EL “FARIÑISMO” EN VENEZUELA

ceballos y leopoldo

Por Andrés Pascual

Antes de comentar sobre lo que sugiere el título ¿Recuerda cuando entre Obama, Hollande y otros anticapitalistas crearon la Revolución del Mediterráneo, cuyo objetivo encubierto fue la reactivación de grupos como el Estado Islámico, muy fortalecidos por la ayuda “del exterior”? ¿Recuerda que le dieron un valor determinante al factor “teléfono móvil o celular” por lo que significó en cuanto a unir a las poblaciones y citarse en lugares estratégicos para protestar, vandalizar y asesinar como preámbulo del GRAN PROBLEMA de hoy? Si tiene buena memoria, también debe recordar que el fracaso ante la tiranía (ni intentos que generen algún tipo de acción violenta) en comparación con el éxito islámico, se lo adjudicaron a “la escasez de celulares” para la gran convocatoria.

Hace poco leí que más de 3 millones de cubanoides tienen el aparatico, pero, cumplimentando el amplio criterio que pesa sobre ellos como “buenos negociantes”, le dan mejor y muy personal uso como “herramienta de trabajo pagado en moneda dura” cada vez que envíen “imágenes” de algún que otro protestando, siendo golpeado y detenido (corta duración) en la calle o en su casa; o como el pinareño Yosmani (masculino de Yasmani, nombre del pelotero de Arizona) Lara, que filmó su travesía desde Ecuador a Miami proyectada por América Tevé, por lo que se aprecia, quien mejor o únicos que pagan la contribución reporteril ¿amateur? que genera el celular en Cuba.

En cuanto a la lucha libertaria, el único valor del celular para “los que se la están jugando allá adentro” o para los otros, como Lara, que inauguró la segunda fase, esta vez “jugándosela afuera” con la grabación de su “odisea” de risas y cuentos en buenos jeans, tennis Nike y pulóveres del “NODTE”, travesía que, dicen, cuesta no menos de 7,000 para efectuarla.

Como los locos ¿No dicen que esa cantidad hace rico a un hombre en Cuba? ¿A qué vienen? No acepto la palabra libertad por ninguna esquina cuando al año regresan “humanitariamente”.

Las huelgas de hambre no son un hobby, se inician como respuesta a la agresión moral del o los huelguistas; a veces se producen en solidaridad con una persona si lo amerita el reclamo, por el contrario, si no alcanza a aprobarse, porque es muy delicada tal decisión si encubre objetivos personales, el huelguista debe encarar sólo el reto.

Los primeros 4 días se conocen como “rechazo de comida”, último espacio de tiempo concedido, o “últimatum” para alcanzar un acuerdo, que se le da a la parte demandada y/o ¿presionada?, para que recapacite en cuanto a lo solicitado o reclamado por el o los posibles ayunantes.

A la huelga de hambre no se invita, sino que se asume personal y voluntariamente el compromiso de apoyo cuando se conoce el objetivo, con ajenos incluso, porque se comparta la preocupación, dada la posible ampliación del abuso, que siempre fue en el Presidio Político Cubano el objeto de la abstención (previa discusión colectiva para lograr el apoyo).

En tamaña decisión ni se exige comida ni mejor, ni trato de ciudadano del mundo con beneficios, se supone que son ideales, principios y moral lo que provocó la injusta sanción por luchar por la libertad y la soberanía de la patria, entonces hay que asumir como hombrecitos el paso dado.

El que decida “plantarse” en huelga de hambre tiene que estar convencido de que su gesto es suicida si no logra que se cumpla la exigencia por la que, después, si no muere, le quedarán secuelas de salud durante toda su vida, sobre todo gástricas y respiratorias

Una huelga no se abandona sin lograr el éxito, no cabe “retirarse por enfermedad”, quien premedite lanzarse al vacío desde 2,000 pies de altura sin paracaídas, no puede exigir un colchón de muelles para aliviar o disminuir el impacto.

Muy importante, si el ayuno no incluye agua es un fraude, porque no mueve al represor a recapacitar sobre el argumento, que significa temor ante la muerte provocada, sin agua el deterioro se aprecia a cada minuto; luego de 4 días, la posibilidad de morir es demoledora. Un huelguista de hambre que consuma líquidos puede durar bastante en la agonía fabricada, que no acabará con su vida y convertirá el esfuerzo en un fraude mayúsculo.

Durante la era del Presidio Político en Cuba, la propia tiranía se encargaba de incluirle el agua a la huelga, cuando dejaba todas las celdas con huelguistas sin una gota, incluso los llamados turcos los secaban con guisopos de yute y vaciaban los tanques para el baño.

El huelguista debe permanecer totalmente inmóvil para no perder por ningún esfuerzo, por pequeño que sea, la precaria hidratación que irá cediendo y empeorará a medida que pasen los días, tampoco debe hablar ni mover las manos.

A partir de la lucha de los “pacíficos”, las huelgas han sido más comunes fuera de la prisión que dentro, encabezadas por el “huelguero” Fariñas, que debe tener un récord mundial impresionate y las maneja como burlas condonadas, igual que las llamadas “detenciones de corta duración” sin advertencias incluso; al modo mío de verlo, este barriguista creó un movimiento fraudulento que bien pudiera llamársele “Fariñismo”.

Como que todo lo que tenga que ver con Cuba tiene reflejo obligado en Venezuela, parece que el “Fariñismo” llegó a la oposición “anti-castrista” en su resort venezolano; porque, un par de presos y otros fuera de la prisión, comenzaron a ayunar.

Como aclaración, especie de sugerencia que hago a los lectores para que no los confundan: Ceballos (foto “en huelga” con Leopoldo López) no podía retirarse de la huelga porque “tiene problemas de salud, ¿Qué entiende este individuo por suicidio? Abandonar con justificaciones de deterioro sin lograr el objetivo perseguido es una irresponsabilidad amoral de alto vuelo, ridícula e inaceptable.

Una vez murió un campesino en huelga de hambre en Veneuzela, protestó contra la orden de Chavez para que invadieran su terreno los indeseables y no existe un movimiento que tenga por nombre el de aquel valiente, único que se inmoló, hasta hoy, (es un asesinato dejar morir al huelguista que lo acompañe la razón), por efecto del ayuno, justificado en el reclamo del derecho personal y colectivo a la propiedad privada. Aquella vez escribí lo que sigue:

http://ireport.cnn.com/docs/DOC-487607

En Cuba, etapa ultrapacífica o ghandista de la “oposición”, se han producido muertes valientes en huelgas de hambre en prisión, de tanta coraje, moral y principios como las de sus predecesores a causa de lo mismo.

Sin embargo, hay que decirlo, ninguna huelga de hambre se gana contra las tiranías dictatoriales comunistas, porque son los dueños de todo y manejan la información como les da la gana; a fin de cuentas, matan de mil formas sin preocupación humanitaria ¿Cómo los va a “ablandar” el intento suicida?

Porque el mundo no actúa como debe ante el reto que le hacen los valientes que se inmolan, como Zapata en Cuba o Brito en Venezuela hace 5 años, porque al castrismo le quitó la etiqueta de bárbaro o de monstruo una Administración americana que podría desembocar en un similar del castrocomunismo y hay señales, lo mejor sería que en Venezuela depongan el jueguito que se traen, definitivamente, otra falta de respeto tan grande como la del modelo, el “opositor” FARIÑAS en Cuba.

Comments are closed.