El pan no es vino, ni el vino pan

Por Ramón Muñoz Yanes

jenifferHace unos días veía unos post insertados por un compatriota, con una fotografía alusiva a un centro comercial de La Habana, con una tienda de ropa de la marca Jennifer López, bajo el enunciado “La Habana está de moda”. Es curioso el castellano y lo que puede trasmitirse con una imagen, pero se aprecia una intención a todas luces petulante del momento histórico. Lo apropiado, más justo con una realidad de décadas es señalar sobre la foto: “La Habana estaba pasada de moda”.

Muchos me atribuyen un lenguaje peyorativo cuando hablo de nuestra ínsula natal, nuestra Barataria cervantina, tierra fértil de ineficacia y moralidades dudosas. Comentar certezas no es antónimo de patria, es mirar con ojo libertino una realidad de décadas, un esquinazo intencionado a aquellos que a pesar de poner océanos de por medio esperan a la intimidad del baño para llamar a las cosas por su nombre.

El pueblo cubano no quiere a Marc Anthony, quiere pan, ni a Jennifer López, quiere carne de res, ni los niños a Micky Mouse, quieren leche después de los siete años. Ahora cada vez que algún trasnochado artista de moda se haga una foto en La Habana dónde el término comer no es alimentarse sino llenarse, dónde el más senil de los de Birán experimenta con moringa, allende los mares salen los lamebotas de los consulados a llenar espacios virtuales con frases altisonantes, pero siempre manteniendo a prudencial distancia las palabras necesarias, Hambre, Represión, Dictadura y Miseria.

Los cuatro jinetes del apocalipsis caribeño de cinco décadas. Cuba no está de moda, es esclava. La realidad no es rival de las certezas.
R.Muñoz.

Comments are closed.