EL OCASO DEL MESÍAS

Por Andrés Alburquerque .CUBA Y SU PARÉNTESIS ABIERTO 

castro_2375382bPasaron los noventa igual que las décadas anteriores y a finales trajo un importante regalo para el régimen de La Habana, la victoria inobjetable por la via electoral del golpista indultado Hugo Chavez Frias. El intercambio comercial en extremo ventajoso con Venezuela, aumento en los números de turistas que visitaban la isla y la posibilidad para la poblacion de usar el dolar sin ir a la cárcel dieron una bocanada de oxigeno al agonizante sistema económico comunista. Quedaron atrás los días del rudo y desmoralizante periodo especial aunque subsistían en cierta medida tristes secuelas como la “venta” de hijas e hijos por parte de padres y parientes a cualquier obeso turista extranjero con unos dolares para pagar, la división de la familia ya no por ideología sino por cuatro trapos y la creación de  nuevos segmentos de población que antes no existían:

1- Los apoderados de casas; aquellos que a la partida de compatriotas que ocupaban inmuebles un tanto mejores que los del cubano medio se las agenciaron para hacerse con la propiedad de los mismos y mejorar así sus condiciones de vida. Nuevo Vedado, Miramar y otros barrios de “prestigio” se llenaron de apellidos ajenos al pedigree de la vanguardia política.

2- Los exiliados a medias: se convirtió en una fiebre encontrar la manera de ser contratado por alguna empresa extranjera y así vivir fuera de Cuba sin perder las cuatro paredes dejadas atrás; este método obligaba hasta hace muy poco a la persona en cuestión a compartir con el régimen el monto de sus ganancias, pero con la sabiduría popular no fueron pocos los que vieron el modo de evadir tal responsabilidad. México, España, Italia y otras naciones comenzaron a recibir este espécimen de cubano generalmente poco comprometido con la causa de la libertad de hablar quedo y a veces susurrante y de actuar vacilante y timorato.

3- Los exiliados ” ma non troppo” aquellos que habiéndose marchado del país lo visitan hasta veinte veces al ano y en algunos casos con fondos provenientes de la seguridad social americana que se nutre del dinero que los contribuyentes pagamos cada ano; este segmento en muchos casos esta compuesto por seres que llevan una vida en extremo austera, son los últimos en introducir sus manos en los bolsillos en espera de que otro pague, pero al momento de desembarcar en la infame y tristemente celebre Terminal 2, el ghetto donde los nacidos en la isla soportan las mayores humillaciones que un viajero deba tolerar, mutan su proceder y se convierten en dadivosos seres. En el argot popular se conocen como “especuladores” y viven en una dualidad que no es mas que la continuación del doblez en que el pueblo subsiste desde 1959

En el próximo capitulo veremos algún que otro espécimen mas que ha aparecido en la década del 2010 en adelante a causa de nuevos cambios en la realidad cubana, pero con los mencionados anteriormente basta para comprender hasta que punto la textura de la diáspora se ha hecho porosa y frágil; si antes resultaba difícil lograr un consenso ahora se hace prácticamente imposible y la militancia anticomunista se ha convertido en algo tan pasado de moda que muchos de los que aun condenamos al régimen somos llamados “cheos” y “cagalitrosos” por esta nueva camada de pancistas que a cambio de un puñado de dolares o tres o cuatro prebendas no dudaría en darnos la espalda y volver a entonar cantos anti americanos. La política de las administraciones en Washington de hacerse los tontos para apuntalar al régimen que es quien en ultima instancia garantiza la estabilidad parece a simple vista muy sabia y prudente pero, como todas las políticas, posee en si misma contradicciones que mañana pudieran convertirse en su talón de Aquiles. Por el momento la Casa Blanca tolera el explosivo experimento que La Habana efectúa.

Sin lugar a dudas el único acontecimiento inédito de la primera década del siglo XXI fue la separación de Fidel Castro del poder a causa de una repentina diverticulitis que la mediocridad de la cacareada medicina cubana y la vanidad del matón de Birán convirtieron en la telenovela que duro por mas de un ano con Castro se murió, no Castro vive y el desfile de cuanta figurilla nostálgica de la otrora izquierda militante latinoamericana ante el casi cadáver del caudillo. Con todos los ingredientes de un drama de mal gusto este señor nos demostró una vez mas que hasta para morirse jode y en lugar de marcharse tranquilamente de este mundo en que fue colocado por error de los astros y la lujuria del gallego patriarca saciada por la criada obediente y astuta, el ave fénix en versión extra large murió y revivió a cada bite de los cables internacionales hasta que un buen día publico una cartica en la que renunciaba a todos sus cargos cediendo el protagonismo a su hermano menor.

Poco a poco, sin excluir crisis de depresión y alcoholismo a causa de las “travesuras” del anciano coma andante, Raul Castro fue tomando las riendas del poder real y eliminando uno a uno (y a veces de dos en dos y tres en tres) a los fidelistas así como creando el generalato empresarial que sabe de negocios y de empresas tan poco como de ciencias militares y solo obtiene ganancias gracias a contar con mano de obra esclava y el monopolio del deformado y atípico mercado cubano.

De “gigante” e indómito guerrillero antillano en unos anos Fidel Castro se convirtió en un inofensivo abuelito sentado siempre en su WC portátil que le permite disfrutar de la eterna diarrea fisiológica y mental a que la vida lo ha condenado; el hijo del pecado, reconocido tarde por un padre tacaño y hosco que luego, por vengarse de su pueblo se hiciera dueño de la finca llamada Cuba hoy no es mas que un despojo humano que entre un babeo y el próximo divaga trabajosamente sobre la moringa (visto que de la palabra parecida ya no puede hablar); el cataclismo que se avecina sobre el planeta y cuanta estupidez los pocos que aun pierden tiempo en hablarle le hacen llegar. Al verlo reducido a este estado no queda mas remedio que reconocer que algún tipo de justicia divina existe …  CONTINUARA

 

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*