El Califa destruye a EE UU, crea crisis en la frontera y manda a silenciar a la prensa

Carlos Carballido

migrantes_texas_4Son los hechos, no las suposiciones, las que nos conducen a pensar de que la destrucción de EE UU está a solo un paso y que  el actual inquilino de la Casa Blanca (Choza Carmelita) no pone ninguna objeción para acelerar en los últimos anos de su segundo mandato.

Aunque la prensa complaciente solo habla del hecho y no de su causa,  la invasión de niños centroamerianos  solos y con sus familiares por la frontera (curiosamente los mexicanos son deportados de inmediato en una especie de apartheid regionalista) , sobre todo de Texas,  está creando una cascada en torbellino de  problemas  tanto humanitarios como de Seguridad Nacional.

Obama, como buen Musulmán y en su afán de aniquilar a América, firmó una orden ejecutiva permitiendo este relajo  quizás para darle un escarmiento al Congreso  que se opone a sus  órdenes  estilo Fidel Castro. ¿Y cuál ha sido el resultado?: Una verdadera invasión de ilegales que se está saliendo del control de las autoridades estadounidenses y está motivando sin sentido y con mucho engaño a los centroamericanos y a los coyotes mexicanos para sacarle a esto una buena tajada.

El problema más que grave, es caótico y cualquiera que viva en la frontera puede notarlo, aunque ya esos niños  han llegado  a deambular en lugares tan disimiles como Miami y New  Jersey según un reporte de la AP. ¿Y que solución ha dado el Califa?… pues acaba de filtrarse  que hay otra orden ejecutiva que PROHIBE a las autoridades migratorias hablar con la prensa  sobre este asunto debido…. Y esto es genial…. Debido a que puede haber segundas intensiones de los periodistas que pueden atetar contra la seguridad nacional.

Obama asume, por tanto y una vez más en contra de la constitución , la misma técnica del Comunismo mas ácido: Mordaza para la prensa porque, como decía Fidel Castro, antiguamente: El secreto de estado preservará a la Revolución, digo  a EE UU

Los liberales, su prensa lamebotas y el propio Líder del Senado, Harry Reid, siguen culpando a los republicanos de esta nueva crisis y machucan, una y otra vez el ya oxidado argumento de que los elefantes  entorpecen la reforma Migratoria y por eso  es este escarmiento. El tono se ha subido de tal manera que hace unas horas Reid amenazó que de no haber solución a la reforma que Obama propone, pues él tomará una (otra mas) decisión ejecutiva.

¿¿Pero esta culpabilidad es realmente cierta?? Claro que no. Va mucho más allá hasta terminar en una debacles interna a mediano y largo plazo que  debilitara aun mas a la nación americana.

Tanto Obama como su equipo de analistas y de inteligencia sabían de antemano que abrir las fronteras es  ofrecer la posibilidad de minar el país  para su posterior detonación tanto social como económicamente.

Hay que ser desvergonzado para jugar con la sensibilidad de tanta gente ignorante. Centroamérica no está en Estado de Guerra que justifique una migración tan desproporcionada y más bien parece una estrategia muy bien diseñada. Cada niño que cruza la frontera  necesita primero de unos 5 mil dólares para llegar a la frontera mexicoamericana, como tarifa un viaje de casi 10 mil millas . Necesitan de un coyote que los cruce por el lugar indicado   a cambio de pasar drogas y dinero  del otro lado, como ya han alertado varios medios de prensa de Mc Allen y Houston.

El mensaje ambiguo de la prensa barata y complaciente con la Raza, a cambio de rating y embobecimiento mediático, también esta haciendo su quehacer domestico ya que ha propagado el rumor de que se abrió la frontera a estos centroamericanos  para que aprovechen una reforma migratoria en camino, aspecto que hasta los propios senadores demócratas por California y Arizona han advertido.

Recientemente el Sindicato de Trabajadores de la Patrulla Froteriza de Texas  alertó del peligro potencial del aumento del tráfico ilegal  en un 92 por ciento lo cual impide velar correctamente por la Seguridad Nacional  mientras los ocupan en función de niñeras en los Centros Migratorios.

La seguridad en la frontera se llenó de agujeros y Obama lo sabía. No es bruto y menos estúpido.  Sabía que haciendo esto obligaría al Congreso a emitir presupuesto de más (unos 78 millones de dólares) elevar el gasto de gobierno, tal y como es su objetivo liberal, y crear  las condiciones para darle libre entrada a cuanto terrorista quiera sembrarse en territorio americano. Porque si alguien cree que entran los niños y no los terroristas, entonces mejor siga viendo las Telenovelas de Indiovisión.

El Califa, hunde a América, y en lo que queda de su califato va a lograrlo. Cuenta con la complicidad demócrata y con la asombrosa pasividad estadounidense. Tan perceptible es esta realidad  que al rato deberemos irnos a vivir a la Luna si es que encontramos un cohete para introducírnoslos en alguna musculatura esfinterial.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*