" />
Published On: Dom, Dic 15th, 2013

El MESÍAS SE CONSOLIDA

Por Andrés Alburquerque. De la Serie …Cuba y su Paréntesis abierto

castrotimeComo habíamos visto en el capitulo anterior, la isla se llenó de Angelinas que en cada cuadra, estaban listas a denunciar, con celo,  cualquier peligro que amenazara la pujante revolución.

Hubo no pocos intentos de corregir el rumbo que habían tomado los acontecimientos. Cientos de cubanos lanzaron una invasión (Bahía de Cochinos) con el objetivo de recuperar lo que les habían arrebatado algunos, además de frenar el avance del comunismo, otros, de sacar a Castro del poder todos, pero luego de la primera victoriosa ofensiva que el régimen ha ocultado convenientemente se vieron privados indispensable apoyo aéreo prometido por Estados Unidos.

John F. Kennedy, el presidente electo gracias a los votos de la mafia, enfrascado en decenas de historietas extramaritales y que incluso compartía la amante con el capo Giancana sufrió, digamos que de repente, un ataque de honestidad y en medio de la operación, con los hombres en la ciénaga de Zapata comprendió que invadir la vecina nación no era moralmente justo. Vaya usted… a fiarse de los políticos. La iniciativa que llevaba todas las de ganar se convirtió en la broma del hemisferio y estos improvisados soldados fueron objeto de todo tipo de mofas, burlas de barrio y cárcel hasta que fueron cambiados por compotas, jugos TAN, y anti hongos DESENEX.

En un frente distinto y montañoso, la Sierra del Escambray, en el centro de Cuba ,  los campesinos que comprendieron temprano el engaño, estimulados por Washington, tomaron la vía armada y desafiaron las milicias del régimen. La respuesta no se hizo esperar: reconcentración weyleriana de los centros habitados en la zona de conflicto con ubicación forzada de sus pobladores en otras provincias; como el municipio de Sandino, en Pinar del Rio,  que de la noche a la mañana se saturó de desarraigo, precariedad y represión, mucha represión. Ejemplos de ciudades mediofantasmas como esta,se volvieron un estigma para los familiares de los “alzados”. Para complementar se lanzo  una campana mediática con—nuevamente– el apoyo de todos nosotros y de cientos de miles de tontos utiles en todo el mundo que posibilito la implantación de una semántica en extremo conveniente y filtrada.

Así las cosas, los que habían invadido para recuperar lo suyo eran mercenarios, los campesinos del Escambray eran bandidos y los que se oponían al régimen eran contrarrevolucionarios; pero los que habían asaltado el cuartel Moncada y asesinado soldados en el sueno eran patriotas.

Un ejemplo concreto de cuanto antes mencionado es la apertura de una tienda en la que se pusieron a la venta artículos que pertenecían familias que se habían marchado del país. Se trataba de bienes adquiridos con el dinero creado en el devenir de actividades económicas licitas y productivas, pero para los revolucionarios no cabía otro nombre para dicho establecimiento que “Recuperación de bienes malversados”.mi tía, lo recuerdo muy bien,  compró a buen precio un secadora de pelo que duro hasta hace pocos años, se podían adquirir muebles y los mas disimiles bienes de consumo. En un plazo muy breve la tienda desapareció y la malversación se convirtió en patrimonio exclusivo de los Castro y su camarilla pero el episodio fue un paso mas en la perfida estrategia de brindar al pueblo lo que deseaba: un enemigo a quien cobrar anejas frustraciones

Me pregunto como los que estábamos allá y participamos de esta kermesse de calumnias y abusos podemos hoy mirar a los ojos a quienes fueron despojados de sus pertenencias sin sentir una profunda vergüenza.

En aquel periodo fuimos novios de los checos, los rusos y de los chinos. Más o menos, en ese orden cronológico; Castro pretendió ser un líder libre hasta que el Kremlin lo llamó a capítulo, pero mientras, experimentó cuanta idea absurda y aberrada le venía en mente y por estúpida que fuese, la enorme mayoría del pueblo repetía imperturbable que el Comandante sabía lo que hacía.

