El Consumismo en las Navidades

Por Alberto Pérez Amenper

unnamed (30)Estamos llegando a las fiestas.  Día de acción de Gracias, las Navidades, y aguándonos las fiestas, las gentes hablando de las desgracias del consumismo.

“El consumismo es la desgracia del capitalismo”, esta es la cantaleta que oímos constantemente, pero el consumismo no ha acabado con ninguna nación, aunque ha perjudicado a individuos irresponsables.

Pero el comunismo ha acabado con naciones, incluyendo nuestra Cuba, donde no hay consumismo porque no hay artículos para consumir.

Soy un admirador de Adam Smith, creo que fue un visionario, y Smith vio como el consumismo creaba la riqueza de las naciones y no crea la desigualdad, todo lo contrario genera una posible igualdad de ricos y pobres.

“Los ricos “consumen poco más que los pobres, y a pesar de su natural egoísmo … dividen con los pobres el producto de todas sus mejoras. Son conducidos por una mano invisible al hacer casi la misma distribución de los productos necesarios de la vida, que es como si  la tierra hubiera sido dividida en porciones iguales entre todos sus habitantes y así sin proponérselo, sin saberlo, al promover el interés de la sociedad y producir medios para la multiplicación de la especie. Adam Smith en “La teoría de los sentimientos morales,” parte IV, capítulo I, pp.184-5, párr. 10.

Los principios básicos del capitalismo como lo conocemos hoy se detallan muy claramente: oferta y demanda, división del trabajo, la búsqueda del interés propio. Y si piensa un poco más, sólo puede recordar el hombre detrás de las teorías: Adam Smith.

Escrito en 1776, “La riqueza de las Naciones” sigue siendo uno de los libros más importantes de la economía de todos los tiempos. Pero ¿las lecciones que Smith expuso en su texto hace todos esos años todavía se aplican hoy en día?

La ideas que por consumo, realmente se crea,  que el propósito de toda producción es hacer algo útil es tan real hoy como en 1776.

La idea de que el producir era para el bien de los consumidores a no se le había ocurrido al cerebro humano antes de Adam Smith, entonces como muchos ahora se pensaba que los que producen son los únicos que recibían los beneficios no los consumidores. Pero pregúnteles a los de esos países en que conseguir artículos de consumo es el principal objetivo de la vida porque no los hay, y no los hay porque destruyeron a la clase productora.

“El consumo es el único fin y propósito de toda la producción; y el interés del productor debe ser atendido, sólo la medida en que sea necesario para promover los consumidores.”  “La riqueza de las Naciones,”  Adam Smith, libro IV capítulo VIII, v. ii, p. 660. 49.

“Cada individuo… realmente no tiene la intención de promover el interés público ni sabe realmente que lo está promoviendo… piensa solamente su propia interés;  dirigiendo  la industria de tal manera que sus productos sean de mayor valor, él piensa solamente su propio aumento, y es en esto, como en muchos otros casos, guiado por una mano invisible a promover un fin que no era ninguna parte de su intención. “La riqueza de Naciones”, libro IV, capítulo II, p. 456, párr. 9.

 

Ahora por la filosofía de Adam Smith si hablas con algunos  mayoría de los empresarios dicen que lo que hacen es para el bien público, pero ya sabes que lo están haciendo sólo por codicia,  y los consumidores sólo están consumiendo por el bien de su propia avaricia. Pero Smith señaló que el sistema produce en realidad algunas cosas  buenas. Es una realidad que él vio, que no tenemos ninguna de esas cosas buenas si no tenemos este sistema de búsqueda de interés propio en ambas partes.  Es lo natural es lo que hemos visto en el sistema de libre mercado, que es lo que sucedió desde el principio de la civilización.

 

“El esfuerzo natural de cada individuo es mejorar su propia condición… es tan poderoso, que se produce  solo, y sin ninguna ayuda, no sólo capaz de llevar la sociedad de la abundancia y la prosperidad, sino de superar las cien obstrucciones impertinentes con que la locura del ser humano leyes demasiado a menudo entorpece sus operaciones.” “La riqueza de Naciones”, libro IV, capítulo V, digresión sobre el comercio de maíz, pág. 540, párr. b 43.

Como todos perseguimos nuestro propio interés personal en el mundo de hoy, los consumidores hay veces que acumulan deuda hasta que no ven más allá de ella. Al mismo tiempo, empresas hacen lo hay que hacer para seguir impulsando los productos a los consumidores.  Es una realidad que tampoco se puede negar, pero esto no quita valor a las premisas que nos presenta Adam Smith, sólo demuestra que el ser humano es imperfecto y no se deja llevar por el sistema natural, trata de vivir sin la responsabilidad propia y de los demás.

Pero el consumismo no es la razón de que personas estén empeñadas, es el abuso del consumismo.

No quieren gastar de más durante las navidades, no gasten más que lo que puedan pagar, pero disfruten de la posibilidad de poder comprar lo que quieran dentro de sus posibilidades, esto es algo que no pudieran hacer en un país comunista.

No culpen a la ambición de los comerciantes que los tientan, ellos están haciendo su labor de tratar de vender lo más posible, es su responsabilidad comprar nada más que lo que puedan pagar.

El consumismo de por sí es lo natural, si la persona por su falta de responsabilidad se aparta de lo natural no quiere decir que el consumismo es malo, porque no hay nada más natural que el principio que reconoció Adam Smith y que es el principio de como trabaja la libertad que hace posible la producción de los productos que consumismo.

“No es de la benevolencia del carnicero, el cervecero o el panadero que esperamos nuestra cena, sino de su relación con su propio interés. Nos dirigimos, no a su humanidad sino a su amor propio y nunca hablarles de nuestras necesidades sino de sus ventajas. “La riqueza de Naciones”, libro I, capítulo II, pp. 26-7, párrafo 12.

Comments are closed.