dos Muertes y No Siento Pena.

Por Luyanó Havana

Galeano-GrassCon brevísima diferencia, asistimos a la noticia del fallecimiento de dos personalidades de la literatura contemporánea, el alemán Günter Grass y el uruguayo Eduardo Galeano.

Del escritor de El Tambor de Hojalatas, Premio Nobel de Literatura y Premio Príncipe de Asturias de las Letras, máximos galardones a nivel mundial para este tipo de ejercicio, se conoce más por sus críticas, posiciones de extrema izquierda e incluso antisemitas que por su obra, siendo la anterior mencionada (escrita en el año 1959) y par de ellas más, las casi únicas referencias que cualquiera pueda tener de este autor.

Sin embargo, ya en las postrimerías de su conflictiva vida, tuvo a bien destapar su propia caja de pandoras, al declarar que había pertenecido, por voluntad propia, a la décima división de tanques Frundsberg de las temibles Waffen-SS. De Hitler destacó que “creer en él no cansaba, era facilísimo”. Este borrón fue bien taimado por la izquierda rancia y la desmemoria colectiva a lo largo de su vida  pues, de airearse en su momento, de ninguna manera hubiera sido elegido, al menos, al Nobel.

Galeano, escribidor de una de las biblias a la idiotez latinoamericana, Las Venas Abiertas de América Latina, fue siempre otro diletante desde la izquierda rancia regional, esa que prodiga honores a personajes que la encumbra y ensombrece los horrores que la caracteriza. Al igual que su homólogo alemán, al final de sus días como literato, un arrepentino ataque de sinceridad le llevó a declarar que “no leería nuevamente mi libro más exitoso. No sería capaz de leerlo de nuevo. Caería desmayado. Para mí, esa prosa de la izquierda tradicional es aburridísima. Mi físico no aguantaría. Sería ingresado en el hospital”.

Dos ejemplos de personajes torcidos pero que, por ideología más que por sus mañas literarias, han sido encumbrados a los altares de las letras, cuando debieran estar como mucho en las referencias de cualquier biblioteca.

Que descansen como puedan.

 

About the Author