Pasamos de ser Verdes como las Palmas a Comunistas de toda una vida. De pronto TODOS éramos de la “vieja guardia” y en múltiples ocasiones tuve que soportar que alguien me dijera que conocía a mi familia desde antes de la revolución e incluso que habían militado en el PSP junto con mi abuelo y mis tías. Eran personas  que hasta el día anterior habían sido anticomunistas, pero de pronto denunciaban a los verdaderos comunistas por traidores. Eran los primeros indicios de que la Doble Moral, era el ABC de la supervivencia y la comodidad en la isla.

Para consolidar su poder, Fidel Castro creó varias organizaciones unificadoras en las que el siempre quedaba como líder máximo: el PURS, las ORI y en 1965 se creó el Partido Comunista de Cuba en una ceremonia en la que, formalmente, se deshizo del argentino rabioso y pestilente (Ernesto Che Guevara) que le acompañara en sus más recientes aventuras, pero que se había convertido en una piedra en el zapato del Partido Comunista de la Unión Soviética (PCUS).

Había que crear una crisis en aquel entonces, que permitiera depurar lo  inservible en el carro revolucionario   y que de algún modo pudiera crear ruidos en el nuevo sistema que estaba consolidándose de la mano de Castro. Entonces surge  Camarioca. Nuevamente un éxodo multitudinario y los que quedaban en la isla más cerrados que nunca, se vuelven victimas voluntarias del adoctrinamiento y deciden no hablarle más a sus familiares exiliados, reniegan  de todo aquel que pensara distinto. Mas y mas familias sufrieron la separación forzada; hijos odiando a sus madres, hermanos a hermanas, tías a sobrinos. Tener un pariente en el “extranjero” (de pronto esta palabra se convirtió en una categoría abstracta por lo inalcanzable que se hizo) era pecado mortal y las cartas fluian solo de norte a sur; de sur a norte una misiva podía no solo costar la perdida de todo derecho y futuro sino la áspera y acida critica de la Angelina de turno, más que nunca agazapada sobre sus piernas y lista a saltar sobre traidores reales e imaginarios.

Los que salieron pensaron que jamás verían a los que habían dejado atrás; algunos llamaban de cuando en cuando para sentir voces frías y cohibidas del otro lado del hilo telefónico. Al llegar el año 1966, Cuba era un establo de experimentación social. Las medidas temporales de emergencia se convirtieron en normas de vida; había ya nacido una entera generación que no conocía mas que ración de alimentos, ración de ropas, de calzado, amor,  patriotismo; empezamos a comprar de dos en dos. Pasar por una tienda, por azar descubrir que vendían algo y llevarse diez por si mañana no hay, se convirtio en la norma.

Pocos niños mantenia aun la ilusion de los Reyes Magos; las interminables colas y la infima calidad de los juguetes chinos no dejaban espacio al misticismo infantil, ademas esa pendejada de los Reyes Magos son vestigios del pasado, influencias religiosas y oscurantistas no acorde con la nueva y flamante sociedad marxista leninista y el hombre nuevo”  que, bajo el argentado (por argentino y por plateado) ejemplo del guerrillero heroico estábamos creando a pasos agigantados en las mismas narices del imperialismo yankee. A fines de la década de los 60, la Revolución estaba asegurada, la patriaprotegida.Jamás volvería el pasado de oprobio ni la explotación del hombre por el hombre; éramos mastines babeando nuestro rencor a un pasado dorado; con pasión de estilo norcoreano viramos la espalda a nuestra propia historia y nos deleitábamos contemplando al invicto líder fabricar la historia a su capricho y conveniencia; muy tranquilos, en silencio hablábamos en susurros para no molestarlo en su monumental tarea de ingeniería histórica”.

El invicto e infalible Comandante pudo, finalmente, sentarse a contemplar su obra con la impunidad y el deleite  que brinda contar con un pueblo cómplice y lleno de odio a su propia trayectoria y esencia.

Continuará

About the Author

Leave a comment

XHTML: You can use these html tags: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>