El Control de las Banderas

Por Alberto Pérez Amenper

dos banderaaPrimero que todo, estoy de acuerdo con la gobernadora republicana de Carolina del Norte en cuando a retirar la bandera de lugares públicos. Después de todo sólo hay una bandera nacional y la confederación perdió la guerra civil, los derrotados no tienen el derecho a ondear la bandera es la bandera de la Unión Americana la que tiene que ondear en los edificios públicos.

Es algo simbólico que haya sido una gobernadora republicana la que al fin decidió quitar la bandera del  ejército formado mayormente por miembros y simpatizantes del partido demócrata derrotados por el ejército que tenía como comandante en jefe a Abraham Lincoln el primer presidente republicano.  

La gobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, pidió este lunes que se retirara la bandera de la Confederación que está en el Capitolio estatal, el edificio del gobierno de dicha entidad estadounidense aunque dijo que cualquier particular podía poner su bandera en su propiedad privada.

“Hoy estamos en un momento de unidad en nuestro estado y sin culpa decimos que es tiempo de remover la bandera de los territorios del capitolio estatal”, dijo Haley, una republicana y la primera gobernadora que no es de origen caucásico en Carolina del Sur.

La guerra se acabó hace tiempo y sin lugar a dudas los supremacistas blancos están usando la bandera como símbolo de discriminación, así que por qué echar leña al fuego, sobre todo en un estado que ha demostrado mucho más cordura entre los ciudadanos negros que los que hemos visto en otros estados en que por situaciones de mucho menor importancia los racistas negros han destruido propiedad privada con manifestaciones violentas.

El crimen de la iglesia de Charleston, si es un crimen, no los de Missouri o Baltimore, que fueron durante la detención de delincuentes, sin embargo lo que oímos de los familiares de los asesinados fue un mensaje de amor y perdón cristiano, algo que demuestra que el amor es mejor que el odio para resolver los problemas. .

Pero dicho esto, las banderas como las armas, no mata a nadie.  Tanto el hecho de la iglesia como los tantos hechos de discriminación de una u otra parte nada tienen que ver con la bandera ni nada tiene que ver con las armas.

Seguirán los hechos racistas y esto es lo que hay que combatir no realmente la bandera, lo mismo que hay que combatir el crimen combatiendo a los criminales, no las armas.  Habrá siempre criminales con control o sin control de armas y habrá racistas con control de banderas o sin control de banderas. .

El problema está que a los políticos no les conviene lo que sucedió en Charleston, que es que la respuesta de la población negra fue una respuesta inteligente.  A los políticos le gusta mejor aprovechar la estupidez de los negros brutos que son los que mantienen cautivos con limosnas de beneficios sociales para avanzar  sus intereses en las elecciones.  Como los reverendos Sharpton y Jackson no pudieron embaucar a los negros de Charleston, ahora la cojen con la bandera para joder un poco, pero la gobernadora les supo contestar.

El partido demócrata fue el partido de la esclavitud de los negros durante la guerra de secesión, el partido demócrata sigue siendo el partido de la esclavitud de los negros en el día de hoy.  Lo que pasa es que la mayoría de los esclavizados no se dan cuenta de su cautiverio.