El Legado del Presidente Barack Obama

Por Alberto Perez Amenper

legadoVamos a empezar por el fruto de sus políticas pro aborción : Durante su administración han habido más muertes por el aborto que el número de empleos creados.

Según las cifras de empleo del “Bureau of Labor Statistics”, había 142,152,000 millones de personas empleadas en enero de 2009, cuando Obama estrenó la Casa Blanca. En mayo de 2014, el último mes en el expediente, había 145,814,000 personas empleadas–un aumento de 3.662.000 millones. Estas, obviamente, no son cifras de una recuperación, teniendo en cuenta que la mayoria son del sector No productivo.

Presidente Barack Obama ha pedido al Congreso una cifra récord de $ 4 trillones  de dolares  aumentando los impuestos a la clase media alta y a los ricos mientras aumenta créditos fiscales para las familias en welfare.

 Algunas personas  pagarán mucho más. Muchos propietarios de negocios, los productores del trabajo, sólo serían capaces de tomar las deducciones fiscales a una tasa de 28 por ciento aunque sus ingresos fueron gravados con el 39,6 por ciento, y algunos también verían un aumento en su tasa máxima de plusvalía.

En política exterior el Presidente trata al líder religioso de Irán con más respeto que al primer ministro israelí. Su  política exterior ha dejado a los Estados Unidos más débil que cuando asumió el cargo.

Obama y su administración están en negociaciones con los líderes de Irán para frenar el programa nuclear de Teherán. Los republicanos y algunos demócratas han sido críticos de la tentativa por considerarla entreguista.

El otro gran legado es la renovación de las relaciones con Cuba. Pero Castro II establece las condiciones.

El hermano del Tirano, expuso las reglas para normalizar las relaciones con los Estados Unidos, exigiendo el fin del embargo , el retorno de Guantánamo y la eliminación de La Habana de la lista de países que patrocinan el terrorismo ademas de una compensación por los años del embargo.

Estas dos ultimas demandas castristas facilitaría la  capacidad para llevar a cabo transacciones financieras simples y acceso al fondo monetario mundial para obtener préstamos.

Obama ha sido receptivo para considerar dar a Castro lo que quiere, incluyendo la base de Guantánamo.

Obama cuenta todo lo anterior, como su legado, la herencia del Presidente Obama está enteramente dependiente en la idea de que un comandante en jefe  se debe mover a través de una serie de decisiones ejecutivas destinadas a cimentar su lugar en los libros de historia.

Sin lugar a dudas lo está logrando, lo que queda ver es cómo se escribirá su legado en la historia.

Es una realidad incómoda ver un presidente que promete acción unilateral vistas como la mejor manera de entregar políticas que carecen de apoyo legislativo para cumplir con sus propios pronósticos elevados de lo que podría lograr un gobierno socialista.

Es por eso que mucho del tiempo final de  Obama en la presidencia se gastará en ejecutar las acciones que tengan todavía algo de  apoyo, tratando de hacer sus políticas tan incrustadas en la cultura política que aparecería algo extremista revocarlas todas.

Las políticas de Irán y el clima, por ejemplo, tendría el imprimatur de las Naciones Unidas. Y en materia de inmigración, un presidente del partido republicano podría efectivamente encontrar difícil quitar los beneficios ya dados a millones de inmigrantes ilegales.

“Es cierto que una futura administración podría intentar revertir algunas de nuestras políticas”, Obama dijo recientemente a los defensores de la inmigración preocupados de que su acción ejecutiva no continuaría bajo un presidente del partido republicano. “No es probable, políticamente, que fueran a revertir todo lo que hemos hecho, pero podría ser que algunas personas entonces terminarán quedando en una posición desventajosa”.

Obama está jugando a  que el desafío práctico de que borrar sus diversos planes es demasiado grande para que un presidente republicano pueda empezar de nuevo.

Este es el legado de Obama. Está transformando a América en un terreno de arenas movedizas de las que va a ser difícil salir.