EL INMORAL MEDIADOR Y EL ¿INCOMPETENTE? REGENTE.

Por Andrés Alburquerque

dialogos de pazNo logro salir de mi perplejidad ante la dicotomia que representa la ronda de conversaciones entre Las FARC y el gobierno constitucional de Colombia nada menos que en La Habana. Se trata, según la versión del ejecutivo colombiano, de un intento por resolver el diferendo entre los guerrilleros (lease narcotraficantes) y las autoridades democráticamente electas por el pueblo del hermano país.

Ambas partes, en mas de una ocasión, han manifestado agradecimiento al anfitrión y mediador, el general Raul Castro, por su hospitalidad y ayuda a encontrar soluciones. Este tema no esta exento de criticas por parte de aquellos que sostienen que con terroristas y traficantes de droga no se negocia, en especial cuando el gobierno anterior, del que el actual presidente era ministro de defensa, había colocado a dicha crapula en posición de desbandada. Muchos acusan al presidente Santos de precipitar unas negociaciones, ya de por si innecesarias, con el objetivo de presentarse a las próximas elecciones como el salvador de Colombia, pero para los cubanos el enfoque debe ir mucho mas allá y centrarse en los siguientes aspectos:

1- El régimen de La Habana da por legitimo y sabio que un gobierno democrático y genuino negocie y converse con un grupo terrorista.

2- La opinión publica internacional parece coincidir, una vez mas, con la opinión del grupo de poder en La Habana.

3- Los ancianos que detentan en poder en la isla, sin embargo, no aceptan negociar con la oposición PACIFICA de su país.

4- Si un gobierno electo según las normas universalmente establecidas de democracia y estado de derecho puede negociar la salida a la crisis de su país con un grupo de delincuentes por que otro que llego al poder por las armas y jamas ha efectuado una verdadera elección se niega a admitir la autenticidad de quienes dentro de la isla y fuera de ella se les oponen?

5- Esta el régimen de La Habana por encima del bien y del mal? o es que los opositores deben pensar en vías mas expeditas de alcanzar sus objetivos para lograr así el reconocimiento mundial?

Para los que como yo aman a Estados Unidos y lo ven como su patria, pero en el tema de Cuba no se llaman a enganos ni fabulas es evidente que las administraciones de los últimos cincuenta anos han preferido la estabilidad a la libertad en la isla; hasta ahi, aplicando una generosa dosis de pragmatismo y no pocas pizcas de cinismo puedo comprender la conducta del Imperio; lo que no logro entender es como no ven que ante la cita de los “alzados” con la guadaña implacable e inexorable se impone a toda prisa una salida que garantice la transición pacifica en lugar del tumultuoso sendero que se perfila.

Tengo noticias para los políticos americanos de ambos partidos: los pueblo soportan insospechables agravios y deleznables vejaciones hasta un dia. La violencia subyacente que se ha paulatinamente acumulado en el seno de la población cubana es una bomba de tiempo y nadie sabe lo que pueda suceder en un momento de desesperación; pensar que los tarados del cuarto piso en el edificio al este del Potomac* puedan siquiera hipotizar lo que realmente sucede en Cuba es infantil y peligroso y vista la situación me caben solo dos opciones: la primera que el verdadero poder de este país ha caído en un estado de letargo; la segunda que ese mismo poder ha decidido dejar que la situación degenere para terminar el trabajo de finales del siglo XIX y quedarse con el archipiélago de una vez y por todas.

*NOTA: al momento de redactar este escrito contacte el Departamento de Estado para que me confirmaran que su sede se encontraba al este del rio Potomac; aunque no me crean, pase por las manos de cinco personas y NINGUNA me supo decir con certeza en que ribera se encuentra ese sitio tan importante en la política de nuestra nación. Huelgan los comentarios, que Dios se apiade de Los Estados Unidos de América !!!!!!

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*