EL CONTROL DE ARMAS DE OBAMA

Por Alberto Pérez Amenperunnamed (12)

Hay un chiste de Pepito, que dice que Obama estaba en la escuela explicándole a los niños sobre la necesidad del control de armas.

Empezó a dar palmadas con las manos, y dijo, cada vez que doy una palmada una vez cada minuto un niño muere por la violencia de un arma de fuego. ¿Qué piensan ustedes que debo de hacer?

Entonces saltó Pepito y gritó, ¡idiota, deja de dar palmadas!

Este chiste trata hábilmente de presentar la táctica teatral que la falsa propaganda que la izquierda utiliza a menudo para avanzar su agenda, especialmente cuando se trata de un control de armas más estricto.

Cuando hechos y datos no respaldar sus argumentos, los liberales hacen infundadas apelaciones emocionales para persuadir a los desinformados, razón por la cual podríamos usar a la gente como el pequeño Pepito que no son tímidos para responderles su absurdo.

Obama habló del hecho y siempre habla del hecho cómo si la persona que cometió el crimen no es realmente el culpable, el culpable fue el arma.

Obama ni siquiera mencionó el nombre del criminal.  Un criminal que cometió un crimen que hubiera podido ser prevenido, no por el control de armas, pero por el control de la criminalidad.

Pero al  narcisista en jefe no le interesaba hablar de esto, no menciona en su diatriba el hecho de que ya hay leyes federales y estatales contra el asesinato y leyes contra la tenencia ilegal de armas.

Ya hay leyes federales y estatales en Oregón que requieren una verificación de antecedentes antes de una compra de armas se pueda completar.  Aunque todos saben que los criminales no necesitan permiso para adquirir armas ilegalmente no importa el control que se estableczca.  

Ya existe en Oregón una ley estatal que requiere un permiso para portar un arma de fuego. El campus era una zona libre de armas. La institución educacional tenía vigente las políticas que prohíben portar un arma en el campus.

En otras palabras, el tirador (cuyo nombre y raza no puede mencionarse) probablemente violó media docena de leyes o más en la realización de su obra.  Pero no se puede mencionar su nombre ni su raza, vamos a hablar nada más que de las armas, podemos decir sin problema el nombre y el color de las diferentes armas de fuego, hay libertad de expresión para hacerlo.

Obama no mencionó que el tirador estaba seleccionando a los cristianos para asesinarlos: el segundo tiroteo masivo en los últimos meses en que está dirigido a cristianos específicamente (aunque el primero sirivió como propaganda racista en vez de anti-cristiana).

El seleccionar a personas por su religión have de este caso evidentemente un “crimen de odio”, pero no se puede mencionar eso, Obama no menciónó eso.

Hay leyes ya federales contra “crímenes de odio”, pero se ha filtrado a simplemente si el crimen de odio es para un negro o un homosexual, no más.  Parece que los blancos cristianos son un objetivo legítimo, por eso quizás cuando una persona dispara a un objetivo le dicen que traten de dar en el blanco, yo nunca he oído en un torneo de disparo que digan que traten de dar en el  negro.

Obama no mencionó que el tirador viene de un hogar roto. De padres de raza negra y blanca, el padre es extranjero la madre es americana, pero la raza igual que el nombre y los antecedentes de este tipo no se puede mencionar. 

Bueno no es nada raro, tampoco se mencionaba esto en un caso anterior cuando una persona de iguales características y peores antecedentes, se presentó como candidato a presidente y fue electo.

En el caso del Trayvon Martin cómo el muerto era un negro y el que lo mató era blanco, entonces si se puede decir que luce como Obama, que pudiera haber sido hijo de Obama. 

Oye tú, este se parece bastante a Obama, más que Trayvon.

Hasta se parece en su origen, sus padres uno blanco y otro negro no estaban casados, y su padre biológico no había estado mucho presente desde el momento de su nacimiento.

Las estadísticas dicen que criminalidad y hogares rotos van de la mano.

Parece que esta estadística se convirtió en realidad en este caso, no quiero seguir elaborando si estas estadísticas también se cumplen en alguna manera en Obama.

Obama no mencionó que el asesino en de mensajes en línea mostró una afinidad por una organización terrorista – el Ejército Republicano Irlandés – y alabó el loco homosexual que mató a dos de sus compañeros de trabajo en Virginia. Obama no hizo mención que en California ya este individuo había sido clasificado como con problemas mentales.

No es más control de armas lo que hace falta, es control de la criminalidad.

Pero para esta clase elitista y burócrata, no hay problema que no pueda ser resuelto que por una nueva  ley. Si una sola ley está en su lugar para evitar que una cosa y la cosa se produce de todos modos, dos leyes más sin duda van a resolver el asunto.

Si tres leyes no funcionan, tres más seguramente lo hará. Si seis leyes no son suficientes, sin duda uno – o seis – más serán suficiente. Esta es la forma en la libertad se pierde, una ley a la vez. Una ley conduce a otro y otro y otro. Y entonces, un día, una nación,  que era una vez libre se encuentra en la esclavitud.

Esto llama el gradualismo. Es una práctica de larga tradición de la clase dominante. Ellos están contentos de establecer eventos en movimiento a sabiendas de que no van a llegar a término total en corto plazo, pero vencerán a la larga.  Al final lograrán el totalitarismo.

Sucedió en Rusia, sucedió en Cuba, sucedió en Venezuela, es un buen sistema  porque la gente rara vez acepta la tiranía de un solo golpe. Tiene que venir lenta e imperceptiblemente, o la gente va a resistir y rebelarse. El gradualismo reduce el potencial de shock y adormece los sentidos a la realidad que está ocurriendo a su alrededor, sin importar la gravedad de las consecuencias. Neutraliza la mente y adormece los sentidos a la realidad.

Hay control de armas, simplemente lo que quiere el gobierno de Obama no es el control de armas, es controlar quienes son los que tienen las armas, saber quiénes son, como se llaman y donde viven.  Actualmente, si tienen armas legítimamente compradas, no son delincuentes pues en las leyes existentes tienen que presentar sus antecedentes y hay hasta un período de espera para verificar y refrescar a la persona si el arma la piensa usar como revancha en un momento emocional.

Todos los sucesos que hemos visto, la mayor parte de las veces las armas no pertenecen a la persona pero a un familiar, o fueron comprada bajo las leyes, o fueron adquiridas ilegalmente, así que no es realmente un problema de control de armas, es un problema de control de personas.

Esto es lo que debiera de hacer el gobierno, controlar y vigilar las personas por su conducta o sus antecedentes. Hay más crímenes en Chicago, el estado de Obama, en un mes que los muertos en atentados por casos como del de Oregón en un año. 

Las armas de los delincuentes de Chicago no se resuelven con el control de armas, esas pandillas siempre buscarán la manera de tener armas, el problema es controlar a esas pandillas. Pero eso no es políticamente correcto porque la mayoría por no decir todos son de esa raza que no se debe ni se puede tocar.

El control de armas es el método favorito de los dictadores, hay un buen control de armas en Cuba cómo lo hay en todos los países comunistas, y el mejor control de armas de la historia era el aplicado por la ingeniosidad y la eficacia germánica de Adolfo Hitler.

Obama siempre está en buena compañía.

Comments are closed.