El autismo cubano

Por Geandy Pavon

autismo cubano
FOTO DEL AUTOR

Últimamente escucho referirse al nuevo giro de la política norteamericana hacia Cuba, como injerencia de los Estados Unidos en la isla. Por otra parte, escucho también la demanda de un plebiscito para que el pueblo cubano decida su destino (supongo), seria interesante por lo menos saber a quien se pide tal cosa.

Con respecto a lo primero:

Obama es un presidente norteamericano, electo por una mayoría, para defender los intereses de los estadounidenses. ¿Es que estamos equiparando la voluntad de un gobierno de restablecer relaciones con otro, a un acto de injerencia? Podemos estar de acuerdo o no con este nuevo giro de la política norteamericana hacia Cuba, lo que nadie me ha explicado hasta ahora, es como semejante gesto, es el equivalente a una injerencia, mucho menos que sea una forma de legitimación del régimen político o del gobierno en Cuba. Para los que aun no se enteran, el gobierno cubano es un gobierno legitimo desde el momento en el que fue reconocido por la comunidad internacional. De acuerdo, eso no significa que sea un gobierno justo, pero lo justo o lo injusto no tiene un valor decisivo en ninguna jurisprudencia, lo que en cambio si tiene valor jurídico es lo legal o lo ilegal, son cosas diferentes y a estas alturas deberíamos saberlo.

El plebiscito:

Lo del plebiscito es otra forma del autismo político cubano. Vamos a suponer que sea posible, que mañana el gobierno se vea obligado por las fuerzas organizadas de la oposición (una oposición hasta el momento simbólica y dividida) a auto- someterse a una decisión popular ¿Que propondremos someter a plebiscito, la libertad del pueblo? ¿Que pasa entonces si el pueblo vota contra la libertad, lo aceptaremos?

Lo que si se puede someter a escrutinio de las masas es la aprobación o no de la Constitución, pero eso solo es posible si el gobierno decide someterse voluntariamente o por presión de una fuerza equiparable.

Como todos bien sabemos, el poder es indetenible, la única otra cosa capaz de detener el poder, es otro poder. Dada las condiciones actuales en Cuba, lo único que el poder puede darse el lujo de dejar votar o no es la propia condición de libertad o esclavitud, y créanme que si lo hacen ellos, el resultado será la esclavitud. ¿O es que existe alguna duda?

Uno pudiera someter a plebiscito formas de libertad, pero de ninguna manera la libertad en sí.

Comments are closed.