El Ideólogo americano

Por Alberto Pérez Amenper

3Ahora que ya Hillary Clinton definió implícitamente para el que haya querido entenderlo en su discurso de este fin de semana la trayectoria que piensa seguir en su campaña, sabemos lo que podemos esperar.

Hillary Clinton a la vez que alabó a Obama por sus años de gobierno, se aferró a la ideología socialista, una estrategia estudiada para lograr la base que le dio la victoria a Obama.

Quizás esté equivocado, espero no estarlo, pero no creo que la rigidez ideóloga le de la victoria, creo que todavía existen residuos de pragmatismo al pueblo americano para saber lo que le conviene.

Un rígido ideólogo como Obama es más problema en sí mismo que las situaciones que se presentan, porque con sus soluciones basadas no en la solución del problema pero en su agenda de avanzar su ideología aumenta el producto y hace malas hasta las buenas situaciones.  Si esto es lo que podemos esperar de Hillary también estamos muy mal si se convierte en el próximo presidente.

Vamos a tomar por ejemplo el Tratado Transpacífico, la reforma migratoria, y las negociaciones con Irán..  Todos estos casos se pudieran tomar en consideración, pudieran ser situaciones razonables y necesarias..  El Tratado Transpacífico es algo que pudiera servir para ayudar a la industria y el comercio, los empleos que se perdieran se recuperaban con el aumento a la economía. Pero en manos de Obama, y darle poderes especiales a Obama, no se puede ni pensar que esto pudiera funcionar como lo que pudiera representar con un presidente que pusiera los intereses de la nación por arriba de una ideología.

Lo mismo pasa con la reforma migratoria, sabemos que no se pueden deportar a todos los que han entrado ilegalmente, por el tiempo pasado, y por la cantidad, pero hay que cerrar las fronteras antes que nada, y después estudiar uno a uno cada caso de los inmigrantes para ver cuales han demostrado que pueden adaptarse a las leyes del país y los que no las han cumplido sean deportados ordenadamente.  Esto no es posible con la agenda ideológica de Obama, así que no hay solución, simplemente inercia, no hacer nada y que sigan entrando.

El mismo caso y quizás el más grave, el caso de Irán.  Había que sentarse con Irán, había que negociar,  pero para decirle que o terminaba sus planes nucleares o se incrementarían las sanciones o algo peor si no hacía caso.

Pero este sencillo plan para cualquier líder, no aplica para un ideólogo como Obama o Hillary Clinton.

¿Qué piensan? Sí, sí, sería absolutamente bueno si pudiéramos trabajar por un acuerdo de ganar-ganar por el que Irán renuncia a las armas nucleares, se convierte en un buen ciudadano global y reúne con la comunidad de Naciones. Magnifico, nadie discute que esto es bueno si fuera posible.

Nadie discute que es una buena idea que los Reyes Magos les traigan los regalos a nuestros hijos y no tengamos que comprarlos nosotros.

Hay un punto, sin embargo, donde pantallas de optimismo a ultranza y a ultranza se hunden en el autoengaño.

La interpretación sólo razonable de los acontecimientos recientes como se presenta  es que evidentemente Irán está determinado completamente para obtener un arma nuclear a cualquier costo y sólo utiliza las negociaciones con Occidente como una táctica dilatoria en su carrera por la bomba.

Todos pensamos que negociar es una buena idea como lo son los reyes magos si fuera una verdad, posible, pero el que es una buena idea, no es una razón para negar los hechos de su imposibilidad.

El hecho es que Irán está jugando con nosotros. Así que vamos a dejar de ser hipócritas diciendo que nos están  engañado cuando sabemos que no hay engaño, su determinación es algo que no se puede obviar.

Entonces ¿Qué ha pasado? Bueno como no se ha podido llegar a un acuerdo ¿Qué hacemos? ¿Nuevas sanciones? ¿Aviso de que tomaremos medidas militares?  Noo, simplemente dejamos el acuerdo colgando, pendiendo de un hilo y estamos reposando en el limbo de los injustos. Como detalles del acuerdo pendiente la situación actual no puede ser más clara, no cierre las inspecciones de sitios militares de Irán; no hay sanciones ; no hay creíbles opciones militares de Estados Unidos en la mesa; no hay restricciones sobre misiles de Irán; sin respuestas sobre su pasado trabajo armas nucleares; ninguna promesa para liberar a estadounidenses en manos de Irán; no hay moderación del comportamiento regional de Irán. Lo único que se materializó el único resultado palpable de las negociaciones, fue un soborno por adelantado $ 150 billones en forma de alivio de las sanciones, por lo que también  hace visible la escala de la capitulación de la administración. Las negociaciones con Irán ahora ascienden a un striptease diplomática, Obama se quita la ropa y le ofrece su trasero a Irán como se lo enseño a Raúl Castro y lo hará con sus negociaciones con cualquier país cuando conviene a su ideología.

Y ese el punto crucial, el Ideólogo, que tampoco puede hacer  negocios con amigos que no se adapten a su ideología como Inglaterra o Israel.

Pero ahora al Qaeda ha cedido el orgullo del lugar terrorista estado islámico, que está atrayendo miles de reclutas del oeste mientras ganando terreno desde Afganistán a Libia, y los ideólogos demócratas apenas  se pueden poner de acuerdo lo único los vemos simplemente encogiéndose de hombros.

Hillary Clinton hizo una referencia efímera nominal a ISIS en su discurso de campaña el sábado, pero eso fue todo. Obama al menos piensa que el esfuerzo vale la pena implementar algunos entrenadores adicionales a Irak, pero no un solo soldado de combate, Hillary ni siquiera mencionó esto.