" />
Published On: Dom, Feb 15th, 2015

El descrédito continúa: Respuestas a acusaciones del informante confeso Ernesto Vera

raudelNota de la Redacción: Todo hombre tiene derecho a Réplica y por esa razón publicamos la respuesta del ex disidente cubano Raudel  Avila  Lozada, hoy exiliado en Iowa,  ante las acusaciones hechas por el Líder de la UNPACU José Daniel Ferrer García y de su más cercano aliado Ernesto Vera,  informante confeso del G2 . Son ya más que conocidos los bretes, dimes y diretes de la disidencia dentro de Cuba que han resquebrajado la moral y la credibilidad de sus líderes.  Lo triste es que esos falsos líderes reciben todo el apoyo de medios de prensa de Miami y de la infortunada radio y TV Martí. Esta es la razón de esta publicación réplica.

Por  Raudel Avila Losada

No podrán vivir con dignidad, ni con su conciencia tranquila, aquellos que por cobardía han traicionado la confianza que los hombres depositaron en ellos.

En una  entrevista realizada por José Daniel Ferrer García, coordinador nacional de la Unión Patriótica de Cuba UNPACU,  al  confeso  agente del G2 cubano Ernesto Vera Rodríguez,  se me acusa de que yo  apoyaba muchas de sus  actividades  de colaboración con el aparato represivo cubano. En ese video, Vera argumenta además, que él me hacía entrega de folletos donde se desacreditaba la labor de UNPACU y de su principal líder por lo cual se  afirma que efectivamente la directiva de esa organización  sospecha de que yo también era un agente del G2.

Para responder a estas falacias,  primeramente  me dirigiré al agente Ernesto Vera Rodríguez. En un segundo articulo le responderé a Ferrer GarcíaEs cierto que te apoyé en algunas de tus actividades; pero no solo a ti  sino que  también  brindaba mi esfuerzo   a  cuantas organizaciones prodemocrática dentro de Cuba me lo solicitaran. Siempre lo hice con el solo objetivo de poner un granito de arena en la noble y justa causa de ver a nuestra patria libre y verdaderamente democrática.

Recuerdo que una de las veces que recibiste mi apoyo fue  cuando , supuestamente , se realizaba la vista oral donde tú acusabas a una señora en el  Palacio de Justicia en Santiago de Cuba. Digo supuestamente porque ahora  sabemos, que todo estaba preparado por la policía política y que tú eras una de ellos. En esos momentos me limité a  dar cobertura informativa para  la emisora Radio Martí de lo que allí acontecía.  Jamás se me olvidará  Ernesto Vera, o agente Jorge, que debido a mi negativa de ser acusador , fui víctima junto a otros activistas, precisamente de UNPACU y otras organizaciones, de una feroz y brutal golpiza por tus mismos compañeros represivos, dirigidos por  tú Teniente Coronel  Elio, de la policía política.

Con respecto a tu declaración, de que me entregaba folletos, para que yo lo dejara por debajo de las puertas de los activistas de UNPACU,  sabes que es totalmente falso. Sabes bien que la última vez que fui a tu casa, acompañado con Nuria Folgar Rodríguez, me enseñaste algunas hojas impresas donde atacabas a UNPACU, y descaracterizabas  a José Daniel Ferrer García. Te dije en ese momento que yo te había apoyado en otras actividades, pero que no era  hombre  para esas cosas. En ese mismo instante te transformaste ante mi actitud y me dijiste a mí y a Nuria que nos fuéramos de tu casa y nunca más volviéramos. Esa  fue la última vez que te vi en persona.

Ernesto Vera, o agente Jorge; tú justifica que te viste obligado a colaborar con la policía política, argumentando que te amenazaron con la vida de tu madre y a tu integridad. Te diré agente Jorge, que cuando mi difunto padre estaba agonizando en mi casa, por la terrible enfermedad que lo consumía; en una de las detenciones que tu superior Diorkis, jefe de enfrentamiento en Santiago de Cuba, valiéndose de que sabía que mi padre necesitaba sondas para que pudiera drenar la orina  y que en esos momento no había en los hospitales, como otras tantas medicinas; me ofreció su ayuda diciéndome que él podía conseguirlas si yo quería. Mi respuesta fue que le agradecía su preocupación, pero que yo ni mi padre  necesitábamos su ayuda, que las sondas la buscaba yo. Cuando le comenté a mi padre  sobre la propuesta que el oficial del G2 me había hecho, él desde su lecho de muerte me dijo, que prefería aguantar los dolores, antes de utilizar algo que viniese de las manos de esos canallas.

Ernesto Vera, tanto a mí como a otros tantos, quisieron chantajearnos de diferentes formas. Luego llegan las amenazas de llevarnos a prisión, conjuntamente con golpizas, actos de repudio, deportaciones, detenciones y tantos otros métodos utilizados por ese órgano represivo. Nunca asimilé sus dictámenes, nunca bajé mi frente; y me apreté bien el cinturón de mi pantalón para soportar toda la fuerza y el odio que tus hermanos represores desatan contra aquellos que nos negamos a servirles. No solamente contra mi utilizaron sus métodos cobardes, también lo hicieron contra mi hijo; que fue hostigado tanto en su escuela por su profesores hasta que lo obligaron a salir de sus estudios.

Agente Jorge, yo nunca he traicionado, ni traicionaré mis principio y mucho menos ninguna causa justa; y como la causa de ver a Cuba libre y verdaderamente democrática es justa, la defenderé donde quiera que yo esté. Seguiré luchando desde donde me encuentre por acabar con la tiranía que por más de medio siglo desangra a todo el pueblo cubano. Antes de traicionar Ernesto Vera, prefiero morir de frente al sol. Pero tú no sabes de principios, tú no tienes moral, ni escrúpulos, mucho menos pudor; solamente eres eso una rata TRAIDORA, y las ratas como tú van siempre al lugar de donde salen: A las cloacas de la Historia.

About the Author